domingo, 21 de mayo de 2017

ESTUDIO: LA PEOR RED SOCIAL PARA LA SALUD DE LOS ADOLESCENTES



Recomiendo a todos los padres que lean los resultados del estudio hasta el final.


Resultado de imagen de Adolescentes redes sociales

Instagram, la peor red para la salud mental de los adolescentes

Un estudio británico le da la peor nota por su capacidad para generar ansiedad entre los jóvenes


elpais.com  Javier Salas

Las redes sociales más populares son fuente de innumerables beneficios y ventajas para sus usuarios, pero también generan efectos secundarios poco saludables. Un nuevo estudio, realizado entre jóvenes británicos, se centra en un problema muy particular: el bienestar y la salud mental de los usuarios de estas aplicaciones. Según este trabajo, Instagram podría terminar siendo la más nociva entre los adolescentes, por su impacto en la salud psicológica de este grupo de edad más vulnerable. Por detrás, aunque con notas también negativas, estarían Snapchat, Facebook y Twitter. La única red analizada con valoración positiva es YouTube, el portal de vídeos del gigante Alphabet.

"Los jóvenes que pasan más de dos horas al día en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram son más propensos a sufrir problemas de salud mental, sobre todo angustia y síntomas de ansiedad y depresión", recogen en el estudio, realizado por la Royal Society of Public Health y la Universidad de Cambridge. Para analizar el posible impacto en la juventud británica, los especialistas estudiaron las actitudes hacia estas redes en 1.500 británicos de entre 14 y 24 años. España es el país con mayor penetración de redes sociales y de telefonía móvil de la Unión Europea
Se valoraron 14 factores, tanto positivos como negativos, en los que estas aplicaciones impactan en la vida de este grupo de edad en el que su personalidad aún está en formación. Instagram suspendió en siete de estos aspectos: notablemente, los jóvenes reconocían que esta app para compartir fotografías afecta muy negativamente en su autoestima (imagen corporal), en sus horas de sueño (asociado a múltiples problemas que se derivan de dormir poco) y en su miedo a quedarse fuera de eventos sociales (conocido por las siglas en inglés FoMO). Además, consideran que fomenta el ciberacoso, que les genera ansiedad y, en menor medida, síntomas depresivos y sensación de soledad.
"Instagram logra fácilmente que las niñas y mujeres se sientan como si sus cuerpos no fueran lo suficientemente buenos mientras la gente agrega filtros y edita sus imágenes para que parezcan perfectas", asegura uno de los jóvenes estudiados. "El ciberacoso anónimo a través de Twitter sobre temas personales me ha llevado a autolesionarme y a tener miedo de ir a la escuela. El acoso en Instagram me ha llevado a intentar suicidarse y también a lesionarme. Las dos me hicieron experimentar episodios depresivos y ansiedad", confiesa un menor de 16 años que participó en el estudio.

Snapchat obtiene unas notas casi tan negativas como Instagram, aunque es más perjudicial para las horas de sueño y para la ansiedad social que genera perderse eventos sociales. En el ranking negativo le sigue Facebook, que es la red más propicia para el ciberacoso, según el estudio. Twitter mejora levemente las notas de las anteriores y casi compensa sus efectos negativos con sus aportaciones positivas. YouTube, finalmente, logra el aprobado gracias a que sus efectos tóxicos son más escasos, según la encuesta, salvo en el caso de las horas de sueño: este portal para ver vídeos es el que menos deja dormir a los jóvenes.
No todo es malo en estas redes: los aspectos más positivos en los que destacaron estas apps fueron la capacidad de tomar conciencia (sobre todo en YouTube), de expresarse y encontrar una identidad propia (Instagram) y de crear comunidad y de dar con apoyo emocional (Facebook).
"Ser un adolescente es ya suficientemente difícil, pero las presiones a las que se enfrentan online los jóvenes son sin duda únicas para esta generación digital. Es de vital importancia que intervengamos poniendo medidas preventivas", aseguran las autoras del estudio. El informe propone algunas de estas medidas, como que los usuarios reciban una notificación de la propia aplicación avisándoles del exceso de uso, que la red advierta cuando una foto está manipulada o que se realicen campañas de formación sobre estos riesgos en el ámbito escolar.

viernes, 19 de mayo de 2017

¿LA PRINCIPAL CAUSA DE MUERTE EN LOS ADOLESCENTES EUROPEOS? UFF

O la Iglesia toma el liderazgo de la reconstrucción de Europa o Europa se auto elimina...

El suicidio, principal causa de muerte entre los adolescentes europeos

Más de 1,2 millones de jóvenes mueren al año por causas evitables, según la OMS

EL PAIS, EFE
Resultado de imagen de suicidio adolescente

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que en todo el mundo cada año mueren 1.2 millones de adolescentes por causas que son evitables. Las principales son accidentes de tránsito, infecciones respiratorias y las autolesiones. Instan a tomar medidas para erradicar este problema.


