lunes, 31 de octubre de 2011

Cuentos que sí cuentan: TRABAJAR EN EQUIPO SIN PROTAGONISMOS

33º eslabón. La historia de uno que no se enteraba de nada.
 
La orquesta filarmónica de Viena se preparaba para un gran debut en Nueva York.

       Dos días antes de la función un miembro nuevo de la orquesta comentaba a un compañero: “Estoy bien orgulloso y algo nervioso. No logro dormir por el gran papel que tengo encomendado. Tengo miedo de estropear el concierto”.
 
El compañero le recomendó que pensara en la orquesta como un equipo, que confiara en el esfuerzo de todos, que se olvidara de la importancia de su papel; eso le daría serenidad.
 
Además, le dijo, bastaba que siguiera las indicaciones del director y todo funcionaría a las mil maravillas.
 
Después de un rato de conversación el joven, todavía no muy convencido, se despedía del compañero. Éste le preguntó: “A propósito, ¿qué instrumento tocas en la orquesta? ¿El oboe, el violín principal, acaso el piano?”
 
“Oh, no, -contestó el joven- yo soy el encargado de pasar al director, mientras dirige, las hojas de la partitura.” 
 
No olvidemos que la vida y el trabajo, cuando sabemos colaborar y participar, se hacen mucho más llevaderos y cómodos. La sociedad moderna nos arrastra por muchos lados al individualismo, a mirarnos demasiado al espejo, a enamorarnos de nuestra propia sombra, a olvidarnos de que “las cosas salen porque somos muchos”.
        
          Y en este contexto de apoyo y colaboración, en lo que se refiere a nuestra esencia más íntima, a nuestra verdad más profunda, y antes de enorgullecernos tontamente por nuestros logros,   o de desanimarnos sistemáticamente por los fallos, sería bueno preguntarnos quién dirige el concierto... El concierto de la vida, el concierto y el espectáculo que cada mañana nos regala el universo creado, la belleza del amor y de todo lo bueno de este mundo.

jueves, 27 de octubre de 2011

Los jueves con Edu y Marta: formación humana IV

FORMACIÓN DE LA PERSONALIDAD


       El formador debe tener la capacidad de incidir en la personalidad del educando. Para ello puede ayudarle unos conceptos de psicología aplicada a la vida ordinaria. Para funcionar bien y adaptarse a la vida social es necesario que los chicos desarrollen:



o   Las así llamadas aptitudes de construcción: capacidad de resolver los problemas que se les presentan; capacidad de adquirir una metodología de trabajo, de desarrollo ordenado de su día a día;  capacidad de observación; capacidad de adaptación a las circunstancias...

o   Un tipo de codificación y categorización adecuado. Todos los hombres, de modo más o menos consciente, seleccionamos la información que nos llega, a partir de unos parámetros que nos creamos; rechazamos, así, cantidad ingente de información, que no va con esos parámetros, información que además sería imposible de asimilar. Por ello, el formador debe ver  con base a qué criterios el chico discrimina y ordena la información que recibe. Y debe proponerle criterios de codificación sólidos: lo que le lleva a amar más a Dios; el ayudar siempre a los demás; lo que le hace más digno; los logros a largo plazo como más sólidos; etc.

o   Expectativas: el formador debe ver las expectativas que tiene el chico en la vida y debe presentarle aquellas que sean más trascendentes y, por ello, más eficaces para formar su personalidad: dejar huella profunda en la vida de los demás; ser un gran líder positivo; poner y encontrar amor en todo; alcanzar la eternidad...

o   Planes y sistemas de auto-regulación: todos nos imponemos unas normas propias por las que nos regulamos en nuestro comportamiento. El formador debe velar para que las normas, auto-impuestas por el chico, sean adecuadas: sana exigencia y a la vez sano inconformismo; paciencia pero no transigencia; misericordia pero no auto-compasión; perfección pero no perfeccionismo malsano; etc.




lunes, 24 de octubre de 2011

Sobredosis semanal

De la liturgia de las horas...

