viernes, 15 de marzo de 2013

realidad en vivo: CUANDO LOS FALLOS QUEDAN EN LA RED...

ahora los errores se pagan más caros. Es fácil que estén en la red antes de que nos demos cuenta. Quizá sea hasta positiva esta "conciencia colectiva"... Pero qué peligro si se ve con ojos duros, inmisericordes, hipócritas.

 

Adolescentes, sexo, alcohol y cámaras: una mezcla peligrosa


 

De izquierda a derecha: Adam Nemann, abogado defensor; su cliente, Trent Mays, de 17 años; Ma'lik Richmond, 16 años; y su abogado defensor, Walter Madison, escuchan un testimonio durante el juicio de Mays y Richmond, quienes están acusados de violar a una joven, el jueves en Steubenville, Ohio.
 
De izquierda a derecha: Adam Nemann, abogado defensor; su cliente, Trent Mays, de 17 años; Ma'lik Richmond, 16 años; y su abogado defensor, Walter Madison, escuchan un testimonio durante el juicio de Mays y Richmond, quienes están acusados de violar a una joven, el jueves en Steubenville, Ohio.
Keith Srakocic / AP





El juicio en Estados Unidos de dos estudiantes acusados de violar a una joven borracha que “merecía ser meada encima”, un caso famoso en las redes sociales tras un impactante video, vuelve a poner el foco en la peligrosa mezcla de adolescentes, sexo, alcohol y cámaras.
Aunque el video y una foto de dos adolescentes de escuela secundaria levantando a una joven inconsciente de 16 años por las manos y los pies son chocantes, están lejos de ser únicos.
Miles de jóvenes se vieron metidos en un infierno después de que imágenes sexualmente explícitas y otros videos humillantes fueron distribuidos en las redes sociales como reguero de pólvora.
La tentación de documentar momentos embarazosos -o incluso potencialmente criminales- es difícil de resistir para los adolescentes de la era digital, que llevan un smartphone en el bolsillo todo el tiempo.
Es un problema complejo para los padres, educadores y policías, que tienen que distinguir entre simples devaneos juveniles y delitos como extorsión, hostigamiento o producción de pornografía infantil.
La mayoría de las imágenes empiezan como resultado de una experimentación juvenil para compartir con una novia, un novio o un amigo. Otras surgen como una broma.
Hasta que alguien hace clic y el supuesto juego adolescente es magnificado por internet, generando una ola de insultos y abusos.
Y puesto que las imágenes quedan online para siempre, la victimización realmente nunca termina.
“Tenemos chicas -de 16, 17, 18 años- que nos dicen ‘Estoy pensando en el suicidio. No puedo conseguir sacar mis fotos de este sitio’”, dijo James McGibney, fundador de bullyville.com, que tiene como objetivo ayudar a los adolescentes y adultos hostigados.
Uno de cada seis adolescentes estadounidenses de entre 12 y 17 han recibido una foto o un video con un desnudo sexualmente sugerente o un semidesnudo de alguien que conocen, según un reciente estudio realizado por el Pew Research Center.
Ese número aumenta a uno de cada tres adolescentes de entre 16 y 17 años, a pesar de que sólo 2 por ciento de los chicos admitió haber enviado alguna vez una foto sugerente de sí mismos.
“Lo importante que hay que recordar sobre esto es que no hace falta que muchas personas en la comunidad envíen las imágenes para que sean ampliamente compartidas”, dijo Amanda Lenhart, directora de la investigación de Pew sobre los adolescentes y la tecnología.
Esto hace que para la generación actual crecer sea mucho más difícil de lo que fue para sus padres.
“En el pasado, una indiscreción en una fiesta habría sido vista por muy pocas personas. Podía quedar en eso, ser ocultada, se pedían disculpas y uno seguía con su vida”, dijo Lenhart.
“Ahora puede ser difícil escapar del pasado”.
El caso de violación de Stubenville, Ohio (norte de EEUU), no fue precisamente una indiscreción juvenil. Pero el hecho de que los chicos compartieran las fotos que tomaron después de retirarle la ropa a la joven y que la historia se haya difundido como se difundó sin duda hará que a ella le sea más difícil recuperarse.
“Puede haber impactos serios en los casos donde ha habido una victimización sexual y además las imágenes se comparten”, dijo Patti Agatston, coautora del libro “Cyber bulling: Bullying in the digital era” (Acoso cibernético: Acoso en la era digital).  

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/03/14/1430866/adolescentes-sexo-alcohol-y-camaras.html#storylink=cpy

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...