domingo, 15 de noviembre de 2015

mi archivo secreto: COSAS QUE AVERGÜENZAN A LOS ADOLESCENTES DE SUS PADRES


Aunque es un poco largo, no tiene desperdicio. Te ríes... Y sabes por dónde debes tirar, y por dónde no... Obviamente no todas tienen la misma objetividad. No dejéis leer la lista de treinta y tres cosas que les avergüenzan.




"Papá, no me avergüences". 

Los adolescentes se desahogan

33 chavales exponen situaciones de sonrojo con sus padres: desde hacerse el guay delante de sus amigos a bloqueos en Instagram.

 elpais.com

Phil, el padre de la familia de los Dunphy, de la serie 'Modern family', haciendo el indio mientras sus hijos pasan de él. / CORDON








Comienzan a elegir su propia ropa, prefieren ir solos de compras o con sus amigos, surgen los primeros secretos, las mentiras… Y, paralelamente, les avergüenzan ciertas conductas de los padres. La más clásica: que verbalicen cosas de su vida personal en las reuniones familiares. Posiblemente, si usted es padre de un hijo o hija adolescente (la Organización Mundial de la Salud -OMS- define este agitado periodo como el que va de los 10 a los 19 años), habrá sentido en sus carnes estas actitudes. Incluso quizá pueda recordar cuando ocurría con sus propios padres.
Estos comportamientos son algo absolutamente natural al llegar a esta edad, ya que la adolescencia es una fase clave en el proceso de la formación de la identidad. En palabras de la OMS, “es un periodo importante del crecimiento y la maduración del ser humano”. Durante este tiempo se producen cambios singulares y se establecen muchas de las características del adulto. Tal y como nos explica Eva María Barata Cuenca, psicóloga clínica y de la salud, además de la evolución física, se producen transformaciones de carácter emocional y social: “Es el momento en el que surge el cambio entre adorar a los padres, que se ven como único modelo de referencia, a convertirse en personas con más independencia. En este proceso, algunos comentarios y conductas de los padres provocan vergüenza en sus hijos”.
El sentimiento de vergüenza hacia los padres que surge en esta fase de la vida del hijo no es algo personal hacia las personas que le trajeron al mundo, sino que tiene que ver con la necesidad del adolescente de encontrar su propio espacio en la vida. “Empiezan a vivir experiencias con más valor y emocionalidad. Existen contradicciones porque, por un lado, mantienen conductas infantiles pero, por otra parte, dan indicios de independencia. Aparece la autocrítica hacia ellos mismos y al mundo que les rodea, buscan su espacio e intimidad, su autonomía y diferenciar su mundo del de sus padres”, señala la psicóloga. Entonces no es de extrañar ver cómo los niños comienzan a confiar más en sus amigos que en sus progenitores, pasando a ser ellos su ejemplo a seguir.
La adolescencia es el momento en el que surge el cambio entre adorar a los padres, que se ven como único modelo de referencia, a convertirse en personas con más independencia. En este proceso, algunos comentarios y conductas de los padres provocan vergüenza en sus hijos”
Para los padres primerizos recordarles que se trata de un proceso natural. Es recomendable afrontarlo con serenidad, escucharles y respetar su espacio aunque sea difícil en los primeros momentos. Lo más adecuado es evitar ciertas conductas que teníamos cuando eran pequeños y que ahora, si las mantenemos, ellos las viven como una crítica a su imagen ante el mundo. Y, sobre todo, restar importancia y no hacer un drama de lo que solo será una etapa transitoria. “Se trata de normalizar ese sentimiento de vergüenza que surge en nuestros hijos y enfocarlo como resultado de un cambio en la edad de estos, el paso de la edad infantil a la adolescencia y la posterior entrada a la edad adulta”, apunta Eva María Barata. Un último consejo: intente ponerse en su lugar y pensar en cómo se sentirá antes de que usted decida lanzarse a contar una historia de su infancia o a intentar ser su colega.
