viernes, 29 de junio de 2012

realidad en vivo: AUTODESTRUCCION ADOLESCENTE

Proliferan las conductas suicidas entre menores y adolescentes

Los especialistas dicen que han atendido casos de niños de entre 8 y 10 años. Cómo explican el fenómeno desde la psicología y la sociología. Señales de alerta que las familias no deben desatender.
24-06-2012
Paola Alé
diariouno.net.


Un niño de tan sólo 8 años encaramado en el techo de su casa amenazando con tirarse es lo que motiva esta nota. Puede que sea tan sólo un intento fallido de autoeliminación, pero la existencia de este tipo de situaciones debe, al menos, desencadenar una serie de interrogantes. ¿Qué motiva la necesidad de autodestrucción de un chico tan pequeño? ¿Qué indicadores no fueron vistos ni tenidos en cuenta por los adultos que lo rodean? ¿Qué situaciones sociales van gestando un acontecimiento de estas características? El licenciado Piedro Piemontesi, coordinador del Servicio de Atención Telefónica en Crisis (SATEC) y una de sus colaboradoras, la psicóloga María Dolores Rivas, intentan explicar este fenómeno.


Niños autodestructivos
Se sabe que las ideas suicidas, los intentos e, incluso, los casos en los que estas prácticas llegan a concretarse son la tercera causa de muerte en adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años (ver aparte). Sin embargo, en los últimos años han comenzado a aparecer conductas suicidas o fantasías de autoeliminación como la relatada al comienzo de esta nota.

Los especialistas manifestaron que si bien no es frecuente que ocurra esto, que ya haya sucedido al menos una vez, es preocupante. También lo es la proliferación de conductas autodestructivas a temprana edad.

Por conductas autodestructivas se entiende todas aquellas que como consecuencia le generan un daño a la persona. “Es todo lo que el individuo realiza por sí mismo, por propia voluntad, con la finalidad de producirse un daño”, señala Piemontesi. Estas prácticas pueden ocasionar lesiones, golpes, intoxicaciones, cortes, juegos peligrosos –como el shocking game o ahorcamiento con la corbata–.

Lo importante es intentar explicarse por qué ocurren estas prácticas.


Las causas
¿Por qué se produce este fenómeno? Según Piemontesi, el motivo está ligado a cuestiones sociales. El proceso de globalización lleva cada vez más a los integrantes de una sociedad a masificarse en una serie de normas y de reglas. Paradójicamente, el proceso masifica pero desapega, conecta pero desconecta.

Los grupos sociales ya no tienen como referencia un espacio, no se identifican con un grupo como el club o los amigos. En tiempos de globalización está, por ejemplo, el shopping, y está para todos: desde el niño hasta el octogenario.

Otro aspecto importante es la ausencia de reglas y la falta de referentes. “Todo el mundo come lo mismo, se viste con lo mismo, vive lo mismo”. En este contexto, un niño se vuelve adulto y un adulto, adolescente. “No hay una identificación acorde con la etapa que uno está viviendo. Esta masificación lleva, inevitablemente, a la soledad.

De modo concomitante, crecen las adicciones, los accidentes, se incrementan la vida nocturna y el vagabundeo. En definitiva, esto se traduce en falta de sentido”, sostuvo el licenciado.

Para el sociólogo Héctor Castagnolo, desde hace más de 15 años, se comenzaron a poner en valor en la sociedad prácticas que se relacionan con el autocastigo, la rudeza, el golpearse, el soportar el dolor, porque quien realiza esas prácticas pone en escena su rudeza ante los demás. Lo que caracteriza el cambio de conducta de los sujetos desde los ’90 en adelante es la puesta en valor de disciplinas vinculadas con el dolor, el sufrimiento, en pos de lograr capacidades superiores al de cualquier competidor dentro de su vida. Insertos en una sociedad que pone en valor este tipo de prácticas, además de la ausencia de sensibilidad, son un caldo de cultivo para que sucedan este tipo de situaciones. A eso hay que sumarle padres ausentes, consumidos por dos o tres trabajos y en sintonía, una época en la que el consumo es el valor supremo.

En otro sentido, Castagnolo hace alusión a la conformación del universo simbólico de estos chicos, que crecen en medio de juegos virtuales donde “descuartizarse” es una conducta común, donde desaparecen los límites entre la vida y la muerte. “Si los zombies resucitan en cualquiera de esos juegos virtuales, no es de extrañar que un niño de ocho años que tiene ideas de autoeliminación, crea que puede “resucitar” tal como lo hacen los personajes de los juegos a los que está acostumbrado a jugar”, señaló.


Conductas a tener en cuenta
El licenciado Piemontesi mencionó algunas conductas en los más chicos que conviene no desatender. En primer lugar, cualquier aviso de autoeliminación es importante y es necesario dejar de lado el mito de “si lo dice, no lo va a hacer”.

Otros aspectos importantes son el aislamiento, la baja en el rendimiento escolar, el aumento de conductas de riesgo o de prácticas sociales agresivas, los cambios repentinos de carácter y los episodios de insomnio.

Lo importante, si se detecta alguna situación de este tipo, es saber pedir ayuda.
 
 
 

jueves, 28 de junio de 2012

realidad en vivo: ¿LOS ADOLESCENTES HUYEN DE SOCIALIZAR?

¿Sólo la mitad prefieren socializar en vivo...? Bueno, algo es algo, pero no nos quedemos con la idea de que la cosa va fenomenal...


