sábado, 17 de diciembre de 2011

piezas del gran puzzle: EL DESTINO ESTÁ DONDE LO BUSCAMOS




El ejército japonés se enfrentaba en la segunda guerra mundial con un ejército muy superior. Supersticiosos y fatalistas, los soldados no confiaban lo más mínimo en la victoria.

Entonces su general, Nobunaga, condujo a los soldados  a un templo sintoista y les dijo:  "Vamos a rezar a nuestros dioses y después lanzaremos una moneda al aire para que ellos nos digan si venceremos o no. Si sale cara, la victoria es nuestra. Si no, retrocederemos. El destino nos revelará su rostro."

Lanzó una moneda y salió cara. Los soldados, llenos de ansia de luchar, aún siendo muy inferiores, consiguieron una espectacular victoria.

A la mañana siguiente un ayudante le dice al general  Nobunaga: "Es cierto que nadie puede cambiar el rostro del destino". "Así es", respondió éste, mientras le mostraba una moneda falsa... con cara por ambos lados.

                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...