viernes, 20 de junio de 2014

mi archivo secreto: O ME CUIDO O ME QUEDO SORDO



Sordera en adolescentes: cómo reconocer los síntomas

Se estima que el 30% de los púberes, adolescentes y jóvenes (entre los 10 y 24 años) tendrán trastornos auditivos al llegar a la edad adulta.

 

Foto ilustrativa.
sinmordaza.com

La pérdida de audición es un problema de salud crónica que afecta a personas de todas las edades y niveles socioeconómicos. Pero hay un caso particular que es alarmante para los especialistas: los adolescentes.
 
Según datos arrojados por el último censo poblacional (realizado en 2011), se estima que el 30% del segmento etario comprendido por púberes, adolescentes y jóvenes (entre 10 a 24 años) tendrán trastornos auditivos por exposición al ruido no laboral al llegar a la edad adulta. La lesión inducida por los nuevos hábitos de consumo musical (a través de teléfonos celulares y reproductores de audio con auriculares a volúmenes muy elevados) afecta a adolescentes y jóvenes, con el agravante de que no se consulta a tiempo.
 
Según la Organización Mundial de la Salud bastan ocho horas de exposición a un ruido de más de 90 decibeles para afectar a un grupo de células del oído interno y lesionarlas definitivamente. Además del hábito de escuchar música con auriculares a volúmenes demasiado elevados, esta misma población de riesgo suele asistir a recitales, concurre a bares o boliches y, además, estudia o trabaja en grandes centros urbanos con una enorme contaminación sonora. Entonces, tenemos la fórmula perfecta para favorecer la aparición de patologías auditivas que podrían prevenirse.
 
Los primeros síntomas
 
El primer síntoma del paciente expuesto a un ruido fuerte es la aparición de un zumbido (acufeno) en sus oídos. Sucede, por ejemplo, a la salida de un boliche. El acufeno de frecuencia aguda es el signo inequívoco de que algunas células empezaron a dañarse. Como habitualmente este zumbido desaparece horas o días después, se le resta importancia y el paciente no consulta tempranamente. Sin embargo, es una señal de alerta.
 
Cuando el paciente llega al consultorio con un zumbido permanente, el daño ya es irreversible. En esa etapa ya estamos en presencia de un problema serio que limita la calidad de vida del paciente en múltiples órdenes: sus relaciones sociales y laborales, su capacidad de aprendizaje. La solución en estos casos es recurrir a dispositivos médicos auditivos.
 
Las innovadoras tecnologías en ingeniería médica apuntan a asegurar el futuro auditivo de las nuevas generaciones: preservar la audición para garantizarles una mejor interacción con la sociedad y, por lo tanto, una mejor calidad de vida. Sin embargo, no existe en nuestro país una cultura de la prevención en problemas de audición.
 
En la actualidad existen todo tipo de soluciones específicas para tratar las patologías auditivas, desde los audífonos convencionales hasta tecnologías más sofisticadas como audífonos implantables e implantes cocleares. Estas soluciones seguirán mejorando con el correr de los años. Sin embargo, es recomendable crear conciencia en los jóvenes para evitar situaciones de riesgo y prevenir. Algunas claves para preservar la salud auditiva son:
* Evitar la exposición a sonidos muy fuertes.
* Usar racionalmente los auriculares, por períodos cortos y a un volumen moderado.
* Emplear protectores adecuados en el campo laboral si la persona trabaja en sitios ruidosos, como aeropuertos, fábricas u obras de construcción.



 

miércoles, 18 de junio de 2014

investigaciones: ¿QUIEN CUIDA LA CAFEINA QUE TOMAN LOS ADOLESCENTES?


