sábado, 2 de junio de 2012

las reseñas de Mine: ¡ADOLESCENTE!, LA VIDA ES SUEÑO




Al volver a leer el clásico libro de Calderón de la Barca, uno de mis favoritos, no puedo menos que pensar en la vida de los adolescentes.

La historia comienza con Segismundo encerrado en una torre solitaria y lejana. Castigado por su propio padre que, por temor a una profecía, prefiere deshacerse de su hijo antes que enfrentar la realidad. Segismundo se vuelve así en un joven que no conoce nada de la vida más que su torre y su guardián, Clotaldo, que le acompaña en todo momento. Pero esto no apaga en él el anhelo de ser feliz, propio de todo ser humano.

Pasan los años y su padre decide darle una oportunidad para probar si realmente será el monstruo usurpador que dice la profecía. Segismundo es llevado al palacio mientras duerme y allí recibe una explicación de su exilio en la torre. Reacciona de forma violenta, como es de esperar de alguien a quien le ha sido robada su vida. Y ese comportamiento hace que su padre lo devuelva a la torre pues... Su hijo es tal como había sido predicho.

Clotaldo, cuya figura es aquella de quien acompaña y enseña a Segismundo, le dice, con suavidad, que la verdadera vida es la eterna y que a ella sólo se llega haciendo el bien. Siembra así una semilla de bondad en el corazón del joven que despierta de nuevo en su torre, donde Clotaldo le dice que todo ha sido un sueño. Y es en este momento donde Segismundo entra en diálogo con su realidad y con las preguntas que lleva en su interior. Dando lugar así a uno de los monólogos más famosos del libro: ¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

La historia termina con el pueblo proclamando a Segismundo como heredero legítimo del trono y sacándolo de la torre para que ocupe su lugar. Segismundo, sabiendo que ya no es un sueño sino una realidad, acepta y opta por vivir haciendo el bien, tal y como se lo enseñó Clotaldo.

La adolescencia es una época llena de sueños, de ilusiones y no siempre son comprendidos ni alentados. Como Segismundo, el adolescente se pregunta por el sentido de la vida y la compara con los sueños que tiene. Vivir la vida como si fuera un sueño es vivirla con ilusión y con el anhelo de alcanzar grandes ideales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...