lunes, 27 de julio de 2015

investigaciones: TERAPIA PARA ADOLESCENTES CON DESAJUSTE EMOCIONAL



Conozco bastantes casos de padres que rápido quitan importancia cuando sus hijos adolescentes les manifiestan alguna "angustia emocional". ¡Cuidado! Como señala el artículo, la terapia empieza por una justa validación emocional...
 
 
Resultado de imagen de adolescente preocupado



Lavanguardia.com. Alicante, 25 jul (EFE).- Las psicólogas clínicas Eva Martín y Cayetana García han puesto en marcha en el Hospital Universitario Sant Joan de Alicante un Programa de autorregulación Emocional en la Adolescencia (PREA), que se ha convertido en una iniciativa pionera en la Comunitat Valenciana.
Se trata de una actividad dirigida a adolescentes entre los 14 y 19 años en tratamiento en las Unidades de Salud Mental Infantil de Alicante (San Vicente y Cabo Huertas), por problemas de inestabilidad emocional y conducta impulsiva, ha informado la Generalitat en un comunicado.
"Estamos trabajando en la prevención de lo que podría devenir, si estas conductas se cronificaran, en un trastorno límite de personalidad (TLP), una patología grave que se suele diagnosticar a partir de los 16 años, pero principalmente en la edad adulta", han apuntado las impulsoras de esta iniciativa.
En este trastorno hay inestabilidad emocional e impulsividad, asociada generalmente a conductas autolesivas y esta falta de autorregulación emocional puede ocasionar muchos problemas en los adolescentes y sus familias, reflejados en síntomas como frecuentes cambios de humor, conductas impulsivas, intensidad emocional incomprensible para el entorno o una tendencia al autocastigo.
En España hay pocas experiencias al respecto en adolescentes, según las responsables, que creen que es innovador "porque, a partir de los programas existentes en adultos, hemos llevado a cabo una adaptación dirigida de manera específica a los adolescentes y a que resulte más efectivo y atractivo para ellos".
El objetivo de este programa de intervención grupal con los adolescentes, que consta de ocho a diez sesiones de carácter semanal, es el entrenamiento de habilidades de afrontamiento, centradas tanto en las emociones como en la conducta problemática.
Eva Martín ha advertido que "tener en cuenta que, a pesar de que en la adolescencia frecuentemente se presenten estos síntomas, siempre hay un porcentaje de jóvenes que evolucionan bien y no llegan a desarrollar una dolencia crónica, como ocurre con el resto de enfermedades mentales".
"Sin embargo, en aquellos casos en los que se mantengan los síntomas, este programa va a ayudar a trabajar de manera temprana con los pacientes, de forma que el trabajo a nivel individual sea más efectivo, el pronóstico y la evolución sean mejores y se disminuyan los problemas familiares y de otra índole", ha agregado.
Por ellos se han programado sesiones para familiares, con el objetivo de que obtengan información acerca de los problemas de regulación emocional y asesoramiento sobre cómo actuar con sus hijos en situaciones de crisis.
El programa trata de buscar otras maneras de manejar las emociones y ayudarles a reconocerlas y aceptarlas, por lo que se trabaja mucho lo que nosotros llaman "validación emocional", que supone "dar valor a la emoción que tienen, entendiendo y aceptando que ese sentimiento que experimentan es válido para una situación concreta", ha subrayado Cayetana García.
Otra de las técnicas que practican con los adolescentes para regular las emociones es la distracción, el 'mindfulness', para intentar que no estén tan focalizados en su emoción y puedan volcarse en otras actividades.
También se trabajan los llamados filtros cognitivos, que son ideas centrales que se activan todo el tiempo cuando se sienten mal, del tipo "no valgo para nada, nunca voy a tener amigos, los demás son más importantes que yo", relacionadas con una falta de valía personal y una sensación de vacío y abandono muy común en estos pacientes.
"Si son capaces de identificar que ese pensamiento se está activando y que es el responsable del malestar, pueden ser capaces de no hacerle caso y alejarse de él haciendo otras actividades", han concluido.


jueves, 23 de julio de 2015

investigación: SER ADOLESCENTE "COOL" NO PINTA BIEN PARA EL FUTURO

Como se dice al final del artículo, lo que importa es cómo gestiona el adolescente su popularidad, para que no le afecte en su futuro. Pero el estudio de la Universidad de Virgina es claro: ser cool conlleva problemas y quizá no te deja desarrollar otras fortalezas con futuro...

