miércoles, 17 de agosto de 2011

CONTRÓLATE, PERO NO TE REPRIMAS


No pocas veces se oye: «Habría hecho esto pero algo dentro de mí me lo impidió.» Y otras todo lo contrario: «Sabía que no debía hacerlo, pero no me pude controlar.» Son dos comportamientos opuestos, el primero motivado por una represión excesiva y el segundo debido a una pérdida del autocontrol .

Cada cual, dependiendo del momento, la situación y las circunstancias, adopta una postura, que debería ser la que cree más adecuada y conveniente de acuerdo con sus propios deseos y convicciones.

Lo ideal, como dice el enunciado de este tema, es el control sin represión. El sujeto, libre de cortapisas exteriores y autoimposiciones, tiene que actuar. Pero muchas veces es el «qué dirán» o los propios prejuicios y las conductas que se han aprendido como correctas las que inhiben. Entonces uno no hace lo que desea, quiere o debiera hacer.

Los ejemplos son claros y van desde no manifestar una opinión porque por «educación» no se debe contradecir lo que otras personas (más respetables) han dicho, hasta vestir de una forma distinta a lo que a uno le agrada, o impedir la expresión espontánea de muchos afectos. Haciendo un ligero repaso con la memoria se pueden descubrir múltiples situaciones en las que uno se ha reprimido y no debiera haberlo hecho.

El extremo contrario es igualmente nocivo. La pérdida de control es como una pérdida de libertad, uno deja de ser su propio dueño y los acontecimientos llegan a discurrir de forma autónoma, por sí solos, con resultados que uno en realidad no deseaba y que luego le van a pesar.

¿El punto medio? Controlarse, sin reprimirse, éste debe ser el objetivo a conseguir. El punto de partida es el conocimiento de uno mismo y la aceptación de la propia realidad; de lo que uno es y debe ser a los ojos de Dios; el ambiente en el que vive y las circunstancias que le rodean, sabiendo distinguir las cosas esenciales de la vida de las que no son, y que por tanto pueden flexibilizarse o descartarse sin más problemas. A partir de ahí se debe establecer una conducta coherente en cada momento.

(de Guía práctica de Psicología con retoques)

La pregunta principal aquí es: como educador ¿qué estoy enseñando, el control o la represión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...