 Por AFP 27 de Junio de 2012 

 WASHINGTON. La mitad de los adolescentes estadounidenses prefiere pasar tiempo con sus amigos en el mundo real en lugar de internet, a pesar de pasar mucho rato en línea, según un estudio publicado el martes.



El 90% de los adolescentes de 13 a 17 años encuestados entre febrero y marzo por Common Sense Media, un grupo de investigación con sede en San Francisco, California (oeste), dice usar las redes sociales.

Las tres cuartas partes tiene una cuenta a su nombre (Facebook es por lejos la más elegida), y el 51% se conecta por lo menos una vez al día.

Sin embargo, el 49% afirma que prefiere ver a sus amigos en persona, más que nada porque “es más divertido” y porque “de esa manera uno puede entender mejor lo que realmente quieren decir”.

El 33% de los encuestados dice preferir enviar mensajes de texto, el 7% utiliza las redes sociales y el 4% llama por teléfono.

“Los adolescentes ven la tecnología como un medio de comunicación adicional en lugar de un sustituto”, dijo a la AFP la especialista Victoria Rideout.

Rideout dijo que el estudio de Common Sense Media, titulado “Medios sociales, vida social: cómo los adolescentes ven sus vidas digitales” y basado en entrevistas en línea a 1.30 adolescentes, revela que los adolescentes pueden ser usuarios más inteligentes de los medios de comunicación social de lo que comúnmente se cree.

Si bien el 52% cree que las redes sociales refuerzan las amistades, el 43% dice que les gustaría de vez en cuando evitar las redes sociales y el 41% se describe como “adicto” a sus aparatos electrónicos. Más de un tercio (36%) confiesa incluso que a a veces desea vivir en un mundo sin Facebook.

Por otra parte, el 29% señala que las redes sociales los hacen sentirse más sociables, y el 10% que les hacen sentirse menos deprimidos.








miércoles, 27 de junio de 2012

investigaciones: ENGAÑOS ADOLESCENTES

Si eso pasa en USA ya me imagino en nuestros países latinos... O quizá es al revés. Quizá una cultura menos legalista permite más confianza, más comunicación, menos morbo.

 

Adolescentes en EEUU engañan a sus padres sobre uso de internet (estudio)

Los adolescentes estadounidenses engañan cada vez más a sus padres acerca de adónde van y qué hacen en línea, dijo la empresa de seguridad informática McAfee el lunes en su última encuesta sobre los jóvenes e internet.
En un comunicado, McAfee afirmó que casi la mitad de los padres estadounidenses encuestados cree que sus hijos adolescentes les cuentan todo lo que hicieron en línea.
"Sin embargo, el estudio revela que los adolescentes engañan a sus padres cada vez más: más del 70% de los jóvenes encontraron maneras de evitar la vigilancia de los padres".
Esto contrasta con lo que ocurría en 2010, cuando "sólo" 45% de los adolescentes dijo haber ocultado su comportamiento en línea a uno de sus padres, dijo McAfee, que incluye controles parentales en sus programas de software antivirus para uso doméstico.
Borrar el historial de un navegador de internet, o cerrar o minimizar una página del navegador al ingresar uno de los padres en la habitación, fueron las formas más populares de engañar a mamá y papá, dijo McAfee.
Otras estrategias fueron ocultar o eliminar mensajes instantáneos o videos, mentir u omitir detalles sobre las actividades en línea, usar una computadora que los padres no revisan y un dispositivo móvil con acceso a internet, como un teléfono inteligente.
"Esta es una generación que se siente tan cómoda con la tecnología que supera a sus padres en la comprensión de la web, teniendo conductas que ponen en riesgo su seguridad", dijo el experto en seguridad en línea de McAfee Stanley Holditch en el comunicado.
McAfee entrevistó en línea a 1.004 jóvenes de 13 a 17 años, y a 1.013 padres de adolescentes en Estados Unidos entre el 4 y el 29 de mayo. El margen de error global fue de 2,2 puntos porcentuales.
La encuesta también indicó que el 43% de los adolescentes había accedido en línea a violencia simulada, el 36% a temas sexuales, y el 32% a desnudos y pornografía, "a pesar de tener conciencia de los peligros en línea".
Además, el estudio halló que el 15% de los adolescentes había hackeado una cuenta de redes sociales, un 16% reconoció buscar respuestas a exámanes escolares en sus teléfonos inteligentes, y el 20% puso fin a una amistad a causa de algo vinculado con una cuenta de red social.


lunes, 25 de junio de 2012

sobredosis semanal: LO MEJOR DE LA VIDA





¿Hay algo mejor?


¿Hay algo mejor que tu intimidad?

¿Saberte siempre a mi costado?

¿Que me perdonas a cada rato?

¿Que a pesar de todo me amas?

¿Que estás por mí en cada lado?

¿Hay algo mejor que decir: “te amo”?

domingo, 24 de junio de 2012

realidad en vivo: EL LADO OSCURO DE LOS ADOLESCENTES

La noticia lleva varios días saltando. Sigue porque sigue la recaudación, que ya va por el medio millón de dólares... A medida que crece la cifra debería crecer la vergüenza de estos adolescentes... Son jóvenes; ojalá que la experiencia del enorme apoyo a su "agredida" les sirva de lección para toda la vida.


Juntan más de 500 mil dólares para una mujer maltratada por adolescentes

Por María Arce. Clarín.com

Tiene 68 años y es ayudante de un micro escolar. Los chicos de 12 y 13 años la insultaron y acosaron en un viaje. Filmaron un video y lo subieron a Internet: provocó la indignación de la gente que hizo una colecta para que pueda jubilarse.
Las imágenes de la agresión contra Karen Klein que causaron indignación entre la gente.
       
