lunes, 13 de junio de 2011

sobredosis semanal: los lunes fatídicos o el amor

Esta mañana, con fuerza, he sentido
todo el poder que me has regalado.

He contemplado; he escrito y amado.
(No quiero, ahora, pensar lo perdido).


He vislumbrado desde mi atalaya
el perfecto hacer de colmena cuidada.
He observado, cuántos naranjales,
poco a poco, con sudor, renovados;
mantos de azahar bien perpetuados,
su fresco jugo dado al caminante.
Y el de los olivares veo prensado,
y en cientos de heridas derramado.


He pensado que los hombres, al fin,
en algo…  Hemos colaborado.


He gustado el tibio y mar sereno,
palmeras limpias, blancos senderos.
Y el perfume de rosales podados,
junto a bustos de hombres ilustrados.
Y entre oscos pinos, en los montes suaves,
las piedras talladas para baluartes.

He escrito postrado, su ciencia y su arte,
para quienes vendrán más adelante.


Y así he besado la secreta mano,
del que tanto ingenio ha regalado
a los poderosos dioses humanos.



Aprendamos a ver toda la maravilla que hemos recibido, de la que podemos gozar y con la que podemos realizar grandes cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...