sábado, 2 de julio de 2011

Cuentos que sí cuentan: fidelidad a la propia religión

16º eslabón. De porqué es importante ser  un fiel cristiano, y un cristiano fiel.


 Un buen día murió un cristiano que había abandonado su fe por seguir a Buda y su doctrina. Para su sorpresa, a la hora de rendir cuentas, se encontró en el cielo con Jesucristo a las puertas.
“¡Señor! –dijo este hombre asombrado– No sé qué decirte; yo pensé que lo de las religiones... Pero ahora que te veo me doy cuenta... ¡Bueno! Sólo te pido que me dejes hablar con Buda”.

Le fue concedido lo que pedía. Llevado por un serafín simpaticón, flotó hasta la entrada de una sala confortable y espaciosa. En la puerta se leía: Sala Precristiana. En su interior gran número de personas, de toda clase, alegremente conversaban. Fácilmente se reconocían grandes hombres, grandes sabios y filósofos afamados. En un grupo se encontraba Buda, sentado como siempre, austero, contento y dicharachero.
 
 
         Se acercó a él y con gran enojo le increpó: “Maestro ¿Por qué  estás aquí? ¿Acaso no me has engañado? ¿Por qué debo yo pagar el pecado de haber abandonado mi religión, mientras tu gozas del banquete del Señor?”
 


Buda, como de costumbre tan educado, le miró con compasión y le dijo: “Precisamente por eso; yo estoy aquí porque nunca abandoné mi creencia… porque en mi época Dios aún no había pisado la tierra”. El hombre le miró asombrado y se fue desesperado. 


 Buda comentó a los que con él conver-saban: “Otro más que fue engañado”.
                   
          Bien sabemos que hoy el tema de las religiones y las sectas son para muchos un problema. De las sectas sabemos que son grupos que se aprovechan de la espiritualidad para hacer negocio, para destruir familias, para destrozar psicologías y vidas enteras.

          En cuanto a las religiones, son caminos diversos para llegar a Dios. Pero ciertamente, como en todo, hay caminos más rápidos y otros más lentos y escabrosos. Quizá la diferencia principal entre otras religiones del mundo y la cristiana es que aquellas son obras de ingeniería humana; en cambio la cristiana es, ante todo, “revelación e incursión de Dios en la historia”, es obra divina, de un Dios que ama tanto, que no tiene pena de ser llamado Hombre-Dios.

          Jesucristo es el único hombre en la tierra que se ha proclamado Dios y que, a pesar de ello, y por ello, ha sido seguido hasta la muerte por millones de personas durante siglos. A un loco nadie le sigue, y menos cuando está la vida por medio (sí, se han dado algunos casos de alucinados y engañados en una secta, pero antes o después acaba descubriéndose el engaño y el daño provocado).

          Y a Jesucristo no lo hubieran seguido sus más cercanos amigos si hubieran sabido que sus palabras maravillosas y sus actos increíbles (los milagros) eran un embuste. Y menos aún hubieran dado su vida, como la dieron martirizados, por defender una mentira. Morir haciendo el bien y no un daño, perdonando, testimoniando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...