sábado, 7 de mayo de 2011

Cuentos que sí cuentan


11º eslabón. Una ficción que te lleva a lo más real que existe.



     Dos fetos gemelos discutían entre sí en el vientre de su madre. Hacía ya  tres meses que estaban allí, por lo que el cerebro les funcionaba de maravilla.



     “Yo algo he percibido y escuchado de que existe un ser que nos da la vida -afirmó reflexivo el bebé situado a la derecha-, y que sin este ser nada seríamos.”



     Decidido, le respondió el otro: “¿De dónde sacas semejantes tonterías? ¡Has escuchado, has percibido...! ¿No te das cuenta? Aquí estamos solos, nada nos rodea. Cierto que tenemos lo necesario para respirar y alimentarnos. ¿Qué más nos interesa? Y aunque ese ser existiera, ¿qué sentido tendría su existencia? Ni lo vemos, ni con él hablamos, ni lo tocamos. Definitivamente es un ser imaginario que, además, no necesitamos.”



     El gemelo se quedó atónito ante semejante discurso.



     La verdad es que nada veían y con nadie se comunicaban. Y vivían  tranquilos y ningún ser raro les molestaba.



     La cabeza le daba vueltas a nuestro inquieto gemelo,  pues no tenía claro el discurso de su hermano. Siguió atento durante varios meses a ver qué pasaba; mientras tanto, como buen feto, se chupaba el dedo, ¡y cómo disfrutaba!



     Pasó el tiempo y llegó el día donde todo se esclarecería. Después de una apretada salida, unos brazos enormes pero cariñosos acogieron y arrullaron a los dos gemelos.



     Los dos, uno más ruborizado que el otro, estaban felices de que aquel ser no fuera un ser imaginario.

           

              
¿Te has planteado alguna vez la pregunta sobre la existencia de Dios? Supongo que sí. Porque los jóvenes creemos que somos superiores poniendo todo en duda, que nuestra mente es una especie de Pentium Infinitum... cuando en verdad a penas está “arrancando” hacia la deducción, el análisis y la síntesis sobre la vida. 



     Es verdad que a Dios no lo vemos porque Él es espíritu sin cuerpo material; y nosotros conocemos todo a través de lo corporal y material. Pero el hecho de que no lo veamos no significa que Dios no exista.



     Hay muchas cosas que no vemos pero sabemos o creemos con certeza que existen, “porque lo dicen los expertos en la materia”, “porque es de sentido común”, “porque es una conclusión lógica”, “porque es la causa necesaria y proporcional para que se den tales efectos evidentes”... O simplemente “porque percibimos que las cosas deben ser realmente así”.  Es ese “sentido que está más allá de lo sentido por los sentidos” (otra vez te dejo esto para tu reflexión…)


     Dios nos cuida, nos protege, aunque nosotros no nos demos cuenta, y nos espera en la eternidad, la vida más real y definitiva que existe, con los brazos abiertos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...