Sólo desde el amor
la libertad germina,
sólo desde la fe
van creciéndole alas.

Desde el cimiento mismo
del corazón despierto,
desde la fuente clara
de las verdades últimas.

Ver al hombre y al mundo
con la mirada limpia
y el corazón cercano,
desde el solar del alma.

Tarea y aventura:
entregarme del todo,
ofrecer lo que llevo,
gozo y misericordia.

Aceite derramado
para que el carro ruede
sin quejas egoistas,
chirriando desajustes.

Soñar, amar, servir,
y esperar que me llames,
tú, Señor, que me miras,
tú que sabes mi nombre.

En lo más profundo de nuestro ser debe brotar un gozo inmenso al saber que Dios "sabe mi nombre", me conoce más que a mí mismo, en una intimidad absoluta. Es eso una fuerza tal que empuja toda la vida con todos sus avatares.

domingo, 23 de octubre de 2011

Cuentos que sí cuentan: ANTES DE JUZGAR, PONERSE EN LUGAR DEL OTRO

32º eslabón. Pensar en los demás y ser agradecidos.



          No hace mucho, en una céntrica estación del metro de Barcelona subió a un vagón de la línea tres un señor con cinco niños entre los tres y los diez años. El buen hombre tenía la mirada absorta.


Al poco tiempo comenzó un auténtico desorden en el vagón. El más pequeño de los niños perseguía a su hermano de lado a lado, y dos de las niñas lloraban a pleno pulmón. El otro se dedicaba a dar saltos, intentando colgarse de la barra más alta.

Como el vocerío crecía y con él la indignación de los pasajeros, y el padre de la chiquillada no parecía darse cuenta del malestar que estaba creando, un señor se le acercó, le tocó en el hombro y le dije: “Oiga usted, ¿se puede saber qué es lo que va a hacer con sus hijos?”
 

El buen hombre, mirándole serenamente, balbució: “La verdad, no lo sé. Estamos regresando del cementerio. Acaban de perder a su madre. Hay cientos de cosas que ella resolvía... Yo no sé ni por dónde empezar”.



Cuando algo raro de los demás nos moleste, en lugar de empezar a pensar mal, pensemos que el otro puede necesitar nuestra ayuda.


Porque es impresionante la necesidad que tenemos unos de otros.  Ojalá no nos tenga que pasar una desgracia para darnos cuenta de ello.

Y es hermoso cuando uno vive en actitud de gratitud con todo y con todos. Y es que la gratitud ayuda a valorar lo que tenemos y lo que somos. No esperemos a perder lo que tenemos, para darnos cuenta de lo que lo necesitamos.



jueves, 20 de octubre de 2011

Presentación: La PUBERTAD, rasgos y características.

Sencilla presentación que puede servir a los educadores para repasar algunos de los rasgos típicos de la pubertad.

Quizá no es un presentación ideal para poner a los pre adolescentes (puede ser aburrida e incompleta de visión) pero podría usarse si se va parando y explicando. En estos temas siempre es bueno tener un soporte gráfico que dé seguridad y consistencia, que facilite la exposición.

Los jueves con Edu y Marta: formación humana III


d)      Educar el carácter y la personalidad



       El carácter constituye "ese modo propio de ser" que distin­gue a un ser humano de otro, aparte de las diferencias existentes por su apariencia externa. En casos normales, no debe considerarse el carácter como una fatali­dad en la vida humana,  fatalidad que empuja al ser humano a obrar en una determinada for­ma. La psicología de la persona es el resultado de una interacción entre el substrato constitucional heredado, el ambiente y las decisiones de la propia voluntad. El prime­r elemento, a pesar de su fuerte inmutabilidad, es posible educarlo y dirigirlo en sus manifestaciones. En cuanto al ambiente, puede estar en las propias manos el crearlo o modificarlo en un determinado sentido.