Por si sirve de ayuda, hemos querido recoger las anécdotas de adolescentes sobre las veces que sus padres les han abochornado por una u otra razón. Y lo centramos en el padre...
Nota: aunque surjan dudas después de leer estos reproches, todos los niños consultados aman sobre todas las cosas a sus padres.
COSAS QUE ME AVERGÜENZAN DE MI PADRE
1. María (14 años): "Eran las fiestas de mi pueblo y estaba en la plaza con mis amigas. Mi madre y mi padre, mi tía y algunos amigos de ellos estaban cerca nuestro. De repente, mi padre vino donde estaba yo con mis amigos ¡y se puso a bailar conmigo delante de todo el mundo! Qué horror".
2. Lidia (17 años): "Resulta que mi padre ahora en lugar de enviarme mensajes escritos por guasap me los envía de voz, como hago yo con mis amigas. Un día me envió uno, tenía el volumen alto y me llamaba 'pispajín', como hacía cuando tenía tres años. Todo el mundo alrededor lo escuchó. Me puse roja".
3. Jorge (10 años): "Hace poco íbamos en el coche a ver a mis abuelos y un señor se cruzó en la carretera. Mi padre pegó un frenazo y casi le atropella. Los dos empezaron a gritarse e insultarse. Mi padre se enfadó tanto que se bajó del coche. Yo pensaba que se iban a pegar. Al final mi madre tuvo que bajarse también y llevarse a mi padre de allí".
4. Víctor (16 años): "Mi padre se puso a discutir en mitad de un partido de fútbol en el que yo estaba jugando con un padre de un niño del otro equipo. Discutían por quién era mejor. ¡Casi se zurran!".
5. Gabriela (15 años): "El otro día estaba con mis amigas enseñándoles una foto en mi móvil y mi padre me envió un mensaje por snapchat. Claro, mis amigas vieron que era mi padre y quisieron ver el vídeo. Lo tuve que poner y qué vergüenza. Era él haciendo el tonto en la cocina".
6. Sergio (16 años): "Odio que cuente mis historias a sus amigos. Un día hizo que les enseñase a unos amigos suyos que vinieron a casa el chupetón que me había hecho una chica en el cuello. Qué vergüenza".
7. María (16 años): "Cuando se acerca donde estoy con mis amigas y utiliza expresiones viejunas tipo 'chachi".
8. Adrián (15 años): "Si hay algo que me avergüenza de mi padre es su tono de móvil. Mira que hay tonos donde elegir que se tuvo que descargar Qué viva España. Cada vez que le llaman suena a todo trapo".
9. Elena (12 años): "Me acuerdo de una mañana que mi padre nos llevaba al colegio que se estropeó la alarma del coche y no paraba de sonar. Nos llevó todo el camino a mi hermano y a mi hasta la puerta del cole en plan ambulancia. ¡Nos miraba todo el mundo!".
10. Blanca (16 años): "Unas vacaciones de Navidad, mis padres, mi hermana y yo fuimos a Nueva York y pasamos allí el Año Nuevo. El día de Nochevieja reservamos para cenar en un restaurante en el que los camareros cantaban y bailaban. Una de las canciones fue la deLos Pajaritos. Mi padre se emocionó mucho (demasiado) y salió a bailar y a cantar en mitad del restaurante. ¡Me quería morir!".
11. Rubén (12 años): "Mis padres me llevaron de vacaciones una vez a Disneyland Paris. Cuando nos íbamos del hotel cogieron las toallas de su habitación y se las guardaron en la maleta porque les gustaban para casa. En la recepción vino un señor corriendo antes de que nos fuésemos y les dijo algo que no entendíamos, pero hacía gestos con una toalla en la mano. Yo me puse rojo de la vergüenza porque nos habían pillado, pero mis padres se hacían los locos y decían que no entendían nada. El hombre quería abrir las maletas y mi padre no le dejaba. Todo el mundo nos estaba mirando. Al final nos marchamos de allí con las toallas, pero pasé un rato malísimo".
12. Marina (16 años): "La vez que mi padre me ha hecho pasar más vergüenza fue cuando íbamos a la Plaza Mayor, de Madrid, en Navidad, y al entrar me agarró del brazo y empezó a hacer el idiota, a gritar y a bailar. No podía soltarme y todo el mundo nos miraba".
