viernes, 20 de junio de 2014

mi archivo secreto: O ME CUIDO O ME QUEDO SORDO



Sordera en adolescentes: cómo reconocer los síntomas

Se estima que el 30% de los púberes, adolescentes y jóvenes (entre los 10 y 24 años) tendrán trastornos auditivos al llegar a la edad adulta.

 

Foto ilustrativa.
sinmordaza.com

La pérdida de audición es un problema de salud crónica que afecta a personas de todas las edades y niveles socioeconómicos. Pero hay un caso particular que es alarmante para los especialistas: los adolescentes.
 
Según datos arrojados por el último censo poblacional (realizado en 2011), se estima que el 30% del segmento etario comprendido por púberes, adolescentes y jóvenes (entre 10 a 24 años) tendrán trastornos auditivos por exposición al ruido no laboral al llegar a la edad adulta. La lesión inducida por los nuevos hábitos de consumo musical (a través de teléfonos celulares y reproductores de audio con auriculares a volúmenes muy elevados) afecta a adolescentes y jóvenes, con el agravante de que no se consulta a tiempo.
 
Según la Organización Mundial de la Salud bastan ocho horas de exposición a un ruido de más de 90 decibeles para afectar a un grupo de células del oído interno y lesionarlas definitivamente. Además del hábito de escuchar música con auriculares a volúmenes demasiado elevados, esta misma población de riesgo suele asistir a recitales, concurre a bares o boliches y, además, estudia o trabaja en grandes centros urbanos con una enorme contaminación sonora. Entonces, tenemos la fórmula perfecta para favorecer la aparición de patologías auditivas que podrían prevenirse.
 
Los primeros síntomas
 
El primer síntoma del paciente expuesto a un ruido fuerte es la aparición de un zumbido (acufeno) en sus oídos. Sucede, por ejemplo, a la salida de un boliche. El acufeno de frecuencia aguda es el signo inequívoco de que algunas células empezaron a dañarse. Como habitualmente este zumbido desaparece horas o días después, se le resta importancia y el paciente no consulta tempranamente. Sin embargo, es una señal de alerta.
 
Cuando el paciente llega al consultorio con un zumbido permanente, el daño ya es irreversible. En esa etapa ya estamos en presencia de un problema serio que limita la calidad de vida del paciente en múltiples órdenes: sus relaciones sociales y laborales, su capacidad de aprendizaje. La solución en estos casos es recurrir a dispositivos médicos auditivos.
 
Las innovadoras tecnologías en ingeniería médica apuntan a asegurar el futuro auditivo de las nuevas generaciones: preservar la audición para garantizarles una mejor interacción con la sociedad y, por lo tanto, una mejor calidad de vida. Sin embargo, no existe en nuestro país una cultura de la prevención en problemas de audición.
 
En la actualidad existen todo tipo de soluciones específicas para tratar las patologías auditivas, desde los audífonos convencionales hasta tecnologías más sofisticadas como audífonos implantables e implantes cocleares. Estas soluciones seguirán mejorando con el correr de los años. Sin embargo, es recomendable crear conciencia en los jóvenes para evitar situaciones de riesgo y prevenir. Algunas claves para preservar la salud auditiva son:
* Evitar la exposición a sonidos muy fuertes.
* Usar racionalmente los auriculares, por períodos cortos y a un volumen moderado.
* Emplear protectores adecuados en el campo laboral si la persona trabaja en sitios ruidosos, como aeropuertos, fábricas u obras de construcción.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...