Sólo podría haberse logrado gracias a la fuerza de Internet. Miles de personas se movilizaron por una mujer de 68 años maltratada por adolescentes de un colegio. Los chicos de 12 y 13 años pusieron a prueba su paciencia, maldad en mano, y la insultaron gratuitamente durante un viaje. Le dijeron de todo: maldita, pobre, fea, gorda. Pero ella aguantó estoica y durante los 20 minutos que dura la agresión ni se quejó. La historia hubiera quedado en anécdota si no fuera porque un alumno filmó todo y lo subió a Internet.
Las imágenes se dispararon por redes sociales y la indignación que provocaron fue tal que un grupo de personas se organizaron vía web para recompensarla. Su idea era juntar 5 mil dólares para que Karen, ese es su nombre, pudiera irse de vacaciones después de ser víctima del bulling. La respuesta fue infernal, en menos de una semana reunieron más de medio millón de dólares.
"Ssólo queremos darle las gracias tanto por su apoyo. Estamos totalmente abrumados por todo el apoyo, así que gracias", escribió Amanda, la hija de Karen Klein, la protagonista de historia. Hasta ahora, unas 23 mil personas se sumaron a la campaña y aportaron dinero.
En el video de la agresión, se puede ver cómo los alumnos de la Greece Athena Middle School se burlan de su apariencia física, su aparato auditivo y su peinado. Incluso, uno de ellos dice que quiere ir a hacer pis a la puerta de su casa. El bulling o acoso es tal que la propia Karen termina a pura lágrima.
La colecta para Karen fue organizada desde Indiegogo, un sitio que se dedica a recaudar fondos para nuevos negocios o emprendimientos. Hasta ahora ha realizado unas 100 mil campañas, pero ninguna tan gratificante como esta: hasta las 18 de hoy, habían recaudado 553.887 dólares para Karen. Los organizadores, incluso, le escribieron un petitorio al presidente Barack Obama para que aplique una excepción y no le descuenten nada por impuestos. En las primeras 24 horas ya habían reunido 187 mil dólares y seguirán recolectando hasta el 20 de julio próximo.
El incidente con la mujer ocurrió el lunes pasado en Greece, cerca de Rochester, en el Estado de Nueva York. Un alumno no tuvo mejor idea que subir el video con los insultos a Facebook y la bronca se disparó: más de 4 millones de personas vieron las imágenes del video al que llamaron "Haciendo llorar a la asistente del autobús". Con la bronca al hombro, un joven identificado como Max S. decidió armar la campaña a favor de Karen, quien no quiso denunciar lo que había ocurrido.
"No toleramos el acoso. El comportamiento es totalmente inexcusable y una clara violación a nuestro código de conducta", dijo la superintendente de Educación de Greece, Deborah Hoeft. Y anunció que habrá sanciones para los alumnos.
Karen tiene 8 nietos y tiene que seguir trabajando –monitoreando a los chicos en el ómnibus- a pesar de haber alcanzado la edad para jubilarse porque necesita el dinero para vivir. "Estaba tratando de ignorarlos, esperando que desaparecieran, pero no funcionó. Créanme, no se fueron a ninguna parte", dijo Karen a los medios locales. "Trato de vivir con algunas de estas palabras, trato, pero es muy difícil", agregó. "Sólo espero que los padres les hablen a esos chicos y les enseñen un poco de respeto", pidió sin ánimo de revancha. Su esfuerzo y paciencia valen oro y desde ahora, más de medio millón de dólares.





sábado, 23 de junio de 2012

videoforum: GANANCIAS DE ESTAR UNIDOS...


                                                       


Simpático video para iniciar una conversación sobre la unidad, el saber vivir, trabajar juntos, afrontar las dificultades acompañados.

El individualismo de nuestra sociedad no siempre valora esto, lo ve a veces como una debilidad.

O quizá la aparente unión y trabajo en equipo es sólo una estrategia para salirme con la mía... y sólo para mí...



click aquí:  ES BUENO ESTAR JUNTOS...







piezas del gran puzzle:NO DAR VUELTAS A LAS COSAS CUANDO NO ES NECESARIO




Se dice, se cuenta.... que un ciempiés andaba muy contento realizando su acostumbrado paseo matutino, hasta que una rana, entre divertida y socarrona, le lanzó la siguiente pregunta:
-"Querido ciempiés ¿cuál pata sigue a cuál?"

¡Y la mente del pobre animal quedó tan confundida, que en la zanja se detuvo sin saber cómo volver a andar!
Cuidado con atrofiarnos de tanto analizar... lo que, simplemente, es natural...





viernes, 22 de junio de 2012

realidad en vivo: EMPRENDEDORES ADOLESCENTES

no juegan a la 'Play', desarrollan aplicaciones

  • Muchos adolescentes han puesto en marcha sus proyectos siendo menores
  • Reivindican un cambio de modelo que valore el esfuerzo y la innovación
  • Reconocen que la edad y el miedo al fracaso son las principales trabas
 Javier Agüera, emprendedor de 20 años creador de GeeksphoneJavier Agüera, durante una de sus ponencias
 Marina Aísa, emprendedora de 16 añosMarina Aísa, emprendedora de 16 años

 

LAURA PRIETO  RTV.es
La mayoría no tienen edad para conducir pero sí su propia empresa o una idea de negocio entre manos. Son adolescentes, pero combinan clases y los exámenes en el instituto con reuniones de trabajo, conversaciones vía Twitter con posibles inversores y conferencias en eventos como Red Innova , uno de los congresos más importantes del mundo sobre Internet, emprendedores y nuevas tecnologías.
Precisamente allí Javier Agüera (@javimaker) hablaba hace unos días de su propia generación como ‘Creadores Conectados’. Viven siempre on-line pero lo hacen de forma natural. Para ellos Internet no es una revolución, ya estaba ahí cuando llegaron.
Es simplemente la extensión natural de su vida offline y el lugar en el que desarrollar sus proyectos y dar rienda suelta a su curiosidad. “No somos peores por ello, simplemente somos una generación diferente”, asegura.
 