13. Claudia (14 años): "Mi padre, que tiene Instagram, me sigue. El otro día subí una foto y se puso a comentarla. Yo borraba los comentarios, pero él seguía. Hasta que me puso: '¡Pero no borres los comentarios que soy tu padre!'. Le bloqueé. Casi me castiga".
14. Cristina (16 años): "Mi padre tiene la costumbre de cantar en casa a gritos. Hay veces que tiene hasta su gracia, pero un día que fui a casa con mis amigos y estábamos en mi cuarto, empezamos de repente a escuchar algo. Un amigo dijo: '¡Es alguien cantando!'.Yo les dije que sería algún vecino. Al final se dieron cuenta de que era mi padre. ¡Casi me muero de la vergüenza!".
15. Andrea (16 años): "Una vez que volvíamos de vacaciones y paramos a comer, vi a uno de los del programa Mujeres, hombres y viceversa y se lo dije a mi padre. Él quería que el chico viniera para que me diese dos besos y me hiciera una foto con él y yo no quería porque me daba vergüenza. Al final mi padre le llamó. Vaya papelón".
16. Gorka (16 años): "Estaba yo en el gimnasio y apareció mi padre con un chandal de Ron Barceló y con la tripa que se le salía por la camiseta. Vino a saludarme y a estar conmigo todo mi entrenamiento. ¡Como si no hubiera más sitio en el gimnasio!".
17. Ohara (19 años): "Pasé mucha vergüenza un verano que fui de crucero con mi familia y estaba una noche en la discoteca del barco bailando con un chico que me gustaba. Mi padre se puso a bailar conmigo sin vergüenza ninguna".
18. Gonzalo (18 años): "Siendo muy pequeño mi padre me llevó al cine a ver una película de Torrente sin que supiese de qué iba. Creo que no es la mejor película para ver con tu padre…".
19. María (19 años): "Una vez en verano, en un restaurante de playa, había dos mujeres con un cuerpo impresionante animando la fiesta. Sacaban a gente a bailar y uno de ellos tuvo que ser mi padre. Hizo mucho el ridículo".
20. Marta (13 años): "El momento más vergonzoso que me ha hecho pasar mi padre fue cuando estábamos de vacaciones y fuimos al karaoke del hotel. Salimos los dos a cantar. Él se puso a bailar y gritar en el escenario. Digo gritar porque lo que hacía no se le podía llamar cantar…”.
21. Miriam 13 (años): "Fuimos a ver un experimento y el señor que lo realizaba hacía preguntas. Mi padre siempre quería contestar y generalmente lo hacía mal. Todo el mundo se reía. Menos yo, claro…".
22. Elia (14 años): "En muchas ocasiones, cuando estoy con mis amigas mi padre se comporta como si fuese muy gracioso y hace cosas que no tienen ninguna gracia. No se qué pretende, la verdad".
23. Carlos (16 años): "Mi padre tiene la fea costumbre de ponersechanclas con calcetines. En plan guiri".
24. Sergio (18 años): "Me pone enfermo cuando baja a comprar el pan en chandal y con el polo por dentro. Intento no cruzarme con él por la calle".
25. Cris (17 años): "Siempre me ridiculiza cuando vienen amigas a casa. Me suele decir cosas del tipo: 'Cris, enséñales a tus amigas lo cerda que tienes la habitación, seguro que ellas se preocupan de tenerla más limpia”.
26. Yolanda (17 años): "Me da cosilla cuando me acompaña a algún sitio porque he quedado con alguien y se despide de mi efusivamente, dando besos y abrazos".
27. Jorge (17 años): "Ahora no tanto, pero antes, cuando pasábamos juntos por delante de un grupo de chicas jóvenes solía decirles:'Mirad que hijo más guapo tengo'. ¡No venía a cuento!".
28. Adrián (18 años): "Las veces que trata de hablar conmigo oaconsejarme sobre temas (chicas, sexo...) sin que yo se lo pida".
29. Alba (14 años): "Siempre que me acompaña de compras y la música de la tienda está muy alta (tipo Bershka) se pone a bailar sin vergüenza ninguna. Es como: ¡Papá!".
30. Felipe (16 años): "Mi padre es más joven que el resto de padres de mis amigos. A veces se cree tan joven que bromea con mis amigos y suelta comentarios fuera de contexto".
31. Marina (15 años): "Odio que cada vez que salgo con mis amigasme llame 10.000 veces para saber dónde estoy, con quién, etc. Los padres de mis amigas no hacen eso".