       Quienes trabajan con muchachos debe prestar mucha atención para que adquie­ran la solidez y firmeza de carácter que los libre de veleidades en el cumpli­miento de los compromisos; para que formen un orden recto entre el mundo instinti­vo, los sentimientos y emociones y las facultades espirituales de la inteligen­cia y de la voluntad, y para que logren la armonía del temperamento. Es fundamental que el formador pueda detectar si la personalidad del chico o la chica se mueve por ocultos mecanismos de defensa.

       El formador debe velar para que el muchacho o la chica alcancen una personalidad ideal (al margen de la caracterología propia de cada quien) en la que no pueden faltar los siguientes elementos:



o   Realista: que conozca bien sus aptitudes y limitaciones.

o   Que tenga un modelo de identidad, alguien con quien identificarse sanamente.

o   Naturalidad: un talante natural y espontáneo, el vivir con sencillez, sabiendo corregir, sin dramatismos, los propios errores.

o  Que tenga un proyecto de vida (saber a dónde voy y lo que quiero hacer con mi vida, el tipo de persona que quiero ser, más allá del simple proyecto profesional).

o   Un proyecto con coherencia interna (vigilar las incoherencias y los continuos cambios de planes en el horizonte de la propia vida).

o   Una correcta ecuación entre corazón y cabeza para lograr estabilidad psicológica.

o   Organización temporal sana: vivir en el presente, habiendo asumido todo el pasado y con ilusión real hacia el futuro.

o   Ser dueño de sí mismo.

o   Que pueda poner la sexualidad en su lugar (suele requerir años de trabajo durante la  adolescencia).

o   Que  logre una sana constitución corporal y fisiológica.



       Igualmente, el formador debe aprender a percibir si el chico o la chica no están a gusto con su personalidad. Veamos algunas manifestaciones de este disgusto propio:


o   Hay inseguridad habitual en su comportamiento.

o   Excesiva dependencia de criterios ajenos.

o   Grandes cambios de humor.

o   Bloqueo de conducta  ante circunstancias más o menos difíciles.

o   Reacciones agresivas e incontroladas ante pequeños estímulos.

o   Incapacidad para pensar en los demás.

o   Querer aparentar más de lo que uno es, y de un modo constante.

                                  

miércoles, 19 de octubre de 2011

mi archivo secreto; SI QUIERO, PUEDO EVITAR EL CONSUMO DE ALCOHOL

Unimos esta entrada a la del 28 de marzo: cómo quitar la obsesión del alcohol

¿Cómo puedo evitar el consumo de alcohol?

Si todos tus amigos beben alcohol y no deseas hacer lo mismo, puede resultar difícil decir "no, gracias". Nadie quiere arriesgarse a sentirse rechazado o dejado de lado. Cada persona debe encontrar su estrategia para rechazar el consumo de alcohol. Algunas descubren que les es más fácil decir que no sin dar ninguna explicación; otras sienten que es mejor si expresan sus motivos (por ejemplo, "yo no consumo alcohol", "tengo un partido mañana" o "mi tío murió a causa del alcohol").
Si rechazar el alcohol te hace sentir incómodo ante las personas que conoces, "échale la culpa" a tus padres o a otra persona adulta. Si dices "mis padres me vendrán a buscar muy pronto", "ya me metí en serios problemas por beber alcohol, no puedo volver a hacerlo" o "el entrenador me mataría", tal vez te resulte más fácil rehusarte a beber alcohol.
Si vas a ir a una fiesta y sabes que habrá bebidas alcohólicas, piensa en una estrategia de antemano. Por ejemplo, tú y un amigo podrían ponerse de acuerdo en alguna señal que indique que es hora de retirarse. También puedes asegurarte de tener otros planes además de matar el tiempo en el sótano de alguna casa bebiendo cerveza durante toda la noche. Planea una salida al cine, al centro comercial, a un concierto o a un evento deportivo.

