miércoles, 30 de noviembre de 2011

Temas complejos: TRANSTORNOS DE LA PERSONALIDAD


Por sus rasgos clínicos estos trastornos tiene una propensión elevada a la realización de daños auto-infligidos y al mismo suicidio. Observados los síntomas que presentamos, y el tiempo necesario para confirmar un trastorno, los padres y educadores deben ponerse inmediatamente en contacto con psiquiatras con alta competencia profesional y moral. Entre los trastornos de personalidad más significativos sobresalen:


Trastorno disocial


Provoca deterioro significativo de la actividad social y académica. Con suma frecuencia desarrolla abuso de sustancias y dependencia de ellas, pero no por la llamada vía hedónica, en la que la motivación más importante es la búsqueda de “placer artificial”. Se da un patrón repetitivo de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de otras personas o las normas sociales importantes en esa edad, manifestándose por la presencia de los siguientes elementos (durante al menos doce meses):
o   Agresión a personas y animales: con frecuencia el muchacho fanfarronea, amenaza e intimida a otros; a menudo inicia agresiones físicas; ha utilizado un arma que puede causar daño físico grave a otras personas (bate de béisbol, ladrillo, botella, navaja, pistola, cuchillo, etc.); ha manifestado crueldad física con personas y animales; ha robado enfrentándose a la víctima (ataque con violencia, arrebatar bolsos, robo a mano armada); ha forzado a alguien a una actividad sexual.
o   Destrucción de la propiedad social: ha provocado deliberadamente incendios con la intención de causar daños graves; ha destruido deliberadamente propiedades de otras personas.
o   Fraudulencia o robo: ha violentado la casa o el automóvil de otras personas; a menudo miente para obtener bienes o favores o para evitar obligaciones; ha robado objetos de cierto valor sin enfrentamiento a la víctima (robos en tiendas, falsificaciones de documentos).
o   Violaciones graves de normas: a menudo permanece fuera del hogar de noche a pesar de las prohibiciones paternas, iniciando este comportamiento antes de los trece años; se ha escapado durante la noche por lo menos en dos ocasiones, viviendo en la casa de sus padres o en un hogar sustituto; suele tener repetitivas ausencias de la escuela, etc.

Trastorno de la Alimentación

En la cultura contemporánea los medios de difusión masivos han globalizado un modelo de belleza femenina que en muchas ocasiones se convierte en un objetivo imitativo inalcanzable, este trastorno puede enmascararse detrás de esta propuesta de belleza y se caracteriza por un severo trastorno de la conducta alimentaria que puede adquirir las siguientes formas clínicas:
o   Anorexia nerviosa en la que se presentan los siguientes síntomas: rechazo manifiesto a mantener el peso corporal mínimo; un miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso cuando se está por debajo del peso ideal para la talla; alteración de la propia percepción del peso o de la silueta corporal, creándose una imagen negativa de sí mismo.
o   Bulimia nerviosa que se caracteriza por: atracones recurrentes, en los que el sujeto ingiere en un corto tiempo una cantidad superior de alimentos a los que ingeriría la mayor cantidad de personas en un tiempo similar y en similares circunstancias; sensación de pérdida de control sobre la ingestión de alimentos; conductas compensatorias inapropiadas, repetitivas, con la finalidad de no ganar peso, como son la provocación del vómito, el uso excesivo de laxantes, enemas, ayunos y ejercicios descontrolados. Para diagnosticar este trastorno deben darse estos atracones y  conductas compensatorias al menos dos veces por semana durante un período de tres meses. La autoevaluación esta principalmente influida por el peso corporal del adolescente.

   En la mayoría de los casos se gesta en la adolescencia temprana de las mujeres (11 a 12 años), aunque se suela manifestar uno o dos años después. Generalmente no son procesos independientes, por lo que no es infrecuente la anorexia bulímica. El por qué una adolescente cae en estas enfermedades es difícil de determinar. Son muchos los factores en juego: presión de los estereotipos sociales; desórdenes químicos en el cerebro; miedo a crecer y madurar (como consecuencia de la anorexia desaparece la mestruación y la adolescente adquiere, así, una apariencia más infantil); y, quizá el factor más determinante, el carácter de la familia: padres rígidos y autoritarios, que no permiten la autonomía e independencia propia y necesaria para esta edad, provocan que la chica, por una parte, quiera sentirse con el control, al menos, de su propio cuerpo y, por otra, perciba falta de cariño y aceptación de su individualidad. Los conocimientos sobre el tema son aún insuficientes.