32. Ana (18 años): "Tuve la mala idea de aceptar a mi padre como amigo en Facebook. Ahora cada dos por tres pone fotos o dice cosas ridículas que leen todos mis amigos. El problema es que si le bloqueo se va a cabrear mucho".

33. Gorka (16 años): "Mi padre tenía Instagram y Twitter y cada vez que subía algo respondía y corregía mis faltas de ortografía. Y, claro, no le quería bloquear porque es mi padre. Al final entre toda la familia le denunciamos y le han cerrado la cuenta. Por pesado...".


Y LOS PADRES, CÓMO SE SIENTEN

B. DE. F.
- José Jiménez (realizador audiovisual): "La mayoría de las veces yo me suelo sentir mal. Sobre todo cuando mis hijos me dicen la típica frase de 'no me trates como a un niño, papá'. Aquí te vas dando cuenta de que tu trabajo como padre está a punto de terminarse".
- José Antonio Guerrero (comercial): "Hay veces que mi hijo se avergüenza de mí por mi forma de vestir o mi forma de hablar. Siempre me paro a pensar si realmente estaré haciendo el ridículo. Al final pienso que a él le pasará lo mismo algún día. Se mirará los pies y llevará los calcetines más subidos de lo que a su hijo le gustaría…".
- Jesús Martínez (administrativo): "Las primeras veces trataba de explicarles que no eran situaciones por las que sentirse avergonzados, que era la edad, lo cual ha derivado en grandes discusiones, enfados y en algunas ocasiones castigos. Con el tiempo te das cuenta de que es mejor dejarles y que se den cuenta ellos mismo. ¡Son adolescentes!".
- Mateo de Luis (empresario): "Cuando haces algo de ese tipo, lo haces porque te sale. No piensas en la impresión que se van a llevar quienes están a tu alrededor. Después, al ver que mis hijos se han avergonzado, pienso: 'No entiendo, qué hijos más aburridos tengo, seguro que sus amigos están pensando en lo divertido que soy como padre y ellos no lo aprecian…”.
- Jesús Sánchez (médico): "Mi hija era muy vergonzosa. Tengo que reconocer que cada vez que la hacía sentirse incómoda, me entraba la risa y la seguía picando".
- Ricardo García (portero de finca): "Ser padre no es fácil y mucho menos cuando tus hijos llegan a esa edad difícil que es la adolescencia. Siempre intentas ponerte en su lugar pero en ocasiones no puedes evitar sentirte triste y, a veces, humillado".
- Esteban de la Fuente (camarero): "A veces pienso lo fácil que es para mi como padre sacar los colores a mis hijas, son muchos años ya criándolas y conozco suspuntos débiles… Y luego están las fotos de cuando eran pequeñas, que no se por qué les da tanta vergüenza cuando se las enseño a alguien. Pero también soy consciente de lo importante que son para ellas cosas que al resto nos pueden parecer una tontería, así que procuro comportarme con prudencia para no herirlas".
- Francisco Liceras (economista): "Siempre que noto que mis hijas se avergüenzan de algo que he hecho trato de comportarme de la forma más natural posible, sin complejos".
- Juan Maza (cámara de televisión): "Tengo que reconocer que yo soy una persona sin ningún tipo de vergüenza y entiendo que en situaciones concretas mi hijo no sepa dónde meterse. A mí me pasaría lo mismo. Muchas veces soy yo el que acaba con la autoestima por los suelos".


sábado, 14 de noviembre de 2015

reflexiones serias: ¡JÓVENES RECONSTRUID EUROPA!

Los ídolos destruyen las civilizaciones

No importa de qué material estén hechos o cómo se llamen. No importa si son "ideas" o "ideales". Los ídolos destruyen.






Chesterton lo decía: "si no se cree en Dios se acabará creyendo en cualquier cosa". Y los ídolos destruyen las civilizaciones. 

¡Jóvenes, reconstruir Europa! Sólo Cristo es el parte aguas entre la oscuridad y la luz, la violencia y la paz, el totalitarismo y la libertad, entre el odio y el amor.



jueves, 5 de noviembre de 2015

investigaciones: LAS CIFRAS DE HORAS ANTE LOS MEDIOS SE DISPARAN



Lo más fuerte: dos tercios de los adolescentes están convencidos que el ver la tele o chatear mientras estudian no les quita rendimiento...


Resultado de imagen de adolescente y medios sociales


NUEVA YORK (AP) — Los adolescentes pasan casi nueve horas por día absorbiendo contenidos de los medios de comunicación y, pese a todas las nuevas opciones, la música y la televisión siguen siendo los favoritos.
Media dio a conocer el martes una encuesta amplia en la que detalla cómo los jóvenes pasan su tiempo frente a las pantallas. Una preocupación es el número de jóvenes que se sienten cómodos efectuando tareas múltiples mientras hacen sus deberes escolares.
Dos tercios de adolescentes dijeron que escuchaban música todos los días, y el 58% dijo que veía televisión, según el estudio. En comparación, el 45% reportó usar medios sociales todos los días y apenas el 36% dijo que disfrutaba “mucho” esa actividad; el doble manifestó disfrutar realmente su música.
La televisión es la actividad favorita de los adolescentes. El 62% de los encuestados de 8 a 12 años dijeron ver TV todos los días, señaló el estudio. Los pre-adolescentes dijeron que pasaban menos de seis horas diarias con los medios de comunicación.
Exactamente la mitad del tiempo que los adolescentes pasan viendo vídeos involucra programas de televisión en el momento de su transmisión. El resto se reparte entre programas de TV grabados, DVD o vídeo en línea, agrega la consulta.
Los niños practican más vídeojuegos que las niñas. La encuesta halló que los adolescentes varones pasan un promedio de 56 minutos diarios jugando, en comparación con 7 de las adolescentes. Las niñas pasan más tiempo con los medios sociales o leyendo que los niños.
La mitad de los adolescentes dijeron que veían televisión o usaban redes sociales “mucho” o “a veces” mientras hacían sus tareas escolares, y el 76% dijo que escuchaba música en ese momento. La mitad de los adolescentes dijeron que escuchar música les ayudaba a hacer sus tareas, en contraste con el 6% que lo consideró un factor de distracción.
James Steyer, fundador y director general de Common Sense Media, una organización que estudia el uso de los medios por parte de los jóvenes y formula recomendaciones a los padres, afirmó que “casi dos tercios de los adolescentes nos dicen que no creen que ver TV o textear mientras hacen sus tareas escolares perjudica su capacidad de estudiar y aprender, aunque cada vez hay más investigaciones que indican lo contrario”.