 

La cafeína afecta a los chicos y a las chicas adolescentes de distinta manera, según un estudio

18 de junio de 2014
32 La cafeina afecta a los chicos y a las chicas adolescentes de distinta manera segun un estudio
  • En los chicos se producen unos cambios ligeramente mayores en la frecuencia cardiaca y en la presión arterial
Los niños parecen procesar la cafeína (el estimulante presente en el café, las bebidas energéticas y en los refrescos) de distinta forma después de la pubertad. Los chicos sufren unos cambios mayores en la frecuencia cardíaca y la presión arterial que las chicas, según un estudio reciente.
Aunque las diferencias son pequeñas, “incluso lo que podríamos considerar unas dosis bajas de cafeína pueden tener un efecto en la frecuencia cardíaca y la presión arterial en los niños”, afirmó la autora principal del estudio, Jennifer Temple, profesora asociada de la Universidad de Búfalo, en Nueva York.
Aproximadamente 3 de cada 4 niños en los Estados Unidos consumen cafeína cada día, según las investigaciones publicadas a principios de este año. Pero se sabe poco sobre la seguridad de estas bebidas con cafeína que cada vez son más populares.
Para realizar este estudio, aproximadamente 100 preadolescentes y adolescentes consumieron la cantidad de cafeína equivalente a la que se halla en una lata de un refresco o en una taza de café, respectivamente. La mitad tenían entre 8 y 9 años de edad; los otros tenían entre 15 y 17 años.
“Aunque nuestros datos no sugieren que este nivel de cafeína sea particularmente dañino, probablemente no haya beneficio en el hecho de dar cafeína a los niños, y deberían tomarse en cuenta los posibles efectos negativos sobre el sueño al decidir qué bebidas se dan a los niños”, señaló Temple.
Los investigadores descubrieron que la cafeína reducía la frecuencia cardíaca de los niños que habían pasado la pubertad en aproximadamente de 3 a 8 latidos por minuto. Los chicos resultaron más afectados que las chicas.
La cafeína también aumentó la presión arterial sistólica de los chicos una vez pasada la pubertad en mayor medida que la de las chicas, aunque el efecto fue leve.
“Esto sugiere que los chicos podrían ser más sensibles a los efectos de la cafeína que las chicas”, dijo Temple.
Sin embargo, “los individuos no serían capaces de notar ninguna diferencia y ciertamente no se puede observar a un chico y a una chica y esperar encontrar diferencias entre ellos”, añadió.
Las chicas también experimentaron cambios en la frecuencia cardíaca y en la presión arterial a lo largo de su ciclo menstrual, indicaron los investigadores. Esto da un mayor respaldo a su teoría de que la madurez sexual cambia la reacción del cuerpo a la cafeína.
Los efectos de la cafeína fueron relativamente similares entre los chicos y las chicas antes de la pubertad.
Los cambios hormonales durante la pubertad podrían jugar un papel en la manera en que los niños procesan la cafeína, dijo Temple, pero no es algo cierto.
Se necesita más investigación para determinar si las diferencias de género vienen determinadas por la fisiología o por diferencias en el consumo de la cafeína, señaló Temple.
Muchos expertos, incluyendo la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), desaconsejan que los niños y los adolescentes consuman cafeína por las preocupaciones existentes sobre los problemas cardiovasculares. Las investigaciones previas han mostrado que la cafeína aumenta la presión arterial y reduce la frecuencia cardíaca en los niños y en los adultos.
El Dr. John Higgins, cardiólogo deportivo del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston, recomienda a los niños que eviten totalmente la cafeína. Comentó que los adolescentes no deberían tomar más de 100 miligramos de cafeína al día, la cantidad de una taza de café normal.
“Los padres deberían monitorizar cuántos refrescos, cuánto café o cuántas bebidas energéticas toman sus hijos adolescentes y ayudarles a comprender los riesgos asociados con tomar grandes cantidades de cafeína“, dijo Higgins.
Los adolescentes con problemas médicos como, por ejemplo, problemas cardíacos o de sueño, probablemente deberían evitar tomar cafeína, señaló, o “hablar sobre cuáles serían los posibles límites con el médico”.
 
