lunes, 30 de mayo de 2011

Sobredosis: lunes fatídicos o el amor

Me atreví a tocar tu piel.
Mi alma ruin se extremeció...

Con prepotencia afirmaron
que a ti no me acercara.
Hasta me lo prohibieron,
porque eras tierra sagrada.

Me atreví a tocar tu piel...
Mi sentido desfalleció.
Desbocado, loco corcel,
mi alma ruin se extremeció.

Ya por fin no importaba
lo que otros mal pensaran,
pues tu tierra sagrada
era surco para mi nada.

Me atreví a tocar tu piel.

Ojalá entendamos bien la relación que tenemos que tener con Dios. Ojalá dejemos prejuicios y falsos pudores a un lado. Nuestro ser entero necesita del Dios Encarnado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...