martes, 13 de noviembre de 2012

temas complejos: ESPÍRITU POSITIVO EN LA EDUCACIÓN DE ADOLESCENTES

El periódico ABC sacó hace unos días este interesante artículo con consejos para transmitir un ambiente positivo en casa, a los adolescentes. No se trata de evadirlos de la dura realidad, al contrario, se trata de darles las herramientas adecuadas para afrontar las dificultades.

 

Guía para fomentar el optimismo en los adolescentes

Los expertos aconsejan transmitir mensajes positivos a los jóvenes a pesar de la crisis

 

Guía para fomentar el optimismo en los adolescentes
j. alfonso


Caras largas todo el tiempo, malas contestaciones y una visión, por lo general, negativa de la vida. Por esta fase pasan la mayoría de adolescentes, que se encuentran, explica la psicóloga Marina Martín-Artajo, en la llamada «posición depresiva», donde tiene lugar «una hiperconciencia de la realidad y de los recursos propios que uno tiene para adaptarse a ella». «A esas edades les cuesta mucho equilibrarse del todo solos, por lo que necesitan algo de apoyo que les ayude a tener en cuenta también el otro lado de la balanza, el lado positivo o bueno de las cosas y sus ventajas», explica.
Pero con esfuerzo y empeño es posible, según el psicólogo, pedagogo y escritor Bernabé Tierno, autor de numerosos libros, entre ellos «Educar en la adolescencia». Para este profesional, ser optimista no es ser un tonto iluso, al contrario de lo que mucha gente piensa. La persona positiva es, asegura, «sobre todo realista, y decide afrontar los problemas con la cara más optimista, con decisión, dejando atrás el pasado y viviendo el presente sin lamentaciones». Martín-Artajo también hace hincapié en que ser positivo es «tener una visión más completa de la realidad y relativizar las experiencias».

Herramientas para los padres

Entre las herramientas que existen para aprender a ser más positivo están, continua Tierno, «el hacer uso del sentido del humor, expresarnos en un lenguaje positivo y con amor, sonreír... Y casualmente, el mejor ejemplo que se les puede dar a los hijos para que ellos aprendan a ser más positivos es nuestro comportamiento en familia. Si nosotros somos positivos, alegres, valientes y con autoestima... ellos serán lo que vean reflejado en nosotros mismos».
Es lo que Ángel Peralbo, director del área de adolescentes del gabinete Álava Reyes Consultores, llama «la neurona espejo». «Las emociones negativas se transmiten casi de forma automática al que está enfrente. Así que si el adulto (en este caso los padres) intentan relajar el ambiente, es muy probable que el adolescente lo haga también. ¿Cómo pueden lograrlo? Haciendo un esfuerzo por generar emociones positivas, hablando más despacio, de manera tranquila, y si pueden, aunque esto ya es para nota, con sentido del humor».

Cuando el paro acecha

Es cierto que ahora la situación económica y quizá de paro de muchos progenitores lo pone todo en principio más difícil, pero, aun en estas circunstancias, o mejor aún, matiza Peralbo, «en estas situaciones es cuando los padres deben involucrar a los hijos y no apartarlos de sensaciones negativas. Y a la vez que se les hace partícipes, se les tiene que transmitir una sensación de optimismo y seguridad de que vamos a seguir adelante, porque así aumentarán también las probabilidades de sobrevivir frente a la adversidad».
Además, concluye Tierno, «siempre habrá crisis y problemas, así que lo mejor es que los jóvenes aprendan cuanto antes a ser optimistas vitales, con autoestima, resiliencia y capacidad de buscarse la vida».
 
 

Recomendaciones útiles


Elena Escribano, psicóloga del Gabinete Álava Reyes Consultores, explica que para enseñarles a ser más positivos es necesario que los chavales tengan un modelo donde se puedan mirar. Estas son sus recomendaciones:
—Generar dentro de la familia un clima emocional favorable.
—Practicar la sonrisa y el buen humor.
—Los padres deben reconocer y expresar de manera adecuada sus emociones.
—Los hijos deben aprender cuando sus padres salen fortalecidos de las situaciones adversas, al observar de ellos una actitud positiva.
—Fomentar emociones positivas como la alegría, el buen humor y la esperanza.
—Manifestar amor por el hijo.
—No sobreprotegerle.
—Apreciar sus aspectos positivos y recalcar sus capaciedades y no sus carencias.
—Enseñarle que las adversidades son temporales: «todo pasa».
—Mostrarle que los errores son una oportunidad de aprendizdaje.
—Tener cuidado en la forma que corregimos al joven: un padre optimista ve en los problemas de sus hijos oportunidades para crecer.
—Cuando nuestros hijos se expresen en términos negativos como«no puedo»... «no seré capaz», «es demasiado difícil», «soy tonto», «soy feo», podemos ayudarles a ver los problemas desde una visión positiva. Hacerles ver que el uso de palabras como «siempre, todo, nada o nunca» impide el cambio y el bienestar emocional.
—Es importante mirar a nuestros hijos como son y no como «quisiéramos que fueran». Es importante aceptarlos, ellos tienen sus gustos con respecto a su ropa, música, gustos... y es un error intentar imponerles los nuestros.
—Disciplinas y normas también son necesarias. Deben ser normas justas, conocidas y negociadas, el no cumplimiento de la norma debe ocasionar un resultado conocido y acordado con él del que los padres seremos consecuentes.
—La comunicación es vital. Lo esencial es escuchar de verdad, sin interrumpir y conocer lo que realmente es importante para nuestro hijo.
—Un niño tratado con respeto, justicia y afecto aprende a quererse y a querer más a los demás, y será un niño por tanto más optimista y feliz.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...