En la mayoría de ocasiones los menores fallecidos en la carretera son usuarios vulnerables: peatones, ciclistas o conductores de motocicletas. Casi el triple de varones adolescentes (88.590) que de mujeres de la misma edad (26.712) perecieron por heridas ocasionadas en accidentes en la vía pública. Muchas de las infecciones del aparato respiratorio, que causaron la muerte a 36.637 mujeres y a 36.018 hombres adolescentes, son provocadas por la inhalación de aire contaminado en sus propias casas, donde aún cocinan con combustibles sucios.
Los suicidios y las muertes por autolesiones constituyen la tercera causa de mortalidad de los adolescentes en 2015, sobre todo entre los mayores. Por sexos, es la segunda causa entre las chicas de todo el mundo (32.194) y la quinta entre los varones (34.650). En Europa es la primera causa de muerte entre los jóvenes y en el sureste asiático la segunda, señala el estudio, que no aporta cifras por regiones.
Al respecto, el autor del informe, el doctor Anthony Costello, declara a la BBC que "globalmente, las muertes de adolescentes en su conjunto han ido disminuyendo", pero que algunas de las causas "se están volviendo más comunes". Cita en concreto las muertes por autoagresiones, que "están aumentando en muchas regiones". "La autolesión  es un problema masivo y creciente en muchos países. Estamos viendo subir las tasas de suicidio. La adolescencia es un momento estresante de la vida", añade el doctor Costello.
En cuanto a las diferencias por sexos, los chicos adolescentes tienen más probabilidades de perder la vida en peleas y enfrentamientos violentos (42.277) y de morir ahogados (40.847), mientras que las chicas fallecen más a causa de enfermedades diarreicas (32.194). El estudio prueba que, para las mujeres de entre 15 y 19 años, la primera causa de muerte son las complicaciones derivadas del parto o del aborto. En total, este problema acaba con la vida de 28.886 chicas adolescentes cada año.
En algunos países de África las enfermedades contagiosas, en especial el VIH/Sida, las infecciones respiratorias, la meningitis y las enfermedades diarreicas se cobran más vidas adolescentes que los accidentes de tráfico. Según las conclusiones del informe, la gran mayoría de las muertes de adolescentes se podrían prevenir con una mejora de los sistemas de sanidad y de educación públicos y con más campañas de sensibilización sobre conductas de riesgo.
El informe descubrió que, en muchos casos, los adolescentes con trastornos mentales, adicciones a las drogas o problemas de alimentación no pueden acceder a servicios básicos de prevención y tratamiento, ya sea porque estos no existen o porque no los conocen. "Los adolescentes han sido los grandes ausentes de los planes nacionales de sanidad durante décadas", admite en un comunicado la directora general adjunta de la OMS, Flavia Bustreo.
Para Bustreo, inversiones relativamente modestas dirigidas a este grupo de población resultarían en una generación de adultos más saludable, dado que es en la adolescencia cuando las personas desarrollan comportamientos de riesgo que tienen un impacto importante en su futuro, tales como la una mala alimentación, inactividad física o prácticas sexuales peligrosas.
"Mejorar la rama del sistema sanitario que se ocupa de los adolescentes es un primer paso para mejorar su salud. Los padres, las familias y las comunidades también tienen el potencial para influir de forma positiva en el comportamiento y en la salud del menor", subraya el director del departamento de infancia de la OMS, Anthony Costello.
El informe recomienda desde promover programas de educación sexual integral en las escuelas a limitar la edad máxima de consumo de alcohol, imponer los cinturones de seguridad y los cascos como norma en la vía pública, reducir la polución en el interior de la vivienda, mejorar el acceso al agua y fomentar una buena higiene personal.



martes, 16 de mayo de 2017

SUFREN SI NO TIENEN CONEXIÓN A INTERNET


Suben los porcentajes de adicción. Los adultos no estamos siendo eficaces...

Resultado de imagen de adolescente adicto internet

El 70% de los adolescentes españoles sufre si no tiene conexión a internet



20MINUTOS.ES. 15.05.2017 - 16:10h 


El 70% de los adolescentes españoles declaran que se sienten "realmente mal" si no tienen conexión a internet, según un estudio elaborado por la OCDE que analiza más de medio millón de adolescentes de 15 años de 72 países. 

El trabajo señala que el 91% de los estudiantes tiene teléfono móvil conectado a internet y que el 61% se inició antes de los 10 años, ha informado este lunes la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en un comunicado. Nueve de cada diez alumnos admite que se lo pasa bien utilizando dispositivos digitales: "La sensación de sentirse conectado con otros no solo gusta a los más jóvenes sino a todos", ha dicho la profesora de la UOC, Natàlia Cantó-Milà. 