martes, 3 de noviembre de 2015

temas complejos: ADOLESCENTES ACUSADOS POR DIFUNDIR FOTOS DE COMPAÑEROS...


Sigamos advirtiendo a los adolescentes que sus "juegos" se pueden convertir fácilmente en delitos.





Acusan a adolescentes de distribuir pornografía a compañeros

 

BERWYN, Pennsylvania, EE.UU. (AP).- Tres alumnos de una escuela secundaria en los suburbios de Filadelfia fueron acusados de distribuir fotografías y videos pornográficos de sus compañeros de clase, y más jóvenes podrían estar implicados, informó el martes la policía.
Los jóvenes acusados tienen entre 11 y 15 años de edad, según la policía de Tredyffrin Township. Las imágenes que distribuyeron eran de estudiantes de la escuela secundaria Valley Forge, en Wayne, y de la secundaria Tredyffrin-Easttown, en Berwyn, desde abril de este año.
Los cargos incluyen transmisión de imágenes sexualmente explícitas de un menor, contacto indebido con un menor y uso criminal de una instalación de comunicaciones. Algunos de los cargos son delitos graves.
Muchas de las imágenes y videos fueron creados por los menores en sus casas, dijo la policía. En la mayoría de los casos, los estudiantes enviaron de manera voluntaria imágenes y videos de sí mismos a otros jóvenes, pero en otros las imágenes fueron enviadas a desconocidos a través de internet, comentó la policía.
“Incidentes como éste son muy preocupantes, especialmente debido al impacto en las jóvenes víctimas y sus familiares”, comentó el superintendente de la policía, Anthony Giaimo. “Pedimos a los padres que tomen un papel muy activo en monitorear el uso de internet y teléfono celular por parte de sus hijos”.
La policía dijo que los servicios de localización de los teléfonos de los acusados estaban activos al momento que se tomaron las imágenes, lo que potencialmente permitiría, a todo aquel que vio las imágenes, determinar con precisión el lugar donde fueron tomadas.
Los preocupados padres y el distrito escolar cooperan plenamente con la investigación, dijo la policía. Los estudiantes implicados también podrían enfrentar acciones disciplinarias en la escuela, según un comunicado colocado en el sitio web del distrito escolar.
- See more at: http://yucatan.com.mx/internacional/acusan-a-adolescentes-de-distribuir-pornografia-a-companeros#sthash.33W4A99k.dpuf

jueves, 29 de octubre de 2015

mi archivo secreto: PACTO ADOLESCENTE POR LA PUREZA. ¡SÍ SE PUEDE!



Resultado de imagen de adolescentes pacto pureza

Unos 200 adolescentes de Perú firman abstinencia sexual promovida por alcalde

martes, 13 de octubre de 2015

investigaciones: INSISTIR A LOS PADRES QUE CONTROLEN LA TECNOLOGÍA EN LA NOCHE...

Seguimos con la "cruzada" para lograr que los padres controlen en la noche la tecnología en sus casas...

Muchos adolescentes envían y reciben mensajes de texto en la cama, lo que lleva a perder horas de sueño, a la somnolencia diurna y un peor rendimiento escolar, según un nuevo estudio.



Unos investigadores de Nueva Jersey (EEUU) observaron a casi 3.200 estudiantes de escuela intermedia y secundaria del estado. Hallaron que casi el 62% de los niños usaron sus smartphones de alguna forma después de la hora de acostarse; casi el 57% enviaron o recibieron mensajes de texto, tweets e intercambiaron mensajes cuando estaban en la cama, y casi el 21% se despertaron por los mensajes de texto.

“Nuestro estudio confirma que muchos adolescentes están enviando o recibiendo mensajes de texto tarde en la noche cuando deberían estar durmiendo. Esta conducta es más habitual por parte de los adolescentes de mayor edad, sobre todo los que están en secundaria, y por parte de las chicas”, dijo el coautor del estudio, Vincent DeBari, director de investigación en la Facultad de Salud y Ciencias Médicas de la Universidad de Seton Hall, en South Orange.