Con 16 años Javier montó una tienda de camisetas, luego un estudio de videojuegos y otras dos Startups . Ahora tiene 20 años y su propia empresa de telefonía móvil, Geeksphone, la primera de origen español en fabricar smartphones y la primera en Europa en lanzar un teléfono con el sistema Android de Google. ¿Qué por qué lanzarse a emprender siendo tan joven?

¿Y por qué no?

Esa podría ser su respuesta. Es también el título del libro sobre economía y empresa de Jaime Bravo (@JaimeMAD). Tiene 15 años y es “estudiante y mentor en una incubadora de software.
Ahí conoció a Luis Iván Cuende (@licuende) y Alberto Elías de Ayala (@aeliasnet), fundadores de la empresa Holalabs. Con solo 16 años tienen ya dos productos en el mercado: 'Hola Desk', un escritorio en la nube, y 'HolaIO', una herramienta que simplifica el desarrollo de aplicaciones evitando tener que repetir el trabajo para cada tipo de dispositivo.
Y empiezan a aparecer oportunidades para monetizarlas. “No lo hacemos por dinero, aunque bienvenido sea. Parece que a la gente no le importa lo que puedas ayudar con tus proyectos sino solamente lo que ganes con ello y eso es lo que habría que cambiar”, afirma Luis.

“En vez de jugar a la ’Play’ hago esto”

Con 10 años Alberto Elías “soñaba con montar la empresa más importante del mundo de desarrollo tecnológico”. Su socio, Luis, tenía 12 años cuando creó su propio sistema operativo, Asturix, del que está a punto de sacar la cuarta versión.
“Fuimos los primeros en crear un sistema de acceso por detección facial con webcam, sin contraseña, antes incluso que grandes empresas como Microsoft”, afirma orgulloso.
Aunque asegura que sus amigos empezaron a tomarle en serio cuando vieron que podía ganar dinero, en su caso un premio en metálico como mejor hacker europeo menor de 18 años.
Jorge Izquierdo ( @izqui9 15 años) quería comprarse un Iphone, y decidió tratar de ganárselo haciéndose desarrollador de aplicaciones iOS. Tiene dos en el mercado, 'Ag++enda' y 'Urlate', útil para demostrarle a tu jefe, mediante imagen y posicionamiento en el mapa, que si llegas tarde es porque estás metido en un atasco.
Eso le da algo de dinero, pero él asegura que programar es un hobby. “En vez de jugar a la ’Play’ hago esto. Le dedico las vacaciones y fines de semana, en exámenes no puedo”, afirma. “¿Y has conseguido el iPhone?”, le pregunto. Se ríe: “Me lo trajeron los Reyes”.

Las trabas de la edad y el miedo al fracaso

Encontrar inversores siendo menor de edad no es tarea fácil “en España hay muchas ideas preconcebidas. Cuando llegas a una reunión con un directivo de una gran empresa como Telefónica se sorprenden. En China, Reino Unido o Alemania no es así. Aquí al final ven que sabes de lo que hablas y vas en serio y te aceptan, pero cuesta”, afirma Javier Agüera. “Lo importante es tener una idea y eso te puede pasar a los 16 o a los 50”, insiste.
Néstor Palao (@menpalapps), otra joven promesa de las aplicaciones, coincide: “¿Por qué si estamos haciendo cosas, haciendo un esfuerzo por hacer algo nos cierran puertas por la edad y nos juzgan por ello?
 
Para aprender hay que caerse y cuánto más tiempo tengas para caer y levantarte, mejor”. Él prepara actualmente una aplicación basada en el concepto de guía social de viajes y vinculada a la realidad aumentada, que saldrá al mercado próximamente. Ha puesto mucho esfuerzo en ello y espera que eso tenga su recompensa pero no cree que el fracaso deba ser visto siempre como una desgracia.
Marina L. Aísa (@MarinaAisa) es ejemplo de ello. Todo empezó por su afición a la música anglosajona. “Harta de ver vídeos mal traducidos y con una calidad y diseño pésimos decidí crear un canal de videoclips subtitulados con calidad que permitiesen aprender idiomas”.
Así nació Navhy, y aunque los problemas de derechos con las discográficas impiden hacer de ello un negocio rentable esa idea le ha abierto otras oportunidades “además de otros proyectos, soy la encargada de la promoción gráfica del cantante estadounidente Tony Brown que conocí gracias a Navhy y que me encargó su promoción visual (edición de photoshoots, portadas de albums...)".
"La creatividad, la curiosidad y el compromiso son claves para el futuro y no es posible fomentar la creatividad si hay pánico al fracaso", asegura Javier.
Néstor insiste: “Hay que erradicar de la educación esa cruz que se pone al que se equivoca intentando algo nuevo”. Él fue uno de los primeros alumnos de Iniciador Kids, una iniciativa pionera en España que cree fundamental en ese cambio de mentalidad .

