sábado, 3 de septiembre de 2011

Cuentos que sí cuentan: no es lo mismo MOTIVAR que HALAGAR O ENGAÑAR

25º eslabón. Qué tipo de líder es el que me dice que soy lo que no soy.


          Un viejo gallo revolucionario, que mostraba con mal disimulada presunción las heridas recibidas en tierras lejanas, repetía a los jóvenes de su corral: “Nosotros somos aves, y como tales nuestro destino es volar. Lo que nos ata a este corral es el conformismo y la comodidad.”


          Y tanto persistía en su discurso que varios pollos jovencillos, de cabeza caliente, trazaron un proyecto peligroso: como no podían remontar el vuelo desde el suelo, subirían a la torre del palomar y desde allí se lanzarían planeando sobre el viento. Así se lo propusieron al viejo comandante.


          “No, jóvenes, -les dijo- es empresa arriesgada. Tal vez no seáis capaces, no están fortalecidas vuestras alas”. “Sí, somos capaces”, replicaron los jóvenes pollos sintiéndose retados. Y comenzaron a entrenarse.
         

          Una noche subieron al palomar, y al amanecer salieron al alerón del tejado. Allí el viento era más frío y la luz de la aurora casi les cegaba los ojos. Sintieron miedo. Abrieron las alas y recordando las palabras del comandante se lanzaron todos, uno tras otro.


          Ninguno quedó vivo para contarlo.

         
          No hay que olvidar que no todas las aves vuelan; y hay que recordar que los falsos líderes engañan con verdades a medias, con mentiras bien presentadas. Los jóvenes somos pasto fácil de promesas atrayentes, de revoluciones fantásticas, incluso divertidas.
         

          No hay cosa más fascinante que conocerse a sí mismo, aceptarse y superarse en los límites de la verdad de uno mismo. Y cuando se tiene la verdad por delante, entonces sí somos capaces de alcanzar cosas que ni sospechamos.


          Y quede claro que las comparaciones son odiosas, como dicen (“que si yo soy pollo y tú eres pavo”). Y, además, amargan la existencia. Somos grandes en la medida en que nos aceptamos. Esto no es ser conformistas resignados. Como alguien decía: “el secreto de la felicidad está en querer lo que se tiene, no en tener lo que se quiere”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...