Resultado de imagen de adolescentes cool


Raquel Bellini
Ser un alumno popular en el colegio es el sueño de casi todos los niños y adolescentes del mundo. Sin embargo, este liderazgo temprano puede no generar muy buenos frutos en el futuro. Al menos es esto lo que afirma el estudio "What Ever Happened to the "Cool" Kids?", desarrollado por Joseph Allen, profesor de psicología de la Universidad de Virginia.
Durante un período de 10 años, Joseph acompañó la vida de 184 adolescentes y descubrió que las personas más populares de las escuelas tienen más riesgos de enfrentar problemas al llegar a la fase adulta. Eso porque, estos pequeños gastan el tiempo en fiestas, teniendo citas prematuras y metiéndose en problemas innecesarios en esta fase.
Sin embargo, con los niños tímidos ocurre todo al revés. El estudio afirma que los niños que se centran menos en la popularidad, y buscan desarrollar otras prioridades como estudiar, ayudar a los demás y desarrollarse profesionalmente, son los que consiguen ser más felices y exitosos en la fase adulta.
Joseph ha llegado a esta conclusión después de acompañar la vida de 86 chicos y chicas desde los 13 hasta los 23 años.
A lo largo de ese periodo, se realizaron diversas entrevistas con los adolescentes y con sus padres, además de entrevistas con los mejores amigos. Los resultados del estudio han demostrado que la popularidad temprana no es algo fácil de mantener. El investigador percibió que los adolescentes que buscaban tener relaciones románticas muy pronto y que se preocupaban demasiado con el estatus social, llegaban a la fase adulta como adultos incompetentes y inútiles.
Pero, es importante comprender que no todos los adolescentes populares tienen este futuro. Los investigadores explican que todo depende de la conducta del niño frente a tanta popularidad. ¿Conoces algún caso similar? ¡Cuéntamelo! 
 
 
 

martes, 21 de julio de 2015

investigaciones: URGENTE Y MUY SERIO LO DE VIGILAR EL SUEÑO DE NUESTROS ADOLESCENTES


 Volvemos a la carga con la importancia del sueño para los adolescentes. Este estudio en USA nos recuerda la urgencia de que padres de familia vigilen este punto en la educación de sus hijos. Menos sueño, más problemas mentales. Matemática pura...


Resultado de imagen de adolescente no duerme



 Un estudio destaca que la mayoría de jóvenes duermen menos de siete horas diarias cuando deberían dormir nueve
Ciencia Big Vang | 21/07/2015 - 12:56h
Lavanguardia,es


(Redacción)-. El estudio de los efectos del sueño -o su falta- sobre el cuerpo humano ha sido constante en la comunidad científica, pero una nueva investigación ha puesto el punto de mira en los adolescentes y ha analizado qué precio tiene cada hora de sueño que les falta.
El estudio, publicado en el Journal of Youth and Adolescence, se sirvió de una muestra étnicamente diversa, con 27.939 jóvenes de los suburbios de Virginia (EE.UU.). Aunque los adolescentes requieren de nueve horas de sueño diarias -según el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos-, sólo el tres por ciento de estudiantes entrevistados afirmaron cumplir esas cifra, mientras que el 20 por ciento aseguró que dormían cinco horas o menos.
El promedio entre los adolescentes fue de 6 horas y media de sueño diarias. Después de controlar las variables ambientales tales como la situación familiar o sus ingresos, los investigadores determinaron que cada hora de sueño perdida se relacionaba con un incremento del 38% en las posibilidades de sentirse triste y desesperanzado. Asimismo, se reportó un aumento del 42% en las probabilidades de considerar el suicidio, un 58% en intentos de quitarse la vida y un 23% en abuso de drogas.
Esta correlación no prueba que la falta de sueño cause esos problemas directamente, apuntan los científicos. De hecho, podría incluso ser a la inversa: la depresión y la ansiedad causan insomnio. "Pero la mayoría de investigaciones establecen la falta de sueño como causa de problemas mentales y no al revés", explica Adam Winsler, coautor del estudio y profesor de psicología en la Universidad de George Manson.
Los déficits en el sueño reducen la función cerebral y dificultan la agilidad en aspectos dificultosos para todos los adolescentes, como las funciones ejecutivas, el autocontrol o el juicio. "Los padres y madres, educadores y terapeutas necesitan prestar atención al papel del sueño en la prevención de enfermedades mentales entre los jóvenes", advierte Winsler, que recuerda "que el efecto positivo de dormir bien sobrepasa el de la mayoría de terapias y medicamentos".

viernes, 17 de julio de 2015

mi archivo secreto: LA AVARIA DEL MUNDO EMPIEZA EN LAS AULAS


La ambición insana y la competitividad malsana empiezan en casa y en la aulas..., en la falta de compañerismo, en la avaricia individualista de adolescentes que no aprenden a pensar en los demás...