Educar para emprender

La Fundación Iniciador es una entidad sin animo de lucro que pretende allanar el camino a los emprendedores con talleres y actividades dónde compartir conocimientos y experiencias. Y dentro de este proyecto se enmarca desde hace un par de años Iniciador Kids, orientado a niños de entre 8 y 14 años aproximadamente.
Organizan talleres y campamentos donde a través de los consejos de verdaderos emprendedores y básándose en proyectos reales les transmiten una mentalidad abierta a la hora de enfrentarse a un problema y aportar soluciones, fomentan el esfuerzo y la creatividad y tratan de enseñarles que un fracaso no tiene por qué ser siempre negativo, sino una experiencia de la que aprender para emprender de nuevo.
¿Qué tipo de niños acuden? Según José Pico, uno de sus fundadores, algunos son hijos de emprendedores que tienen claro que también quieren serlo. Otros simplemente niños con mucha curiosidad y ganas de hacer cosas para los que esta puede ser una vía para canalizar esas capacidades.
 
“En España los adolescentes nos conformamos con la paga. En Estados Unidos salen a vender limonada. Fomentemos el esfuerzo” asegura Néstor Palao. Porque, tal y como afirma Picó, “no vemos el emprender como el medio para formar necesariamente una empresa sino como un medio para hacer tu sueño realidad, y ese puede ser convertirse en futbolista o bailarina. Emprender es fomentar lo que rodea a tu sueño”.
Quizá por ello y a pesar de los prejuicios y las dificultades todos los protagonistas de esta historia se declaran enormemente satisfechos y coinciden con Luis: “Me gusta la vida que llevo, estar aprendiendo y desarrollando ideas. Soy feliz así y son los que nos juzgan los que deberían abrir la mente”.




jueves, 21 de junio de 2012

los jueves con Edu y Marta: LOS PADRES DE ADOLESCENTES


 

Dimensión familiar


1.  Los padres de los adolescentes    HOY

2.  La relación padre-hijo

3.  Una adecuada comunicación

4.  Educar en la sana autonomía

  

1.      Los padres de adolescentes



a)     Especialmente en el caso del adolescente varón, la madre poco a poco pasa a un segundo plano pues el hijo irá rehuyendo de sus caricias y de “sus faldas”. Ella debe ser consciente de esto; no debe interrumpir este proceso. Requiere de la madurez afectiva necesaria, de una comprensión real y de un deseo sincero de ver crecer a su hijo sanamente. Sin duda que, ante la hija adolescente, también a la madre le toca sufrir bastante; con los años se van acentuando los conflictos de rebeldía. De todos modos la niña, en el camino a la madurez, necesita de la comprensión, la cercanía y comunicación con su madre, de manera especial durante la pubertad. Esta situación por la que pasa la madre no debería ser extremamente problemática si la relación con su marido no ha perdido nunca su frescura, si ella ha seguido preocupándose y ocupándose de su marido, si su papel de madre nunca ha suplantado el papel de esposa; y si él está ahí, apoyándole en todo...



b)     El padre, por lo general, también disfrutó la primaria de sus hijos; su relación era cercana, el muchacho estaba en una edad simpática, amigable, eran buenos camaradas; y la niña era su consentida. Ahora que empiezan los distanciamientos el padre debe ejercer una función mayor de guía. Debe apoyar a la madre, defenderla de las impertinencias de los hijos. Por otra parte, le podría resultar fácil irse alejando poco a poco del hijo para entregarse cada vez más a la pasión del trabajo. Es fácil que ante la adolescencia de los hijos vaya refugiándose en sus negocios, perdiendo la comunicación con ellos. Inconscientemente puede volverse indiferente, frío y, si el trabajo no ha ido bien, puede sobrecargarse de tensión y dramatizar las actitudes negativas e inesperadas de sus hijos adolescentes.



c)      Ambos están por los cuarenta años (si es el primer hijo que llega a la adolescencia). La típica crisis de esta edad sólo puede llevarse adecuadamente cuando la comunicación conyugal no ha cesado de ser íntima, afectuosa, en crecimiento continuo. Las dificultades que el hijo adolescente trae a la familia deben ser un estímulo para acrecentar la comunicación, el apoyo y la defensa mutua incondicional. La adolescencia del hijo es, quizá, el momento donde las distancias se pueden acentuar, donde se empiecen a buscar “válvulas de escape”. De todos modos, las mismas dificultades que el hijo empieza a traer a la casa, facilita que los padres vuelvan a poner su atención en la vida familiar. La lejanía del afecto filial debe compensarse con un incremento del cariño. Las caricias deberían volver al seno de la pareja, si es que la niñez gratificante del hijo las había alejado. Los padres deben llevar entre ellos una relación que logre crear una cierta y sana envidia ante los ojos del hijo que se abre a la vida.


d)     A menudo los padres proyectan en los hijos sus problemas. Si la pareja atraviesa un período de crisis, discute y se encuentra en profundo desacuerdo, es fácil que involucre al hijo en estas circunstancias y que cualquiera de los dos trate de ganárselo para chantajear al otro. O lo que ellos no lograron de jóvenes ahora lo quieren ver en el hijo a toda costa…


miércoles, 20 de junio de 2012

investigaciones: COMIDA SANA, ADOLESCENCIA SANA

Los adolescentes que hacen más de cuatro comidas están más delgados

(www.neomundo.com.ar / SINC) Que la clave para prevenir la obesidad es mantener unos hábitos alimenticios saludables no parece nada nuevo. Sin embargo, un nuevo estudio liderado por el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN) del CSIC va un paso más allá.