Fuente: medlineplus

miércoles, 11 de junio de 2014

mi archivo secreto: ¿ME HAGO CIRUJÍA PLÁSTICA?

Aquí van los comentarios de varios expertos

Cirugía plástica en adolescentes: ¿sí o no?

 
lavanguardiadigital.com
La coaching Laura Rojas señala que “a todos aquellos que se burlan de nosotros por nuestra apariencia física hay que decirles: ¡Basta! ¡Me quiero como soy y qué!”
En Inglaterra están considerando prohibir la cirugía plástica para los menores de edad. Es posible que al leer esta frase pienses que los adultos solo quieren prohibirles todo a los jóvenes, pero aunque de dientes para afuera puedas decirlo, en tu interior reflexiona si alguna vez has querido cambiar algo de tu apariencia y cómo lo has superado. Y si acaso, precisamente estás lidiando con una característica de tu físico que te afecta realmente y que te tiene padeciendo de bullying en el colegio o la universidad, entonces ten presente:
1. Una cirugía plástica es un procedimiento que no debe tomarse a la ligera.
2. Consulta con tus padres y pídeles visitar un psicólogo.
3. Nadie tiene derecho a burlarse de ti por una característica física sea la que sea. No lo permitas e informa a las autoridades de tu colegio o universidad y a tus padres. Pide acciones concretas para proteger tu integridad.
Antes de tomar cualquier decisión, pregunta por alternativas para manejar aquello que te acongoja sobre tu aspecto.
 
Laura Rojas Coaching
 
Quiero hablar claramente a los jóvenes y decirles que todos tenemos ciertas características que nos distinguen de los otros seres humanos y que nos hacen únicos. Hay rasgos físicos que pueden resultar difíciles de llevar, como la nariz y las orejas grandes, que, sin embargo, no impiden el normal funcionamiento de la personalidad. En el caso de la nariz, por ejemplo, es posible realizar una cirugía, pero ningún cirujano respetado la hará antes de los 18 ó 20 años porque el desarrollo del órgano aún no ha terminado, así que hay que pasar la adolescencia aceptando la nariz que tenemos. No nos queda otra alternativa más que desarrollar una personalidad segura y un caracter fuerte, más no agresivo. La inteligencia, la gracia, la alegría, son valores que atraen a los demás hacia nosotros y que no pueden ser arreglados o cambiados con cirugía plástica.

Reconocernos con nuestra propia imagen es difícil en la adolescencia si no estamos satisfechos con nuestro cuerpo, pero la manera de salir adelante no es la obsesión con cambiar aquello que nos molesta, la forma de superarlo es desarrollando una autoestima fuerte: no somos una nariz, unas orejas, o nuestra apariencia física. Somos momentos, instantes en los cuales la gente logra conocernos y apreciarnos.
Patricia Montaña Betancur Psicóloga Clínica por Colegio Colombiano de Psicólogos pmontanab@gmail.com
¿Cómo saber si es conveniente permitir que un adolescente se realice una cirugía plástica?

“Hay que aclarar que hay una diferencia entre cirugía estética y cirugía reconstructiva. La segunda se realiza cuando hay lesiones, tumores, cicatrices, malformaciones u otras y da la posibilidad al adolescente para mejorar su autoestima. Psicológicamente el impacto de una lesión o malformación es muy grande en el desarrollo emocional del niño o adolescente. Si el caso es de cirugía estética es importante indagar las motivaciones, ya que muchas veces estas razones son conflictos de tipo inconsciente que buscan soluciones en cambios corporales y no en el proceso de construcción de la autoestima y autoafirmación de nuestros adolescentes”.