La pregunta trampa que pone en evidencia la avaricia humana

Un profesor de la universidad de Maryland trata de ayudar a sus alumnos desde 2008 para que aumenten su nota final con una pregunta extra, aunque sólo una clase en siete años lo ha logrado

 
La pregunta trampa que pone en evidencia la avaricia humana
La pregunta trampa para ayudar a los alumnos a subir puntos 

Carles Villalonga
Carles Villalonga 
Lavanguardia,com


El camino de la evolución del ser humano tiene ante sí, y desde el principio, uno de los mayores obstáculos que le impide y le impedirá avanzar y mejorar: el propio ser humano. El egoísmo humano se interpone en todas las decisiones, haciendo imposible imaginar una situación en la que el colectivo se sobreponga a lo individual. Esto mismo parece querer demostrar un profesor de la universidad de Maryland que, con una pregunta trapa, evidencia lo que antaño ya afirmaba el filósofo Thomas Hobbes: el hombre es un lobo para el hombre.
El doctor Dylan Selterman, profesor de psicología de la universidad estadounidense, trata de ayudar a todos sus alumnos desde 2008. En sus exámenes, Selterman incluye desde entonces una sencilla pregunta extra, que ofrece la oportunidad de subir la nota final. Los alumnos, al empezar a leer el enunciado de ésta, se muestran agradecidos y algo aliviados por el regalo, pero antes de acabar la pregunta, sus caras se tuercen en una mueca al ver que el regalo está envenenado.
La pregunta trampa propone lo siguiente: “Aquí tiene la oportunidad de ganar algunos puntos extra en la nota final. Seleccione si desea 2 ó 6 puntos extra a su calificación final. Pero, hay una pequeña pauta: Si más del 10% de la clase selecciona la casilla de los 6 puntos, ninguno de ustedes obtendrá ningún punto”.
“He estado incluyendo esta pregunta cada semestre desde la primera vez que enseñé a nivel universitario, en 2008”, apuntó Selterman a ABC 7 News. No es sorprendente descubrir que, desde entonces, sólo una clase ha logrado los dos puntos extra, mientras que todas las demás se han quedado a las puertas, superando siempre el límite impuesto por el profesor de psicología. De nuevo, el egoísmo y la avaricia pasan por encima del bien colectivo e impiden al grupo evolucionar.
El profesor explica que la pregunta no fue idea suya, sino que la tuvo que responder él en un examen en su época de alumno en la Universidad Johns Hopkins. “Entonces, yo escogí la opción de puntos más baja, pero más de un diez por ciento escogió la más alta. Me enfadé mucho con mis compañeros”.
De forma sutil y muy didáctica, el ejercicio disfrazado de pregunta trampa pretende enseñar a los alumnos cómo la acción de grupo afecta a cada individuo. Con ello, Selterman ejemplifica la tragedia de los comunes, un dilema descrito por Garret Hardin en 1968.
La Tragedia de los comunes describe una situación en el cual varios individuos, motivados sólo por el interés personal y actuando independiente pero racionalmente, destruyen un recurso compartido limitado aunque a ninguno de ellos, ya sea como individuos o en conjunto, les conviene que tal destrucción suceda. El egoísmo, la avaricia y la individualidad tienden a vencer en la gran mayoría de los casos al bien común y al conjunto.
Esta idea complementa a la teoría de juegos de John Nash, un área de la matemática aplicada que utiliza modelos para entender la toma de decisión y la interacción entre quienes deciden. El ejemplo clásico de esta teoría de juegos es el de la decisión del prisionero, que plantea cual sería la decisión de dos prisioneros a los que se les plantea reducir su pena si inculpan al otro, aumentarla si se inculpan entre ambos o mantenerla baja si no inculpan a nadie. En este modelo, el destino de cada individuo depende de las acciones del otro. Individualmente, confesar sería la mejor opción, pero si ambos lo hacen el castigo es peor que si ambos callan.
La pregunta, pese a llevar siete años en los exámenes del profesor de psicología, se ha hecho viral en 2015. Una alumna tuiteó una imagen de la cuestión y logró más de 6.000 retuits en poco tiempo.
Para evitar el escarnio que sufren sus clases y el castigo colectivo, algunos estudiantes han pedido a Selterman que sólo quite los puntos a aquellos que escogen la opción con más puntuación. Él, sin embargo, ha rechazado la opción porque la lección perdería todo el sentido. “Si demasiadas personas abusan de un recurso común, todo el grupo sufre. Sus acciones afectan a los demás, y viceversa”. ¿Logrará el ser humano reconocer ser su propia piedra en el zapato y cambiar?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...