El trabajo demuestra que ciertos hábitos saludables como comer más de cuatro veces al día en comidas estructuradas o mantener una velocidad adecuada durante ellas se relacionan con una menor cantidad de grasa corporal, independientemente de la actividad física que se realice durante el tiempo libre.

EN DETALLE

Los datos de la grasa se obtuvieron a través de la suma de seis pliegues cutáneos y de la circunferencia de la cintura de 1.978 adolescentes (1.017 chicas) entre 13 y 18 años procedentes de cinco ciudades españolas (Granada, Madrid, Murcia, Santander y Zaragoza).
También se evaluó el papel de la actividad física en el tiempo libre sobre la grasa.
"Para dilucidar cuál es el efecto sobre la obesidad de los hábitos dietéticos es necesario estudiarlos en conjunto con otros hábitos de vida como la actividad física", explica Sonia Gómez Martínez, primera autora del trabajo e investigadora en el departamento de Metabolismo y Nutrición del ICTAN.

COMER RÁPIDO HACE MAL
Los chicos medían y pesaban más, además de poseer un mayor perímetro de la cintura y de comer más rápido durante las comidas. Sin embargo, según el estudio publicado en el Journal of Adolescent Health, la grasa acumulada era menor en ellos.
Asimismo los autores observaron como la influencia benéfica que el consumo del desayuno diario tiene sobre la obesidad puede ser especialmente relevante en los adolescentes varones que no practican ninguna actividad física, ya que los que se saltaban esta comida mostraban los valores de grasa corporal más altos.
"Con los resultados obtenidos se ha demostrado que una de cada cuatro chicas y uno de cada tres chicos españoles tienen sobrepeso o son obesos", afirma Gómez Martínez. Sin embargo, solo el 18,5% de los chicos no practicaba ningún tipo de deporte, frente al 48,5% de las chicas.

NECESIDADES ESPECIALES

La maduración sexual y el aumento de talla y peso son las características que marcan las necesidades nutricionales de los adolescentes, que durante esta etapa aumentan aproximadamente el 20% de la altura que tendrán como adulto y el 50% de su masa muscular y ósea.
Estos procesos requieren una elevada cantidad de energía y nutrientes, de ahí que la alimentación deba estar diseñada para cubrir el gasto que se origina. Durante la adolescencia, son tres los minerales que tienen especial importancia: el calcio, el hierro y el zinc.
Mientras que el calcio es fundamental en el crecimiento de la masa ósea, el hierro interviene en el desarrollo de tejidos hemáticos (los glóbulos rojos) y del tejido muscular, y el zinc en el desarrollo de la masa ósea y muscular. También está relacionado con crecimiento del cabello y uñas.

RECOMENDACIONES SALUDABLES

Entre las recomendaciones diarias para la alimentación de los adolescentes está el tomar tres o cuatro tazas de leche o yogur para aportar calcio, vitamina D y riboflavina; cinco o más raciones de frutas o verduras; dos porciones de alimentos proteínicos magros; de seis a once porciones de cereales, pasta, arroz y patata; y pequeñas cantidades de alimentos ricos en grasa y en azúcar.



las reseñas de Mine: ADOLESCENTES AVENTUREROS




Adolescentes aventureros y llenos de esperanza.

Previendo una terrible guerra que podría acabar con el mundo, un grupo de científicos construyen una ciudad subterránea, Ember, capaz de subsistir durante 200 años. A ella se van 50 parejas de adultos cada una con un niño y una niña y con la estricta consigna de dejar a un lado el pasado y empezar una vida nueva buscando preservar la humanidad.

La historia empieza con la ciudad de Ember en decadencia pues han pasado más de 200 años y la electricidad, única fuente de energía, sufre constantes apagones dejando todo en total oscuridad. Queda poca comida enlatada y todos los suplementos están llegando a su fin. Nadie sabe qué hacer y la mayoría de los adultos y ancianos se resignan a creer que puede haber una solución.

Sólo los adolescentes y jóvenes siguen teniendo esperanza y no se conforman con el rumbo que están tomando las cosas. Así los protagonistas, Lina y Doon, deciden descifrar un misterioso papel que encuentran dentro de un viejo cofre dejado por los constructores. Se dan cuenta que en él están escritas las instrucciones para salir de Ember, algo que nunca nadie había imaginado. Comunican su descubrimiento al alcalde quien no les cree. Y, por lo tanto, ellos mismos deciden actuar sin ayuda de los adultos.

Lina y Doon, por primera vez, se encuentran en lugares subterráneos inexplorados y desconocidos. Descubren una serie de bodegas con lanchas, salvavidas, velas, fósforos y todo lo necesario para emprender un peligroso viaje por el río que siempre ha sido el gran misterio para la ciudad. Aventureros y sin miedo, como todo adolescente, siguen las indicaciones y llegan a la superficie lejos de su ciudad subterránea.

Y, por primera vez, se encuentran con la luz del sol, con el cielo azul y todo lo que había sido negado a tantas generaciones que vivieron en la ciudad de Ember. Linda y Doon, entienden que su misión es regresar y salvar a todas las personas antes de que la ciudad quede en total oscuridad para siempre.

Así, este primer libro de la serie, nos deja con Lina y Doon lanzando un mensaje a la ciudad que está al fondo de la cueva por la que han salido. Y esperando que todos puedan salir y encontrarse con el hermoso espectáculo lleno de esperanza y de vida que ellos han encontrado.