Según el profesor de Humanidades de la UOC Enric Puig, la recompensa inmediata de la red en forma de 'me gusta' reconforta a los adolescentes, pero ha advertido de que esta sensación de felicidad "es un espejismo". "Construir la identidad a partir de la respuesta en las redes provoca un círculo vicioso de dependencia que puede llegar a comportar cuadros de ansiedad y depresión", ha destacado.





miércoles, 10 de mayo de 2017

CELEBRAR MÁS DE LO NECESARIO NO ES BUENO PARA LOS HIJOS


Pues sí, y viene muy bien ahora que llegan las comuniones...


¿Nos estamos pasando con tanta celebración con nuestros hijos?
img
CARLOS PAJUELO | 07-05-2017 | 17:23




¿Esta es la felicidad que queremos para nuestros hijos?
Mi amiga Paqui me llamó ayer para contarme lo agobiada que está con la cantidad de “celebraciones”, organizadas por los padres de otros niños, a las que han invitado a sus hijos. “Al mayor lo han invitado a tres cumpleaños, a los que van toda la clase; al mediano, a una comunión, que ahora son como bodas; y por si no fuera suficiente, el pequeño, que está en un centro infantil, quieren algunos padres y madres que hagamos una fiesta de graduación, con payasos y castillos hinchables, vamos, como una comunión”. Y encima, ¡unos regalos!, viajes a eurodisneis de esos para celebrar comuniones, viajes a la playa o a la nieve porque el niño ha aprobado el trimestre, y otros regalazos por el estilo. Esto es una ruina. Luego mis hijos van a esos fiestorros y me dicen: ¡mamá si vieras que fiesta más bonita!, y no veas el enfado de ellos cuando les digo que, con unas medias lunas rellenas de chope y refrescos arreglamos su fiesta de cumpleaños. Carlos, ¿no nos estaremos pasando un poco con esta tendencia a hipercelebrar todos los actos sociales en los que participan los niños? ”, me pregunta.
Yo creo que sí, y para muestra, no solo festejamos que la criatura se gradúa en la guardería, al terminar la etapa de Infantil, la Primaria, la Secundaria y el Bachillerato. Luego también hacemos fiesta y viaje por haber terminado el Bachillerato; festejamos el inicio de la Universidad, festejamos la graduación de la carrera, y luego todos y cada uno de los másteres que los sufridos padres y madres subvencionan. Festejamos el inicio de la primavera, el del verano, festejamos tantos días internacionales de algo, que ya no hay días libres en el calendario. Festejamos por lo civil y por lo religioso, a base de bien, venga catering, venga puesto de chuches, fuentes de chocolate, castillos hinchables… Y todo, tirando de monedero. Hacemos de la vida de nuestros hijos una sucesión de momentos para festejar, príncipes y princesas que cumplen cada año un año, festejamos que aprueban un examen, que recogen su habitación. Festejamos sus goles, aunque sean en fuera de juego, celebramos todos sus éxitos. Y además, si le ponemos un poquito de postureo mejor, porque la felicidad envidiada es mucho más felicidad.
Pues claro que nos estamos pasando.  Y tanta celebración, además de provocar serios efectos en la economía doméstica, trasmiten a nuestros hijos algunas creencias que pueden tener perniciosos efectos:
1.- Si se celebra tanto lo corriente mientras educamos, podemos caer en el peligro de estar perdiendo la referencia del valor de lo extraordinario.
2.- Creo que este exceso de “festejos” centrados en lo que los niños hacen (que realmente en la mayoría de los casos no hacen nada), los sitúa en una posición egocéntrica, y te recuerdo que los hijos no son el centro de la familia.
3.- Con tanta celebración protagonizada por nuestros hijos, los colocamos en pedestales y, desde lo alto, se terminan creyendo merecedores de todo y de manera inmediata. Y cuando nuestros hijos se dan cuenta que los hemos colocado en un pedestal, pero que tienen los pies de barro, es posible que se puedan dar un buen tortazo porque el temor a hacerse responsables de su vida les lleve por caminos de descontrol.
4.- Con tanta hipercelebración puede parecer que les trasmitimos a nuestros hijos que la “felicidad” es el objetivo de la vida. Y la felicidad de nuestros hijos no debería ser el objetivo de la educación. El objetivo es darle herramientas a nuestros hijos para que se vayan construyendo como personas, y seguro que en ese proceso de construcción encuentran situaciones, personas, momentos en los que experimenten eso que llamamos felicidad.
¿Y si ponemos un poco de orden y festejamos lo corriente de manera cotidiana y ordinaria?
Educar para celebrar la vida es educar para vivir, para vivir en los días buenos, pero también para vivir en los malos, en las adversidades.
Nadie celebra cuando se se gradúa en esfuerzos y fracasos y, sin embargo, los fracasos son una parte importante tanto del aprendizaje, como de la vida de los seres humanos.
¿Y si hacemos normal lo habitual?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...