“Uno de los aspectos más preocupantes de nuestros hallazgos es que además de afectar a la calidad y a la cantidad del sueño de los adolescentes, el uso del smartphone a la hora de acostarse parece tener un impacto negativo en su nivel de alerta durante el día y en las notas que obtienen en la escuela“, dijo DeBari en un comunicado de prensa de la universidad.

El coautor del estudio, el Dr. Peter Polos, añadió que los adolescentes cuyo sueño es interrumpido por los mensajes de texto que reciben podrían sentirse obligados a responderlos inmediatamente. Estos intercambios pueden durar horas.

“Esto produce una estimulación excesiva en la noche. La luz de los aparatos electrónicos puede suprimir la secreción de melatonina, una hormona que fomenta el sueño. Todos estos factores se combinan para dificultar el sueño debido a un uso excesivo del smartphone en la noche”, dijo Polos, miembro de la división de medicina del sueño del Instituto de Neurociencia JFK de Edison, Nueva Jersey.

Los investigadores también hallaron que el uso del smartphone justo antes o después de la hora de acostarse podría empeorar la tendencia de los adolescentes a ir a la cama mucho más tarde y dormir hasta tarde en la mañana. Esta conducta se ha asociado con la depresión, la ansiedad y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, dijeron los autores del estudio.

“De forma reiterada, los estudios han mostrado que los estudiantes adolescentes de hoy en día tienen una falta de sueño grave, y eso afecta a su salud, su estado de ánimo y su seguridad cuando conducen. Nuestro estudio muestra que el uso no restringido de smartphones en la noche podría ser un factor contribuyente importante”, señaló en el comunicado de prensa el Dr. Sushanth Bhat, profesor asistente de neurociencia de la Universidad de Seton Hall.

“Dado que dormir el tiempo adecuado es muy importante para el desarrollo cerebral y el aprendizaje en la adolescencia, nuestro estudio debería instar a los padres y a los tutores a que piensen en establecer límites razonables al uso que hacen los adolescentes del smartphone en la noche”, concluyó Bhat.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición de octubre de la revista Journal of Adolescence.

jueves, 8 de octubre de 2015

videoforum; LA MEJOR RED SOCIAL DEL MUNDO


Tres sencillas preguntas para analizar y responderse con toda la seriedad del mundo

- ¿Lo creo?
- ¿La vivo y la disfruto?
- ¿La defiendo?


lunes, 5 de octubre de 2015

videoforum: EDUCAR CON SENTIDO DEL HUMOR




Padres de familia (especialmente padre...) no dejéis de ver este vídeo. Buscad media hora de calma, aprovechadlo, habladlo: cinco actitudes básicas para ser buen educador. Importante: mucho sentido del humor. Te vas a divertir.




jueves, 24 de septiembre de 2015

realidad en vivo: EL PELIGRO QUE CORREN LAS ADOLESCENTES EN LAS REDES SOCIALES


Es muy fuerte y claro el video. Pero lo que más me impresiona es la seguridad con que los padres aseveran que sus hijas no llegarán a eso. Por favor, si eres padre de adolescentes debes mirarlo y... ¡Toma medidas!

El riesgo real de las adolescentes en las redes sociales


Resultado de imagen de adolescente acosada

Elkin habla del "mito personal" por el cual los adolescentes están convencidos que ellos son diferentes... que a ellos no les sucede  lo que a los demás. Además, su cerebro aún no desarrollado plenamente no capta el peligro. Conclusión: los padres toman las medidas para subsanar estas carencias adolescentes...


martes, 22 de septiembre de 2015

reflexiones serias: LO QUE REALMENTE IMPORTA DAR EN CASA Y EN LA ESCUELA

 Padres, escuchemos a un profesional con éxito y pensemos bien lo que es importante en la educación de nuestros hijos

 

EL MEJOR MAESTRO DE ESPAÑA


Por Juan Emilio Ballesteros / Fotografía: Moeh Atitar
cambio16


Nada más acabar el curso, César Bona escribió en su muro de Facebook: “Hagamos de las escuelas un lugar donde a los niños les apetezca ir”. Desde Barcelona, Sandra le respondió que con un maestro como él su hijo, que acaba de terminar Primaria, habría sido un alumno distinto porque hasta ahora nadie ha sabido motivarlo. Aquí radica el secreto de quien es considerado el mejor maestro de España.


La clave del éxito consiste en escuchar: “Escuchemos a los niños y niñas; tengamos en cuenta el factor humano antes que la medida de los conocimientos; recordemos que cada niño es un universo y que cuanto más difícil sea el niño, mayor ha de ser nuestro reto (y en la mayoría de los casos bastará ver que lo único que necesitan es cariño). Y nunca, nunca se puede medir con la misma vara: por mucho que no lo crean algunas personas, las emociones o la felicidad no se pueden calibrar y también hemos de educar para darles las herramientas para que las encuentren por sí solos. Ésa debería ser nuestra misión como maestros”.


