jueves, 17 de septiembre de 2015

investigaciones: PELIGRO DE LAS BEBIDAS ENERGÉTICAS PARA EL CEREBRO ADOLESCENTE



Un toque de atención para que los padres se pregunten al menos si sus hijos son aficionados a ese tipo de bebidas...


Un estudio encuentra relación entre las bebidas energéticas y la lesión cerebral traumática en los adolescentes

Europa Press - 17:26 - 16/09/2015
 

monster-energy-635-REUTERS.jpgImagen de una lata de una popular marca de bebidas energéticas | Reuters
Los adolescentes que informaron de haber sufrido una lesión cerebral traumática (TBI, por sus siglas en inglés) el año anterior presentaban siete veces más probabilidades de haber consumido al menos cinco bebidas energéticas en la última semana que aquellos sin antecedentes de lesión cerebral traumática, según un estudio publicado este miércoles en 'Plos One'.

Los investigadores también encontraron que los adolescentes que dijeron haber sufrido una lesión cerebral traumática en el último año presentaban por lo menos el doble de probabilidades de haber consumido bebidas energéticas mezcladas con alcohol que jóvenes que no padecieron una lesión cerebral traumática un año antes.
"Hemos encontrado una relación entre el aumento de las lesiones cerebrales y el consumo de bebidas energéticas o bebidas energéticas mezcladas con alcohol", afirma el doctor Michael Cusimano, neurocirujano en el Hospital St. Michael, en Ontario, Canadá. "Esto es importante porque las bebidas energéticas han sido previamente vinculadas con lesiones generales, pero no específicamente con TBI", añade.
Cusimano sugiere que el consumo de bebidas energéticas podría interferir con los esfuerzos de recuperación de los adolescentes que han sufrido una lesión cerebral traumática. "Las bebidas energéticas, como Red Bull o Rockstar, contienen altos niveles de cafeína y cambian el estado químico del cuerpo, lo que puede evitar que que la gente se recupere tras una lesión cerebral traumática -revela el doctor Cusimano--. Las lesiones cerebrales entre los adolescentes son particularmente preocupantes porque sus cerebros aún están en desarrollo".
En estos momentos en los que el consumo de las bebida energéticas van en aumento entre los adolescentes de Canadá y Estados Unidos, el estudio también sugiere que las bebidas con cafeína están particularmente vinculadas con aquellas personas que practican deportes. "Creo que las bebidas energéticas atraen a los adolescentes, especialmente los atletas, porque las bebidas proporcionan beneficios temporales como el aumento de la vigilancia, la mejora del estado de ánimo y mejores estados mentales y físicos --detalla Cusimano--. A menudo también, los anuncios de las bebidas cuentan con atletas destacados".
Los adolescentes que declararon haber sufrido una lesión cerebral traumática el año anterior mientras practicaban deportes eran dos veces más propensos a consumir bebidas energéticas que los adolescentes que dijeron haber padecido una TBI por otras lesiones en el mismo periodo de tiempo.
Aproximadamente 10.000 estudiantes de entre 11 y 20 años participaron en la investigación mediante sus respuestas a un cuestionario realizado en el aula. La TBI se define como una lesión que resulta en la pérdida de la conciencia durante al menos cinco minutos o que conlleva la hospitalización durante al menos una noche.
"Es particularmente preocupante ver que los adolescentes que dicen haber tenido una reciente TBI también son dos veces más propensos a declarar que consumen bebidas energéticas mezcladas con alcohol --afirma el doctor Robert Mann, científico senior en el Centro para la Adicción y la Salud Mental en Toronto--. Aunque no podemos decir que este enlace es causal, es un comportamiento que podría generar una lesión mayor y, por lo tanto, debemos analizar esta relación estrechamente en investigaciones futuras".
Alrededor del 22 por ciento de los estudiantes encuestados informaron de que habían experimentado una lesión cerebral traumática, con las lesiones deportivas representando casi la mitad de los casos de TBI experimentados en el año anterior.
Investigaciones anteriores en el Hospital St. Michael detectaron que la TBI se asocia con bajo rendimiento académico, problemas de salud mental, violencia, abuso de sustancias y agresión en adolescentes y adultos, factores que pueden interferir con la rehabilitación, según Cusimano.
Según el nuevo estudio, entender mejor la relación entre las bebidas energéticas y el TBI podría ayudar a los profesionales médicos, padres, maestros y entrenadores a comprender cómo prevenir mejor, diagnosticar y tratar las lesiones cerebrales.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...