domingo, 23 de marzo de 2014

temas complejos: CRECE EL FENÓMENOS SOCIAL DEL RECHAZO A SER ADULTO



Los adolescentes eternos, los jóvenes que no quieren o no pueden crecer, independizarse... Un problema a escala mundial


Adolescentes hasta los 40 años
 
Taringa.com

Todos les hemos visto alguna vez por la calle, o puede que en el espejo. Son mayores, pero van en monopatín, llevan camisetas grandes, zapatillas Converse, ... juegan a la Nintendo y tienen estilos y actitudes ante la vida totalmente distintas a las de sus padres a esa misma edad. Nacieron en los años 60 o 70, pero no tienen familia propia. De hecho, mantienen aficiones que probablemente no se podrían permitir si tuviesen hijos. Son adultos, pero viven como niños, (lo cual no deja de ser mucho más positivo que ser un niño y vivir como un adulto). En otros países se habla de fenómeno sociológico, porque cada vez hay más, y se ha inventado una creativa terminología para designarlos. En KINDSEIN hacemos un repaso general al curioso glosario internacional.

La revista TIME los sacó en portada hace unos años. "¿Crecer? No tan rápido", se titulaba el reportaje: «Los sociólogos están empezando a darse cuenta de un cambio permanente en la forma de vivir. En el pasado, la gente pasaba de la infancia a la adolescencia, y de la adolescencia a la edad adulta, pero hoy hay una fase nueva, intermedia en medio del camino».

En España, no parece haber conciencia de este fenómeno, quizás porque alargar la adolescencia, por ejemplo viviendo en casa de los padres, no es ninguna novedad. Según un reportaje de El País, el 30% de los españoles con edades comprendidas entre los 30 y 35 años vive aún con sus padres. El porcentaje llega al 63% si nos centramos en los que tienen entre 25 y 29 años. Y hasta el 95% si tienen entre 18 y 25. Juan Carlos Martínez, un treintañero mileurista —palabra acuñada por Carolina Alguacil en su carta a El País "Soy mileurista"—, ha intentado varias veces independizarse, pero siempre tuvo que volver a casa de sus padres. «No podía salir, ni viajar, ni comprarme ropa, ni nada,... no vivía, sólo sobrevivía. Y yo quería cierta calidad de vida, la que tenía en casa de mis padres. Por eso volví».

En otros países, hasta hace unos años era impensable seguir con papá y mamá después de acabar los estudios, pero las cosas están cambiando. Y el fenómeno ya tiene varios nombres:

Síndrome de Peter Pan. Se refiere a un adulto socialmente inmaduro, irresponsable, rebelde, dependiente, narcisista, manipulador, que niega el envejecimiento y cree que está más allá de las normas de la sociedad. El término apareció por primera vez en el libro del doctor Dan Kiley "The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up", publicado en 1983. No está reconocido como síndrome en el DSM (manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, en EEUU).

Niñulto (Kidult). Persona de mediana edad que participa en actividades diseñadas para los niños. En el libro "Rejuvenile", Christopher Noxon cuenta que muchos visitantes de Disney World son adultos que van sin niños; que el público de entre 18 y 34 años ve más canales como Cartoon Network —dibujos animados— que de noticias, como la CNN o Fox News; o que la media de edad de los jugadores de video juegos es de 29 años y va en aumento. Noxton cree que estas personas «quieren experimentar el tiempo como lo hacíamos de niños, para encontrar algún alivio a la ansiedad que provoca pensar en el futuro».

Noxton señala que hay un resurgimiento de los juguetes retro, como Tarta de Fresa, una muñeca que hizo su primera aparición en los años 80, y que relanzaron hace poco con el lema "¿Quién te iba a decir que tú y tu hija tendríais a la misma amiga?». En España, lo mismo podría decirse de la muñeca Nancy, compañera de todas las babyboomers nacidas en los 60 y 70, y relanzada ahora, en su cuadragésimo cumpleaños.

Adultescentes (Adultescents). Sinónimo de Kidult. Por lo general, son personas adultas que viven con sus padres después de acabar los estudios, que no tienen una motivación clara y que dependen económicamente de sus progenitores. Gastan todo el dinero que pueden en ropa, cine, música, ordenadores, videojuegos o comer fuera.

Twixters. Es la nueva generación de jóvenes americanos que están atrapados entre (betwixt, between) la infancia y la edad adulta. Dependen económicamente de sus padres, y, si trabajan, suele ser con empleos inestables y sueldos bajos.

NEET "Not engaged in Education, Employment, or Training", o "sin estudios, empleo o formación" Este término fue usado por primera vez por el gobierno británico para referirse a los adolescentes de entre 16 y 19 años que lo abandonan todo y hacen lo posible por no hacer nada. Los neets tienen una probabilidad 20 veces mayor de cometer algún delito. El ministro de economía, Frank Field, dijo: «¿Dónde irá a parar Gran Bretaña si este grupo continúa creciendo? Estamos delante de una generación perdida». El término se ha extendido a otros países, como Japón, China y el sur de Corea para un grupo más amplio de edad.