Quienes poseen una autoestima elevada tienen menos posibilidades de convertirse en bebedores con problemas que quienes poseen baja autoestima.

En lenguje más cristiano... Quien tiene más convicciones y seguridad en sí mismo, menos necesita de alcohol y de excusas para no tomarlo.

¿Dónde puedo conseguir ayuda?

Si consideras que tienes problemas con las bebidas alcohólicas, busca ayuda cuanto antes. Lo mejor es hablar con un adulto en quien confíes; si te resulta imposible enfrentar a tus padres, habla con tu doctor, con un consejero escolar, con un sacerdote, una tía o un tío. A algunas personas puede resultarles difícil hablar de estos temas con adultos, pero una persona comprensiva que tenga la posibilidad de ayudar puede enviar a los estudiantes a ver a un consejero especializado en drogas y alcohol para que realice una evaluación y brinde tratamiento. En algunos estados, el tratamiento es completamente confidencial. Después de evaluar el problema de un adolescente, un consejero puede recomendar una estadía breve en un centro de rehabilitación o un tratamiento ambulatorio. Estos centros de tratamiento ayudan a las personas a superar gradualmente la dependencia física y psicológica del alcohol.

Healthteen

martes, 18 de octubre de 2011

Videoforum: EL AMOR VENCE TODO; NO TE QUEJES DE TUS PROBLEMILLAS



¿Estoy convencido que el amor lo puede todo?

¿Sé dar y sé recibir el amor necesario para triunfar y para que otros triunfen en su vida a pesar de terribles dificultades?

¿Doy gracias a Dios por el amor, por todos los dones que tengo? ¿De qué me quejo?


LA PEOR DISCAPACIDAD ES LA DE NO SABER AMAR

lunes, 17 de octubre de 2011

Sobredosis semanal: ¿"SENTIDOS" PARA EL AMOR?

Pedro Salinas  

...
No se ve nada, no
se oye nada. Me sobran
los ojos y los labios,
en este mundo tuyo.
Para sentirte a ti
no sirve
los sentidos de siempre,
usados con los otros.

Hay que esperar los nuevos.
Se anda a tu lado
sordamente, en lo oscuro,
tropezando en acasos,
en vísperas; hundiéndose
hacia arriba
con gran peso de alas.
...

Santo Tomás de Aquino dice que en el cielo tendremos nuestros sentidos potenciados casi al infinito. Quizá serán esos "otros sentidos" que ahora intuímos, anhelamos, que echamos de menos cuando de amor hablamos...

sábado, 15 de octubre de 2011

Cuentos que sí cuentan: NO QUERAMOS INVENTAR EL HILO... DE LA FELICIDAD


31º eslabón. No olvidar lo de niños nos ahorra mucho camino.

       

         Salió un hombre a recorrer el mundo en busca de la felicidad ¿Dónde se encontrará? Preguntó a un monje tibetano. “Deja el mundo y la encontrarás.”


         Más al sur, en el oriente medio, un viejo sufí del islám: “Vuélvete hacia ti y encontrarás lo que buscas con tanto anhelo”.


         Otro  más le dijo: “Amigo, la felicidad, según un ilustre filósofo, consiste en el secreto de tener la mente iluminada y las ideas bien claras”.


         Y así siguió su búsqueda, sin encontrar la felicidad. Después de largos años, convencido de no poder encontrarla se regresó a su casa.


         Estando el hogar ya vecino, vio tirado a un anciano al borde del camino. “¿Qué te pasa buen amigo?” Dijo, sin darse cuenta de que el anciano estaba mal herido.


         Tuvo que acercarse más para ver sus llagas y las tristes huellas que le habían dejado los malhechores del camino.


