sábado, 28 de enero de 2012

piezas del gran puzzle: EL ADOLESCENTE REVOLUCIONARIO



El viejo sufí Bayacid decía a sus discípulos: "Cuando era joven  era revolucionario,  y mi oración consistía en decirle a Dios:  'Dame fuerzas para cambiar el mundo'. 

Más tarde,  a medida que me fui haciendo adulto,  me di cuenta que no había cambiado nada. Entonces mi oración comenzó a ser: 'Señor, dame la gracia de transformar a los que estén en contacto conmigo, aunque sólo sea a mi familia'. 

Pero ahora, que soy viejo, empiezo a entender lo estúpido que he sido. Y mi única oración es ésta:  'Señor,  dame la gracia de cambiarme a mí mismo". Y pienso que  si  hubiera rezado así  desde  el  principio no  habría malgastado mi vida". 


                         
                                                    


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...