lunes, 30 de julio de 2012

realidad en vivo: VACACIONES CON HIJOS ADOLESCENTES


Los expertos recomiendan buscar actividades donde todo el mundo se sienta a gusto al menos un rato

Día 28/07/2012 - ABC.es
Vacaciones con hijos adolescentes
Tu hijo ha dejado de ser el niño adorado de tus ojos para convertirse en un ser que solo sabe refunfuñar y horrorizarse cuando tiene noticias de tus planes veraniegos. Las vacaciones con hijos adolescentes suponen un verdadero reto para muchos padres. De hecho, a veces supone la primera fisura en familia. Y cada vez se produce a edades más tempranas. Antes ocurría a los 16 o 17 años. Ahora los hay que con 13 o 14 ya quieren veranear por su cuenta, comenta Ángel Peralbo, director del área de adolescentes del Centro de Psicología Álava Reyes. «Se ha adelantado el inicio de todas las conductas de riesgo, como el consumo de sustancias, sexualidad... y, como no, también la de romper con los padres. Para estos últimos, este tránsito es muy doloroso, pero no hay que preocuparse, es una respuesta típica de los adolescentes. Hay que asumirla, y actuar en consecuencia», explica este psicólogo.
¿Qué hacer entonces para tener las vacaciones en paz? Cuando llega esa edad en la que es difícil completar un verano entero en compañía de los hijos lo importante es empezar por rebajar las expectativas, prosigue Santiago Miranzo, mediador del CAF de Majadahonda de la Comunidad de Madrid. «No puedes cambiar a tus hijos, pero sí puedes cambiar la forma en la que te tomas su actitud, minimizando así las posiblidades de que te arruinen la vida».

Listado de aficiones

Después, prosigue Peralbo, lo más recomendable es negociar. «No recomiendo la unilateralidad, aunque a veces no haya otro remedio. Por contra, pienso que la política de pactos con los adolescentes funciona. Lo ideal es que todos se sienten a hablar lo más sensatamente posible, y vean con qué opciones cuentan. Y si es posible, que encuentren soluciones que atiendan a todos». Una buena idea para poner esto en práctica, añade Miranzo, es comenzar por meditar las prioridades de todos los integrantes de la familia. Un buen truco es, explica, marcar y planificar los objetivos en una lista. «Se puede hacer una puesta en común de las aficiones o de las cosas que a todos nos gustaría hacer, y extraer un compendio de actividades en las que todo el mundo se sienta a gusto al menos durante un rato». Otra de las recomendaciones de este mediador familiar pasa por llevar al lugar de destino algo que haga la estancia del adolescente más feliz. «Cualquier cosa que le ayude a sobrellevar el tiempo y le permita tener sus espacios. Incluso invitar a un amigo del chaval a pasar unos días».
En todo este proceso, concluye el director del área de adolescentes del Centro de Psicología de Álava Reyes, cobra especial relevancia la actitud de los padres. «Partiendo de la base de que la pareja no siempre estará de acuerdo, esta deberá tener la astucia de no discutir todo lo anterior en público». Pero como dice Miranzo, «lo que no se ha hecho durante el año no pretendamos arreglarlo en quince días. Es muy importante sacar tiempo a lo largo del curso para hablar con nuestros hijos», concluye.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...