Trastorno esquizofrénico

Enfermedad devastadora que puede, en su debut, tener como primer y único síntoma evidente el suicidio del adolescente. Es un derrumbe psicológico, con diversas sensaciones y percepciones anómalas de cambio del mundo circundante y del propio Yo. Los momentos en los que aún se conserva algún lazo con el mundo no esquizofrénico explicarían el posible desenlace fatal en un adolescente “aparentemente normal”. Esta enfermedad no tiene un cuadro clínico homogéneo, pero algunos síntomas deben hacer que se piense en ella. Los siguientes son los más comunes:
o   Pensamiento sonoro, eco, robo, inserción o difusión de los pensamientos del sujeto.
o   Alucinaciones auditivas que comentan la actividad que realiza el individuo.
o   Ideas delirantes de ser controlado, de ser influido en las acciones, emociones o pensamientos desde el exterior.
o   Alucinaciones auditivas que comentan la actividad que la persona realiza.
o   Ideas de tener poderes sobrenaturales y sobrehumanos.
o   Invención de palabras nuevas que no tienen significado alguno para quienes le escuchan.
o   Asumir por tiempo posturas corporales extrañas o no realizar movimiento alguno.
o   Apatía marcada, pérdida de la voluntad, empobrecimiento del lenguaje o respuesta emocional inadecuada a los estímulos.
o   Pérdida de intereses, falta de objetivos, ociosidad y aislamiento social.
o   Lenguaje incapaz de servir de comunicación con los demás.

o  La vida escolar, las relaciones sociales y el cuidado personal están gravemente comprometidos.


5 comentarios:

  1. No comparto el enfoque de un tema tan complejo. Si lo que el artículo pretende es ofrecer pistas para que los padres estén atentos, creo que se deberían proporcionar una serie de señales y herramientas para identificar un posible trastorno de personalidad y que pueden ser útiles a much@s padres que no entienden porque sus hij@s actúan de una forma determinada a pesar de la formación que les han dado.
    Por otro lado hay jóvenes con trastorno que no llegan a los límites que vosotros exponéis, pero que sufren mucho, y detectados a tiempo, con mucho amor, comprensión y paciencia de los padres (en especial de la madre), pueden salir adelante.

    Anna Plans

    ResponderEliminar
  2. Estimada Ana, ciertamente hay que ver la entrada en un contexto más amplio que vamos poco a poco dejando. Justo lo que pretende es señalar los síntomas para ayudar a identificar un trastorno. Y cuando se habla de transtorno ya se habla de algo serio que requiere tratamiento. Por eso se dice claramente que deben los síntomas prolongarse durante un buen tiempo. Y por supuesto que los padres pueden y deben adelantarse y solucionar la mayoría de las desviaciones... Pero llega un momento en que ya es una enfermedad, en que se escapa de las manos... Eso es lo que esta entrada está explicando...Saludos. P. José

    ResponderEliminar
  3. Apreciado padre, precisamente por ese motivo creo que hay indicadores más concretos que pueden ayudar a un padre intuir que algo no anda bien antes de que empiece a desarrollarse el trastorno y con los que ya es importante iniciar un tratamiento..
    Si permite mi atrevimiento le pondré algunos ejemplos que sirvan para reflejar lo que quiero decir:
    • Falta de adaptabilidad y madurez en su forma de actuar. Lo que les acaba afectando al modo de relacionarse con los demás y con ellos mismos
    • Delante de la frustración o los problemas , como no saben afrontarlos, aprender formas des adaptativas de reaccionar, como por ejemplo manipulando o evadiéndose.
    • Su sensibilidad es muy elevada por lo que cuando experimenta emociones, sean positivas o negativas, son mucho más intensas que en los demás. Esto les provoca un sufrimiento difícil de imaginar y comprender por las personas de su entorno.
    • A menudo actúan impulsivamente. Ojo : no premeditadamente. ¿Por qué? Pues porque como se encuentran presiona@s por sus intensas emociones, les lleva a que les cueste controlar la ira y el enfado.
    • Se presentan a los demás con una “máscara” por miedo a que los demás les vean como son realmente.
    • Aunque posean una inteligencia media-alta, tienen dificultades para aprender de sus experiencias.
    He intentado resumir a grandes rasgos lo que sí forma parte de una persona con trastorno límite de personalidad. Porque si en la familia estamos atentos a estos indicadores tan definitorios, es posible que se pueda “apaciguar” los síntomas que usted postulaba en su escrito.
    Espero que mi humilde aportación sea útil. También quiero transmitirle mi más sincera admiración su labor que sigo a través de diferentes medios.

    Anna Plans

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias Anna, de verdad. ¿Me permite poner todo esto en una nueva entrada? Ciertamente algunas de estas cosas las tengo guardadas para un entrada sobre las características psicológicas de la adolescencia. Pero podemos poner a su nombre una entrada con todo esto ¿Qué le parece? Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. Apreciado Padre,
    Encantada de que pueda ser útil. Si me permite, añadiría que una persona con ese trastorno no puede considerársela como perezosa, frívola, sin sentimientos, que manipule de forma consciente o que le hace falta es mano dura o que sea un caso perdido.
    Es imprescindible que sientan el cariño de la familia, porque en la mayoría de ocasiones sólo aceptan iniciar un tratamiento por ellos. La persona con este trastorno, raramente lo acepta. Precisamente, parece ser que en los casos que acaban en intento de suicidio tienen lugar en su mayoría cuando no se sienten queridos.

    Un abrazo para usted también.

    Anna Plans

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...