         Movido a compasión lo tomó del brazo, lo llevó a su casa y lo cuidó con todo esmero y atención. A medida que el anciano recuperaba el color de la cara, al viajero le parecía que ya había visto a este hombre antes, en algún momento de su vida. ¿Quién sería?

         Una vez recuperado, el anciano marchó feliz e inmensamente agradecido. No pudo contener el darle un fuerte abrazo a su benefactor y, ahora, amigo.
 

         ¿Y nuestro viajero? Nuestro incansable viajero algo sintió vibrar en lo hondo de su corazón. ¿Sería esto la felicidad? ¿La había encontrado a través de un anciano que le resultaba conocido de antaño?

         Tal vez. Lo que sí era claro es que un recuerdo fuerte inundaba ahora su vida, algo que de pequeño había aprendido: que la felicidad la poseemos si nos damos cristianamente al hermano.


         Seguramente aprendimos de niños, en casa, en el colegio, en la iglesia, que la felicidad está en darse a los demás. Y tal vez en más de una ocasión hicimos “nuestra buena obra” del día, cosa que seguramente nos llevó felices, esa noche, a la cama. Pero, quizá,  fuimos dejando de hacerla; fuimos soñando felicidades y placeres extraños; fuimos buscando nuevas emociones; y al final, seguramente, nos quedamos sin nada.

          Si olvidamos al hermnano, al prójimo, al otro, olvidamos la felicidad, y aunque empecemos a buscarla en mil lugares, no encontraremos nada.

viernes, 14 de octubre de 2011

mi archivo secreto: DEL EROTISMO A LA GENITALIDAD PURA Y DURA DE INTERNET

La belleza del eros bien entendido se va perdiendo poco a poco. De qué van a gozar las nuevas generaciones de adolescentes.


ForumLibertas.com

Vivimos en una sociedad hipnotizada por el sexo. Los estímulos visuales de sexo son constantes, la publicidad tiene gran responsabilidad en ello, pero en las escuelas, los comportamientos sociales y diferentes grupos e intereses han ido generando una olla a presión en la que la sociedad se ha sexificado y el sexo se ha genitalizado.

En el año 1990 se estrenaron en España 300 películas porno, sin embargo en la actualidad se hacen 50 películas “X” al año en nuestro país. Esta cifra que pudiera dar a entender una disminución de la industria pornográfica en nuestro país no lo es tal, en realidad, aunque se producen menos películas, las escenas de sexo sin más han crecido hasta las 2.000 escenas anuales, la mayoría realizadas para páginas web clasificadas “X”.
Además, si antes una película requería de una inversión de entre 6.000 y 50.000 euros, ahora solamente cuesta entre 600 y 3.000. Esta enorme bajada en el precio de la producción pornográfica hay que ligarlo, además, con el tráfico de datos de internet: entre el 60 y el 70% del mismo es sexo de todo tipo: pornografía, sadomasoquismo, etcétera.

De la pornografía a la genitalización


La disminución de coste en las producciones pornográficas indica que realmente lo único que se graban son imágenes puras y duras sexo. El concepto pornográfico tiende a la cosificación y se ha reducido a la mínima expresión: dos, tres o más personas practicando actos sexuales ante una cámara. El sexo ya no es sexo, y ha dejado paso a la más pura genitalidad. Hemos pasado del erotismo a la pornografía, y de la pornografía a la genitalización.
Esta evolución ha sido así porque hay un instrumento que se llama internet, una plataforma donde existe una gran demanda de estos contenidos. Internet se basa en aprovechar la privacidad y la impunidad que ofrece el propio medio para facilitar que se desarrollen de manera más abierta las pulsiones de la persona.

