jueves, 1 de enero de 2015

investigaciones: PELIGROS DE LA ADOLESCENCIA PREMATURA



Los adolescentes que maduran muy pronto afrontan un mayor riesgo de depresión

noticiasdelaciencia.com

 
Los jóvenes que entran con adelanto en la pubertad tienen un riesgo más elevado de depresión, aunque el problema se desarrolla de forma distinta en chicas que en chicos. Así lo sugieren los resultados de un nuevo estudio.
 
Una maduración precoz activa una serie de dificultades psicológicas, sociales, de comportamiento e interpersonales que permiten predecir niveles elevados de depresión en esos chicos y chicas varios años más tarde, según la investigación del equipo de la psicóloga Karen D. Rudolph, profesora en la Universidad de Illinois en Champaign, Estados Unidos.
Rudolph y sus colegas registraron la llegada de la pubertad en más de 160 jóvenes e hicieron un seguimiento de sus niveles de depresión a lo largo de un período de cuatro años.
Se constató que los jóvenes que entraban en la pubertad antes que la mayoría de sus compañeros eran vulnerables a varios riesgos que estaban asociados con la depresión. Tenían una imagen de sí mismos más pobre; una mayor ansiedad; más problemas sociales, incluyendo conflictos con miembros de la familia y compañeros; y tendían a hacerse amigos de quienes eran propensos a meterse en problemas.
 Los niveles de depresión entre las chicas con maduración precoz eran altos al principio del periodo de estudio, y permanecían estables a lo largo de los siguientes tres años, incluso en la época en que sus compañeras de la misma edad ya habían alcanzado su misma fase de desarrollo femenino.
 
Los cambios de la pubertad ocasionan que las chicas que maduran temprano se sientan mal respecto a ellas mismas, que afronten peor los problemas sociales, que se unan a compañeras de conducta problemática o cuestionable, que se introduzcan en ambientes sociales más arriesgados y más estresantes, y que experimenten alteraciones y conflictos dentro de sus relaciones.
 Una madurez temprana no pareció tener esos efectos adversos inmediatos en chicos, quienes mostraron al principio niveles de depresión notablemente más bajos que sus compañeras. Sin embargo, estas diferencias entre ellos y ellas desaparecieron con el tiempo, y a finales del cuarto año los chicos que maduraron temprano no se distinguían mucho de sus compañeras en sus niveles de depresión.
 Si bien una maduración temprana pareció proteger inicialmente a los chicos de los retos de la pubertad, estos experimentaron una cascada creciente de riesgos personales y contextuales (imagen negativa de sí mismos, ansiedad, problemas sociales y tensión interpersonal) que se transformó en depresión a medida que entraban en la adolescencia
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...