Generación Boomerang. Se llama así a los nacidos entre 1975 y 1986 en los países occidentales, que vuelven a casa de los padres depués de haber pasado una temporada viviendo solos.

KIPPERS
(Kids In Parents' Pockets Eroding Retirement Savings, o 'hijos en los bolsillos de los padres erosionando los ahorros para su jubilación').

Nesthocker. Es un término alemán. Literalmente, significa ocupadores del nido.

Mammones. Es el neologismo que emplean los franceses. Se refiere a los niños de mamá.

Bamboccioni. Es un término italiano que se utilizó, en octubre de 2007, el entonces ministro italiano de Economía, Tommaso Padoa-Schioppa. Bautizó así a las personas de entre 20 y 30 años que todavía viven con sus padres. «Mandiamo i 'bamboccioni' fuori di casa», fueron sus palabras en el Senado ("Echemos a los bamboccioni fuera de casa" «Incentiviamo a uscire di casa i giovani che restano con i genitori, non si sposano e non diventano autonomi. È un'idea importante.» (Animemos a salir de casa a los jóvenes que están con sus progenitores, que no están casados y que no son autónomos. Es importante.)

Tanguy. En 2001, se estrenó una película titulada Tanguy. Trata de un joven de 28 años que vive con sus padres y no parece tener ganas de abandonar las comodidades del hogar. La película describe tan fielmente el fenómeno sociológico que, hoy en día, el idioma francés ha adoptado la palabra tanguy para describir a estos jóvenes.

Puer Aeternus. Es latín. Quiere decir Niño Eterno. En la mitología griega, se refiere a un dios niño, joven para siempre. En psicología, designa a un hombre adulto que lleva la vida emocional de un adolescente, normalmente muy dependiente de su madre. No admite restricciones ni límites, y pelea por conservar su libertad e independencia.

Solteros parásitos. En Japón, se les llama "Parasaito shinguru". Es otro término para las personas adultas que viven con sus padres. Es el tanguy japonés. El primero en usar el término fue el profesor Masahiro Yamada, de la Universidad Gakugei de Tokio, en su libro "La era de los parásitos solteros", publicada en 1999. Yamada les echa la culpa de la baja natalidad en Japón.

Freeter. Otro neologismo japonés, acuñado hacia 1987 a partir de las palabra inglesa free (libre) y la alemana Arbeiter (trabajador). En japonés, se pronuncia: furita, freeta o furitaa. Designa a personas de entre 15 y 34 años que viven en casa de sus padres después de acabar sus estudios y que saltan de trabajo en trabajo en lugar de buscar uno estable. A principios del siglo XXI, el número de freeters comenzó a aumentar en Japón. Se estima que en 1982 había medio millón. En 2003, la cifra había subido a 2,17 millones. Se teme que esta generación de jóvenes desmotivados perjudique el futuro de Japón, y el gobierno ha tomado medidas para evitarlo ofreciendo ayudas a las empresas que contraten freeters a tiempo completo.

Según el Instituto Japonés de Trabajo, los freetes se dividen en tres grupos:

—los que no saben lo que quieren hacer para ganarse la vida.

—los que no tienen otra opción que tener un trabajo inestable mientras buscan uno definitivo

—y los que persiguen un sueño, y trabajan a su manera siguiendo un objetivo.

Masahiro Yamada, sin embargo, piensa que todos los freeters son "soñadores" y una "fuente de mano de obra barata".

El fenómeno está extendido y los expertos en márqueting han descubierto el filón. Ser muy joven está de moda y los adultos consumen productos "infantiles": desde las hamburguesas, los cómics o los videojuegos hasta los coches que parecen de juguete, como el Mini o el Volkswagen escarabajo. Algunos dicen que esta actitud provoca un "atontamiento cultural"; otros, que es un triste rechazo del concepto de adulto, que se ve como algo desfasado o irrelevante. Hay quienes lo atribuyen a un aumento del miedo tras el atentado del 11-S. «La nostalgia por la infancia puede parecer inocente, pero es un síntoma de una profunda inseguridad sobre el futuro», dijo Frank Furedi, un controvertido profesor de sociología de la Universidad de Kent, en el Reino Unido, al diario británico The Guardian.

Otros especialistas, como Jeffrey Arnett —psicólogo de la Clark Universidad de Worcester, Massachusetts, en Estados Unidos— defienden a estos jóvenes. Según Arnett, los twixters (o tanguys o freeters,...) son unos incomprendidos, y, en realidad, se toman el futuro tan en serio que pasan todos esos años eligiendo con cuidado el camino más adecuado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...