City of Ember
Jeanne DuPrau
• Publication Date: May 2004
• 270 pages
• ISBN-10: 0375822747
• ISBN-13: 9780375822742





martes, 19 de junio de 2012

investigaciones: ATRACONES DE COMIDA

Como en todo, hay que saber leer qué hay detrás de estas conductas

Un estudio indica que el 6,94% de los adolescentes se da un atracón de comida

19-06-2012 / 13:20 h EFE. ABC.es
Un 6,94 por ciento de los adolescentes españoles entre 12 y 18 años reconoce que se ha dado un atracón de comida y, de ese porcentaje, se estima que entre un 1 y un 2 por ciento puede lindar lo patológico en el ámbito de los trastornos de la conducta alimentaria, a falta de un posterior juicio clínico.
Esta es una de las conclusiones de un estudio elaborado por Eduardo Fonseca-Pedrero, profesor del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad de La Rioja (UR), y los profesores de la Universidad de Oviedo Susana Sierra-Baigire, Serafín Lemos y Mercedes Pairo.
Fonseca-Pedrero, en declaraciones a Efe en Logroño, ha añadido que los atracones son patrones desadaptativos de la conducta alimentaria, que se caracterizan, sobre todo, por la sobreingesta "irreflenable" de una gran cantidad de comida en poco tiempo y con una sensación de pérdida de control, sin que luego se intente vomitar.
Este estudio, titulado "Explorando la relación entre las estrategias de afrontamiento y el atracón en adolescentes no clínicos", tenía como fin conocer la tasa de atracones entre los adolescentes y comprender qué formas de afrontar distintas situaciones usaban aquellos que tenían episodios de sobreingesta.
El psicólogo Fonseca-Pedrero (Oviedo, 1981) ha explicado que la investigación consistió en que 1.913 adolescentes de entre 12 y 18 años respondieron a un test y 131 de ellos, el 6,94 por ciento de la muestra, reconocieron que se habían dado un atracón de comida en los seis meses previos al estudio.
Otra de las conclusiones del estudio, ha indicado, es que este tipo de atracones entre los adolescentes españoles pueden asociarse a la forma de afrontar los problemas mediante estrategias de "evitación" o de "huida" y no centradas en afrontar de forma directa una determinada situación.
Ha precisado que estos casos de sobreingesta alimentaria se encuentran entre la población general y puede considerarse como uno de los síntomas, entre otros, de los trastornos de la conducta alimentaria cuando interfieren en el funcionamiento habitual académico o laboral de la persona.
Se ha referido a que las personas que tienen atracones de forma habitual, por ejemplo, una o dos veces por semana, tienen una mayor probabilidad de desarrollar en el futuro un trastorno de la conducta alimentaria, de presentar sobrepeso u obesidad e, incluso, de padecer problemas de salud, tanto mental como física.
El estudio, desde el punto de vista estadístico, no ha evidenciado diferencias "significativas" entre chicos y chicas en el porcentaje de atracones.
Ha aludido a que algunos de los adolescentes que reconocieron que de vez en cuando se dan un "atracón" afrontan las demandas del entorno mediante estrategias más del tipo de autoinculparse, criticarse, no hacer nada, sentirse enfermos, llorar o gritar, que son "comportamientos no orientados al problema per se", ha dicho.
A ello ha añadido que también emplean menos estrategias del tipo abordar el problema de forma eficaz, buscar apoyos sociales, implicarse y trabajar en la búsqueda de una solución o preocuparse por la felicidad futura.
Los autores de esta investigación creen que es importante la prevención a través de la potenciación y el desarrollo de formas eficaces de afrontar los problemas por parte de los adolescentes.
Ello contribuiría a evitar patrones de conducta alimentaria disfuncional que puedan, a la larga, contribuir al desarrollo de patologías alimentarias, como por ejemplo, la anorexia y bulimia nerviosas, ha subrayado Fonseca-Pedrero.
Para él, la prevención de este tipo de hábitos precisa la coordinación de diferentes agentes, como la familia, los educadores, los médicos, los psicólogos y los gobernantes, entre otros.
A ello ha añadido la conveniencia de implantar en los centros educativos programas de prevención que contribuyan a frenar este tipo de comportamientos, por lo que habría que incidir en mejorar y potenciar la autoestima, la imagen corporal, la gestión de las emociones, la ingesta de alimentos sanos y actividades deportivas.
También se ha referido al fomento de una perspectiva crítica hacia los modelos de estética promocionados en la actual sociedad de consumo.



lunes, 18 de junio de 2012

videoforum: UNA INFINIDAD DE POSIBILIDADES EN TUS MANOS ADOLESCENTES



¿Te das cuenta todas las posibilidades que tienes en tus manos?

¿Has hecho la prueba de sacar lo que llevas dentro?

¿Sabes que nadie te puede limitar si tu no quieres?

¿Ya te has dado cuenta que cuesta... que hay que trabajar...?







reflexión seria: FANATISMO JUVENIL POR CULPA DE...

Para los padres fanáticos que vuelven fanáticos a sus hijos...


De la muerte a la vida, enganchado a un balón


Cortesía semanario Alfa y Omega

  
Número siete es el seudónimo de un joven que comenzó jugando en un equipo de barrio y acabó formando parte de un grupo de hinchas radicales cuyo modus operandi era ejercer la violencia a diestro y siniestro después de cada partido. Veinte años después y tras un proceso de conversión, alerta a las familias: la presión de los equipos de fútbol base y de los padres, que quieren que sus hijos sean futuros messis o casillas, puede hacer que los niños -como le ocurrió a él-, terminen confundiendo la violencia con diversión. Éste es su testimonio:

Mi relación con el fútbol se resume en una historia de amor y odio. Comencé a jugar al fútbol a nivel federado cuando cumplí exactamente 10 años. Por entonces, no era más que un chiquillo al que le encantaba hacer regates como los que veía por la televisión y marcar muchos goles para ser el mejor de todos.