Una plataforma que se produce con la máxima libertad como es internet no deja de ser un reflejo de la temperatura de una sociedad. En este sentido, resulta que internet está en gran parte copada por el sexo y la industria pornográfica ha evolucionado hacia esta plataforma porque la sociedad está dominada por el sexo.
Cuando se dice que la Iglesia está obsesionada con los pecados sexuales es un error. De hecho la Iglesia habla muy poco sobre este aspecto al igual que el Catecismo, tan sólo unos pocos puntos entre algunos millares. Es la sociedad la que está enferma y observa con su molde obsesivo todas las instituciones sociales reinventándolas a su imagen y semejanza, incluso algunas tan alejadas de la cultura del sexo gratuito como es el catolicismo.

jueves, 13 de octubre de 2011

Los jueves con Edu y Marta: formación humana II


b)      Educar para la madurez



       En todo hay que ver el fin, y el fin de la educación del adolescente es que llegue a la madurez. ¿A quién se puede considerar maduro? Se puede considerar madura a la persona que ha adquirido la capacidad habitual de obrar libremente, es decir, de hacer opciones conscientes y responsables, sin arrepentirse después de ellas y, menos aún, pasarse la vida replanteándose sus decisiones, por no haber adquirido una seguridad y una certeza válida sobre ellas. Se puede considerar madura a la persona cuyas fuerzas emo­tivas están bajo el dominio de la razón, que no vive de sentimentalismos, de impulsos, de tendencias, sino que se rige por principios y convicciones, aunque a veces las emociones o los sentimientos vayan en dirección contraria.



       El hombre maduro es también aquél que está siempre en actitud de donación, de apertura, de servicio, de entrega a los demás, mien­tras rechaza todo tipo de egoísmo, de encerramiento, de particula­rismo, de individualismo. Es en esto precisamente en lo que el formador de adolescentes debe tener puesta su mirada. La sociedad de hoy, los medios de comunicación, las modas, tiran hacia lo contrario: crear adolescentes “obsesionados por su ombligo”, mirándose sólo a sí mismos. El formador no puede dormirse. Pero es lógico que no siempre le tocará ver frutos acabados pues, por definición, el adolescente es el que está en camino hacia esa madurez.





c)      Educar la voluntad



       El hombre “es más hombre, o lo es de verdad, por el dominio de sus facultades superiores sobre sus instintos, en cuanto haya logrado formar esta facultad, la voluntad. Porque aunque la inteligencia nos ilumina, la memoria nos recuerda y la fe nos enseña, el actuar o no actuar como hombres libres y creyentes, honestos y rectos, depende del grado de finura y robustez que hayamos logrado obtener en esta facultad timonel que es la voluntad”.



       Una voluntad bien formada es la clave de todo el desarrollo poste­rior de la formación espiritual, humana e intelectual. La falta de voluntad puede convertirse en la guillotina de todas las aspiraciones y esfuerzos en el camino hacia la plenitud de vida. Por ello se debe luchar para que los educandos no conozcan derrotas definitivas; y, sin duda alguna, la voluntad es un arma imprescindible para evitarlas.



José María era un compañero y amigo del colegio. Era brillante. Tenía una memoria excelente y era muy rápido en las deducciones. Empezó a los 16 años a fumar marihuana. Todavía recuerdo sus lágrimas cuando hablábamos a cerca de su lucha para dejar la droga. Imposible. La cosa fue a más y él fue, poco a poco, a menos... Pienso ahora que si, en otros aspectos de su personalidad, José María hubiera forjado su voluntad, estoy seguro que podría haber luchado con más éxito contra el yugo de la droga, especialmente cuando la cosa no había hecho que comenzar...  Hoy en día, forzados por el ambiente, por las modas o la curiosidad, o por sus traumas personales, muchos adolescentes empiezan con el “porro”. Basta un poco de voluntad forjada, y un poco de conciencia informada, para dejar de lado esta “diversión”. Pero sin voluntad, la “diversión” se vuelve drama, porque la cosa casi siempre va a más. Y dígase lo mismo del tabaco, alcohol, u otros vicios. La clave: tener voluntad. Porque en el fondo, la mayoría de los chicos saben que eso no les conviene para nada; pero falta voluntad.