Una vieja canción de Patxi Andión dice que cuando el maestro llega al pueblo aparecen los problemas porque enseña a los niños a pensar. ¿Es preciso recuperar la figura del maestro capaz de revolucionar la sociedad?
Claro que hacen falta maestros con ese perfil. Los hay por todas partes. En realidad, lo que hace falta en la educación son profesionales capaces de cambiar y transformar la sociedad. Para lograr ese objetivo es preciso compartir, que aprendamos a compartir.
Imagina una escuela donde lo normal es ser distinto, en la que los alumnos toman decisiones, asumen responsabilidades, un centro donde se practica la empatía y, además, se aprende matemáticas o ciencias sociales. ¿En qué consiste?
Sí, se trata de una escuela en la que lo importante es que los alumnos desarrollen la inteligencia emocional, que sea un centro donde se gestionen las emociones, por una parte, y aprendan a comprometerse para cambiar las cosas, por otra; que se conviertan en niños comprometidos, que puedan tomar sus propias decisiones, que piensen, que sean conscientes de la realidad que les rodea, que analicen, que se comprometan con las cosas que pasan, con la situación familiar, con los problemas no resueltos, en definitiva, que se hagan preguntas y sean capaces de buscar las respuestas. Se tienen que implicar tanto dentro de clase como fuera del aula. Hay que incentivar la curiosidad y la creatividad y que ellos mismos puedan obtener sus propias conclusiones. Y para ello hay que gestionar las emociones. Debemos estimularlos para que sean seres íntegros, transformarlos en ciudadanos globales. Esto es lo más importante, que se conviertan en buenas personas.
¿Es más formativo aprender a resolver problemas reales que escribir correctamente?
Escribir correctamente es lo que siempre se ha pedido en la escuela y faltan muchas más cosas por pedir, entre ellas convivir con los demás. Además de escribir correctamente tenemos que incentivar la convivencia. La base debe ser el respeto. Si existe una prioridad es la de que aprendan a vivir respetando a los demás y también a sí mismos, desarrollando valores como la solidaridad, la tolerancia y la igualdad. Y también es necesario el esfuerzo porque sin él no se puede conseguir nada. El conocimiento se puede adquirir de muchas formas, pero no sirve si no se aprende a ser persona.
César Bona García
¿No está llena la educación de verdades absolutas y de muchas preguntas sin responder?
La escuela está llena de niños que quieren hablar, que necesitan respuestas y que, al mismo tiempo, plantean muchas preguntas. La clave está en escuchar, en saber escuchar. Un niño es por naturaleza un ser curioso, creativo y con imaginación. Puedes aprender mucho de los niños porque en ocasiones son capaces de invertir el sentido de la educación. Tiene que haber un flujo en la comunicación y para ello hay que saber qué es lo que motiva a los alumnos. Es preciso adquirir habilidades sociales y competencias emocionales. No basta con los contenidos, hay que saber transmitirlos. Para que haya motivación debe existir comunicación.
Entiende que las nuevas tecnologías han revolucionado la forma en que nos relacionamos, que vivimos en una sociedad interconectada y que esa sociedad es más imprevisible y menos jerárquica. ¿A qué se refiere?
Pueden ser muy buenas pero hay que saber usarlas. Es una buena herramienta para el aprendizaje. En la práctica, la tecnología está funcionando bien en este sentido, sobre todo como espacio para intercambiar ideas e iniciativas, lo cual enriquece mucho. Es una puerta para la cooperación y con niños puede ser un punto de partida para el cambio social desde la escuela.
¿Por qué la educación no ha avanzado al mismo tiempo que la sociedad?
A mí esto sí que me llama mucho la atención. Me pregunto por qué en la educación no sucede lo mismo que en las empresas, que tanto valoran la innovación y no dudan en invertir en su desarrollo.
A efectos de incentivar la creatividad y la imaginación, ¿es mejor un libro o la red social?
A la hora de fomentar la creatividad y la imaginación cualquier herramienta encaminada a conseguir avanzar en estos objetivos es buena. El maestro tiene que saber utilizarlas para poder sacarle el mayor rendimiento en cada situación, para incentivar la curiosidad, para que sean una ventana al mundo. El aula debe ser un espacio de imaginación. Yo invito a mis alumnos a que participen y que expresen abiertamente sus opiniones, lo que piensan, que interactúen con el maestro, que se sientan bien y estén a gusto participando. Jamás puedes obligar a leer a una persona. Hay que estimularla.
¿No cree que en muchos centros en lugar de existir empatía y sinergia entre profesores, alumnos y padres, la comunidad educativa se pierde en grupos de whatsapp que se dedican a cualquier cosa menos a la educación?
