jueves, 29 de marzo de 2012

los jueves con Edu y Marta: LO PSICOLÓGICO-AFECTIVO EN LA ADOLESCENCIA


1. Aspectos generales
2. Cambios en las pautas de la conducta acostumbrada
3. Rebeldías y escapismos
4. Afectividad y definición sexual
5. La transición a la madurez



1.      Aspectos generales

Guste o no, un niño no puede permanecer para siempre en la etapa infantil. Cuando el desarrollo físico llega a determinado punto, se espera que el niño madure psicológicamente y abandone la conducta infantil. Elaborar el cambio desde la infancia a la adultez es una tarea demasiado vasta para un lapso breve de tiempo. Por consiguiente, el niño debe contar con tiempo para realizar el cambio. Esa es la función de la adolescencia. Estos cambios de comportamiento son importantes y acompañan las rápidas alteraciones físicas propias de la adolescencia. A medida que el desarrollo corporal va siendo más pausado, en la adolescencia propiamente dicha, las modificaciones de la conducta también se hacen más lentas.

            Los muchachos se encuentra con más problemas nuevos y con menos tiempo para resolverlos que en ningún otro período anterior de sus vida. Se dan cuenta de que en razón de su apariencia adulta se espera que actúen como tal, pero no saben cómo hacerlo; deben aprender a valerse por sí mismos y a enfrentarse al mundo sin que sus padres y educadores hagan de armadura o parachoques, como lo hacían cuando eran unos niños. Pero no olvidemos que a la vez necesitan y buscan, aunque no siempre explícitamente, el consejo y la guía firme de sus formadores.

            Para los muchachos todos estos cambios no son superficiales. Los cambios iniciales les preocupan y a veces les asustan. Necesitan que se les explique qué les está sucediendo. Muchas veces se sienten culpables por los cambios que experimentan, por falta de una información básica. ¡Cuántos cambios normales en la adolescencia se hacen un problema por falta de conocimiento previo! Cambios físicos que pueden generar problemas psicológicos. Cambios psicológicos que pueden enrarecer el mismo crecimiento fisiológico y, por supuesto, la madurez humana y espiritual del adolescente.

No nos cansamos de repetirlo: es necesario dar una información y formación adecuadas: se trata de prevenir no de adelantar experiencias o acontecimientos. Si el formador no se siente aún capacitado, pida el consejo de expertos. Y más en esta época en que los muchachos tienen fácil acceso a una información desvirtuada en campos como el de la sexualidad o la “rebeldía juvenil”. Conocen cantidad de términos, oyen hablar de “técnicas”, ven “diversos modos” de relaciones afectivas, perciben “actitudes de rebeldía” atrayentes, pero poca gente les explica con serenidad y tino el sentido, el modo de “almacenar y descodificar” esta información, la verdad o falsedad de ciertas relaciones o actitudes. Esta información desvirtuada adelanta cambios, los hace más bruscos, los “problematiza”.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...