viernes, 1 de noviembre de 2013

investigaciones: QUE LOS ADOLESCENTES TENGAN CINCO COMIDAS

Para los españoles eso de no saltarse el desayuno es vital...

5 comidas al día reduce el riesgo de obesidad en adolescentes

5 comidas al día reduce el riesgo de obesidad en adolescentes
 
El Sol de la Florida
 
Según un reciente estudio finlandés, basado en análisis hechos a más de 4.000 participantes, al incluir regulamente en una dieta diaria cinco comidas -desayuno, almuerzo, cena y dos snacks cada día- es posible mejorar la situación contra el sobrepeso y la obesidad.
Y eso funciona incluso entre los que tienen una predisposición genética a la obesidad.
La recopilación de los datos para este estudio se inició desde antes de nacer cada participante, que luego fue “seguido” en su salud, dieta y peso hasta la edad de 16 años. Y los artículos científicos con los datos originales fueron publicados en revistas respetadas como el International Journal of Obesity, y PLoS ONE.
El objetivo del estudio era identificar los grandes factores de riesgo que existen en los los primeros años de vida, relacionados con la obesidad. E investigar la asociación entre la frecuencia de comidas, la obesidad y la aparición del síndrome metabólico.
Además también querían revisar la hipótesis de si variar la frecuencia de comidas diarias tenía algún efecto modulador sobre las personas cuya genéticas la predispone a la obesidad.
 
BUENA HIGIENE ALIMENTARIA
De acuerdo con los resultados del estudio, seguir un patrón regular de cinco comida al día se asoció con una reducción en el riesgo de sobrepeso y obesidad, en ambos sexos y con un menor riesgo de obesidad abdominal en los niños.
Por otra parte, esta forma de alimentarse en forma ordenada y regular atenuó el efecto de incremento de índice de masa corporal debido a la influencia genética.
 
MEJOR DESAYUNAR
Y no solo eso: también se comprobó que saltarse el desayuno se asoció con un mayor índice de masa corporal y un aumento en la circunferencia de la cintura.
Otros de los elementos encontrados que ayudan a dar tips saludables, es que el aumento de peso materno -de más de siete kilos- verificado durante las primeras 20 semanas de embarazo aumenta el riesgo de obesidad en los chicos.
Claro que la obesidad materna antes del embarazo era un factor de riesgo más importante que el aumento de peso durante el embarazo.
Por otra parte, la obesidad paterna antes del embarazo era casi tan importante como la obesidad materna, media en tanto factor de riesgo para la obesidad hijos durante la adolescencia.
El riesgo de obesidad fue sorprendentemente alta en adolescentes cuyos padres tenían un IMC de 25 o más durante el período de seguimiento de 16 años.
 
TABAJO FAMILIAR
“Estos resultados sobre el peso y la influencia del medio familiar subrayan la importancia de adoptar un enfoque integral sobre la familia para poder prevenir la obesidad infantil” resumió la coordianadora del estudio, Anne Jääskeläinen al presentar los resultados en la Universidad del Este de Finlandia.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...