¿Grupos de whatsapp?… Bueno, pueden utilizarse de forma adecuada o, por el contrario, de una manera muy negativa. Deben tener siempre un enfoque positivo. Las redes sociales tienen que allanarnos el camino y no convertirse en un obstáculo. Hay que supervisar de alguna manera la utilización que se hace de ellas, pero siempre hemos de estar abiertos a su uso. De otro modo estamos poniendo vendas en nuestros ojos.
¿Cuáles son las características de la escuela del futuro y cómo se ponen en práctica?
La escuela del futuro debe facilitar el proceso educativo, tiene que dar facilidades. Estamos hablando de que cumpla un estándar mínimo que garantice el modelo. Se nos tienen que poner las cosas más fáciles y, sobre todo, la educación de calidad es un derecho de todos los niños.
César Bona García
¿El fracaso escolar viene precedido por la falta de motivación y el aburrimiento?
El aburrimiento y la falta de motivación están causados por el hecho de que no se escucha. Si, en clase, las materias se imparten de forma unidireccional, es decir, vamos a dar el tema uno, y después el dos y el tres, etc., no existe comunicación y, al final, acabas por no saber nada de tu interlocutor: no conoces al alumno, no sabes cómo es, qué necesidades tiene, qué le gusta, cuáles son sus dudas. En la dirección contraria ocurre lo mismo. El profesor acaba siendo un perfecto desconocido. La llave para el éxito: escuchar.
¿Por qué en España se entiende la educación como una carrera de obstáculos?
Desde el punto de vista de los obstáculos a los que nos enfrentamos cotidianamente en clase, ante la falta de medios, siempre he dicho que se nos puede aplicar el calificativo de maestros salmones, porque para conseguir nuestro objetivo debemos superar muchos obstáculos y nadar contracorriente. Si pretendemos una sociedad mejor debemos aspirar igualmente a una educación mejor. Todo empieza en la escuela.
¿Cuáles son las carencias en educación en España?
Por una parte, la inteligencia emocional, una cuestión que entiendo que es básica. Y también acabar con un  síndrome que se observa asimismo en la universidad, donde no existe inteligencia emocional. La apuesta debería ser formar a buenos profesionales que además sean buenas personas, gente bien preparada para la vida. En la base de la educación yo pondría el respeto, la curiosidad, la creatividad y la educación emocional.
Ha comentado que en casa se educa y en la escuela se enseña. ¿A qué se refiere?
No es exactamente así. Lo que sí he dicho es que hay una frase que está anclada en el pensamiento social y que dice que en casa se educa y en clase se enseña. A mí me parece que no tiene ningún sentido, que es un error. ¿Cómo voy a educar a los niños sin tener en cuenta a sus padres y al revés? Los maestros tenemos el privilegio de poder enseñar y educar en manada. Un padre puede decirle a su hijo que sea una persona tolerante y respetuosa, pero una vez en clase ese niño entra en una microsociedad que no se parece a lo que tiene en casa.
Usted asegura que todos los niños son capaces de hacer realidad sus ideas, de crear lo que no existe, de cambiar lo que no funciona, que deben tener un hábito y organizarse. ¿Cómo compaginar la creatividad con la rutina de estudiar?
Un niño por regla general es curioso e imaginativo. Es su esencia. En la escuela debemos fomentar esa curiosidad e implementar su creatividad. Hay que conocer cómo responden ante determinadas situaciones, cómo respetan a los demás para que se sientan a gusto, cómo quieren cambiar el mundo. Deben aprender a relacionarse. Tienen que participar y dar muestra de su capacidad. Aquí es donde encaja precisamente la motivación para que puedan desarrollar sus aptitudes y la imaginación y la creatividad.
Asegura que recibe cientos de mensajes de compañeros maestros. ¿Qué le dicen? ¿De qué se quejan?
No, en absoluto, no es queja lo que expresan. Son, por regla general, mensajes muy positivos en los que muestran sus esperanzas, que confirman que es preciso buscar en los alumnos al ser humano más allá de una simple calificación académica. Tenemos excelentes maestros que se preocupan por formar a los niños como personas íntegras.
A tenor de los últimos casos de acoso escolar, ¿cómo se puede luchar contra el ‘bullying’?
El acoso no es más que un reflejo de la sociedad en que vivimos y de la educación que tenemos. Habría que incidir en lo que ya se ha dicho, en lo que es básico en la educación. Tenemos que ver qué sociedad queremos crear y cómo hay que plantearles a los niños la relación con los demás. La sociedad será el reflejo de lo que hagamos en la escuela. De ahí la importancia de darle a la educación el valor que merece.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...