Año tras año, recibía ofertas de equipos grandes donde, supuestamente, podía aspirar a algo. Así, durante 8 años seguidos conseguí llevarme el trofeo de máximo goleador de la liga.

Jugar al fútbol era una liberación para mí: me divertía haciendo lo que más me gustaba y, de paso, iba asesinando, poco a poco, al gusanillo violento que revoloteaba por mis adentros. Mi padre era mi mejor aliado, él les gritaba violentamente a los árbitros y yo me llenaba de euforia al descubrir que quería a su pupilo hasta el punto de pelearse con quien fuera por mí.

A los 18 años y tras pasar por varios equipos casi profesionales, tenía una asignatura pendiente. Se llamaba violencia y, por más que intentaba quitármela de encima, seguía brillando con nombre propio en mi historial académico. Sin titubeos ni justificaciones, el fútbol había sacado lo mejor de mí para enseñarme que aquel deporte en el que tanto me divertía tenía muchas sorpresas preparadas para mí. Y no eran buenas...

Mi espíritu rebelde e inconformista no se contentaba con ser uno más del rebaño; quería destacar y, si era necesario, estaba dispuesto a cruzar cualquier barrera que importunase mi camino. En poco tiempo, el fútbol -disfrazado de malas compañías y aderezado con tintes de superioridad- me llevó a integrarme en un grupo radical que despuntaba de todos los demás. Yo me creía superior y eso me bastaba para estar por encima de todos los partidos que había perdido, y de todos los fracasos que habían acompañado mi carrera profesional.

Las peleas a las que me enfrentaba con doce o quince años, y donde un par de rasguños escocían mi orgullo, se convirtieron en batallas campales, acompañadas de carreras improvisadas, enemigos acérrimos y policías enfadados. Recuerdo partidos en que, una vez dentro del estadio, no miraba ni una sola vez el encuentro que disputaban y donde no me importaba lo más mínimo el resultado, ya que el mejor partido se disputaría en la calle tras el pitido final. Lunas rotas, vallas voladoras y porrazos aderezados con alcohol se convertían, partido tras partido, en el pan nuestro de cada ultra.

Era divertido, he de reconocer que lo era. Pero la vuelta a casa y el terrible silencio de la soledad resquebrajaban del principio al final mis sentidos. La adrenalina de cada reyerta escondía un veneno que, en frío, hacía tiritar por completo mi respiración. Podía ver entre espejismos a mi padre gritándome que no podía fallar ese gol, a mi primer entrenador castigándome en el banquillo por romperle la nariz a un contrario, o la mirada abatida de un niño con retraso al que humillé en el colegio delante de todos mis compañeros. Era una obsesión tan grande que, sin quererlo, me comencé a desengañar del fútbol -¡el amor de mi vida!- porque las alegrías que me proporcionaba eran tan efímeras que teñían de negro cada instante en que luchaba por ser feliz.

Soñaba con ser una estrella, y tenía pesadillas por haberme estrellado con la peor de las soledades. Ésa era mi vida, hasta que tropecé con la pistola de un camarada que, gracias a que Dios existe, jamás se llegó a disparar...

Hoy, veinte años después, miro a aquel entonces y tiemblo ante la actitud de tantos y tantos padres que, cada domingo, son capaces de ver cómo su hijo pierde la ilusión de vivir por un simple partido de fútbol. Veo niños llorando por perder un simple partido de aficionados y dejo de ver la palabra fútbol. Entiendo que la pasión y la rabia se apoderen de una inocencia que ronda una pubertad que no conoce, siquiera, de futuros o responsabilidades, pero no puedo tolerar el grito fanático de un padre profiriendo insultos hacia otros niños y pidiendo, incluso, a su hijo que le parta la cara a otro jugador. Es, entonces, cuando el fútbol deja de ser fútbol para convertirse en una guerra de clases y de poder, cuando pedir perdón a un contrario o darle la mano a la conclusión de un encuentro se deja sólo para los partidos amistosos, porque importa más un buen resultado que un rato de diversión sana al lado de amigos y compañeros.

Imagino que hemos llegado a estos límites obsesivos en España porque el fútbol se ha convertido en un deporte rey capaz de desbancar cualquier acontecimiento o circunstancia. Y nosotros, que pagamos unos precios galácticos por cada entrada que adquirimos para ver un partido, colaboramos con ello.

Sin embargo, no todo en el fútbol es malo. Hay valores que acompañan a este deporte y que dibujan la otra cara de la moneda. En mis años como aprendiz de futbolista, he encontrado grandes personas y buenos amigos, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Disfrutar de la victoria es fácil, pero mucho más difícil es aprender de la derrota. Y eso es lo que, al final del camino y al atardecer de la vida, te hace crecer verdaderamente. He de reconocer que perder es lo más duro pero, a la vez, lo más gratificante, al descubrir que, detrás de dos equipos y un balón, se encuentra un trofeo mucho más apasionante: el hecho de vivir para poder ganar y perder.

Yo lo experimenté con el tiempo y por eso hoy, después de correr durante tantos años detrás de una pelota, sigo descubriendo que el mejor tesoro no está en los partidos que jugué, en los triunfos que conseguí o en las derrotas que coseché, sino en la vida que gané y que sólo se conquista amando y respetando a nuestros semejantes. Con la libertad del que ansía ser feliz sin presiones y sin ahogos. Y ése es, verdaderamente, el mejor título del mundo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...