       No esperar, ni mucho menos, a la preadolescencia. Crear hábitos de esfuerzo, de constancia, de acabar siempre lo comenzado, de pequeñas renuncias por un bien mayor, de superación en metas humanas, intelectuales, deportivas... Y no se trata de hacer cosas excepcionales, grandes esfuerzos titánicos en momentos puntuales de la vida. La voluntad se forja en la vida ordinaria, en el día a día, desde que uno se levanta (a la primera), hasta que se acuesta, cansado de haber aprovechado al máximo todo el tiempo del día. 



Yo llegué a comentarle a José María un caso de voluntad firme que por aquel entonces ya me había llamado la atención; el famoso caso de Demóstenes, el orador griego. Cuando éste habló por primera vez en el areópago todos se burlaron de su tartamudez. Se dijo para sí que era la última vez que le ocurría eso. Durante años practicó, habló, gritó con piedras en la boca... Su voluntad, formada día a día con paciencia, le llevó a ser el gran Demóstenes. A mi amigo José María de nada le sirvió el ejemplo, porque donde no hay voluntad real, previa a las grandes caídas, poco se puede hacer.

mi archivo secreto: DATOS RECIENTES SOBRE HOMOSEXUALIDAD Y SIDA

Son sólo el 2% de la población, pero los gays en Estados Unidos representan el 61% de nuevas infecciones de VIH

Un informe del Centro para el Control de las Enfermedades estadounidense muestra que en 2009 hubo 48.100 contagios y 29.300 correspondían a homosexuales varones. El 20% de los gays tiene sida.
ForumLibertas.com


Un informe de los Centers for Disease Control (Centros para el Control de las Enfermedades) viene a constatar lo que también muestran otros estudios en países desarrollados: que el porcentaje de homosexuales sobre el total de la población a duras penas excede el 2%. Además, siendo ese el porcentaje, los homosexuales varones representan el 61% de nuevas infecciones de VIH en Estados Unidos.
En los primeros días del pasado mes de septiembre, esta organización dio a conocer las estimaciones de contagios de sida desde 2006 hasta 2009, mostrando que las nuevas infecciones se mantuvieron estables en alrededor de 50.000 para cada uno de los cuatro años, según informa Notifam.

En el caso de los hombres que mantienen sexo con otros hombres, el estudio muestra que se dieron 29.300 casos del total aproximado de 48.100 nuevas infecciones en el 2009, y en relación a los gays de entre los 13 y los 29 años de edad representaron el 27% de los nuevos casos.





El único grupo que aumenta
De hecho, el único grupo en el que están aumentando las nuevas infecciones de VIH es el de los homosexuales varones jóvenes, resalta el informe.

Un factor que influye en este hecho es el alarmante aumento de infecciones en la población afroamericana. Se estimó que las nuevas infecciones entre los homosexuales varones jóvenes negros aumentaron un 48% en el período de 2006-2009 (de 4.400 infecciones de VIH en el 2006 a 6.500 infecciones en el 2009).


Otro dato preocupante del estudio es que, a día de hoy, casi el 20% de los homosexuales varones tienen VIH, mientras que casi la mitad de ellos no son conscientes de esa situación.


España, otro ejemplo
Estas estadísticas son prácticamente iguales a las que mostraban datos aportados recientemente por el Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad en España.


Según el director general del Plan Nacional sobre el Sida, Tomás Hernández, cada año se diagnostican unos 3.500 nuevos casos en España. De ellos, 2.264 casos nuevos en 2009 correspondían a varones que tienen relaciones sexuales con otros varones.
Esto equivale a decir que, a pesar de que los gays representan aproximadamente el 2% de la población española, e incluso menos según otros estudios, el informe del ministerio que dirige Leire Pajín muestra que entre ellos se da el 64% de nuevas infecciones de VIH.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...