¿Cómo saber cuál de ellas es la que está solicitando el adolescente? “Cuando los adolescentes quieren hacerse una intervención quirúrgica como la mamoplastia, rinoplastia, liposucciones, la decisión debe analizarse muy bien. Los adolescentes están en formación, están buscando identidad y construyendo su autoestima, lo que se hace todo el tiempo. La familia tiene una influencia importante. A veces los padres, familiares o amigos los presionan. Todo este tema de presión externa de dar una cirugía como un regalo los afecta negativamente. Lo que podemos hacer es contribuir a que se acepten como son y a reconocer sus logros, no por su cuerpo, sino por sus habilidades cualidades y sus cualidades”.

¿Cómo reconocer que el joven quiere realizarse una cirugía porque no está contento consigo mismo? “Hay algunas vulnerabilidades emocionales, estados de ánimo depresivos o ansiosos. Incluso se puede presentar un trastorno dismórfico corporal (exagerada preocupación por las características físicas), que causa esa preocupación excesiva por la imagen corporal. No debe descuidarse nunca el hecho de que querer una cirugía plástica estética puede estar encubriendo la insatisfacción consigo mismo porque aún no hay una identidad sólida construida. Y deben indagarse entonces otras razones para detectar las dificultades que puede estar teniendo en su proceso de maduración psicológico, biológico, social y físico”.

¿Un adolescente que se realiza una cirugía estética lo volverá a hacer en la adultez?

“Es muy difícil saber si lo volverá a hacer. Si la cirugía fue de tipo funcional, para corregir un problema, seguramente no lo hará mas adelante, pero si lo que hay de fondo son rasgos depresivos, insatisfacción y distorsión de su imagen corporal, es porque no esta satisfecho con quien es y como es y es posible que lo siga haciendo en la adultez. Es importante detectarlo e identificarlo para que no se caiga en la compulsión que lo que hace es aumentar la insatisfacción. Si el adolescente está todo el tiempo insatisfecho y además quiere realizarse cambios en diferentes zonas de su cuerpo, estaría la pregunta de si sería una vez, de si le será útil para su autoestima. Hay una diferencia, por ejemplo, en el caso de una niña que ha terminado su proceso de formación y sus senos son muy grandes, entonces quiere hacerse una mamoplastia de reducción por cuestiones de salud y para mejorar su calidad de vida”.
Eduardo Albarracín Cirujano plástico 
Cirujanos unidos de santander 
www.dr-eduardoantonioalbarracin.it/

¿Cuándo es conveniente realizar una cirugía plástica? La cirugía plástica reconstructiva sí es conveniente para los menores de edad, en quienes tengan alguna deformidad adquirida o de tipo congénito, o debido a la secuela de un accidente. Sin embargo, hay casos de cirugías plásticas reconstructivas en las que es preferible esperar cierto tiempo, hasta que termine el desarrollo del menor.

¿Hay algún requisito para realizar una cirugía plástica a un menor de edad? Solo es necesario el consentimiento informado de los padres. No hay norma específica que regule estas cirugías.

¿Qué edad es la más conveniente para realizar una cirugía plástica o estética? Depende del caso. Por ejemplo, hay una cirugía estética que se realiza por deformidades en las orejas en menores de edad y esto le genera una baja autoestima. Esta operación se puede realizar a partir de los 7 años. Pero si se trata de liposucciones para mejorar el contorno corporal, lo más recomendable es que no se realice en la juventud porque el desarrollo aún no ha terminado. En el caso de la nariz, es conveniente esperar por lo menos que pasen los 17, 18 años.

¿Qué se pude recomendar a los jóvenes y a los padres antes de consultar por una cirugía plástica? Lo más recomendable es consultar con un psicólogo para descartar trastornos de la autoestima, o un complejo de imagen. El adolescente tiene que ir con sus padres o en su defecto con los tutores a una consulta y solicitar que se les explique claramente sobre este tipo de cirugías, las complicaciones, los riesgos. Hay que ser muy claros en la madurez psicológica y anatómica del adolescente. Sin embargo, la recomendación es realizar primero un examen psicológico.
 
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...