miércoles, 2 de marzo de 2011

Cuentos que cuentan: el sentido ¿en los sentidos?

2º eslabón:  El sentido, ¿está en los sentidos?


¿Has visto en algún documental las duras pruebas que tienen que pasar los astronautas antes de salir al especio, antes de volar alto…?

Una de las pruebas que ponen a los aspirantes a astronautas consisten en inhibirlos (quitarles), durante unos momentos, cualquier percepción de todos sus sentidos. Pero la prueba tiene que durar muy poco porque la mente del astronauta, sin los sentidos, comienza en seguida a “desorientarse” y dañarse; la mente se da cuenta que “ya no tiene sentido”. Si no le devuelven los sentidos, se vuelve loca…

Con este tipo de experimentos los científicos van descubriendo lo importante que es para la mente humana:

o   el no desentenderse de la realidad que le rodea y que le llega a través de los cinco sentidos;
o  descubren lo importante que es la relación mente – cuerpo;
o   se dan cuenta que todo lo que nos rodea, la naturaleza, la realidad, nos ayuda a descubrir, si tenemos los sentidos sanos y despiertos, el sentido para la vida.

Los científicos saben que una mente que se “encierra” en un mundo ideal, una mente que “no toca tierra”, acaba antes o después enferma, loca.

         Esto es sencillamente estupendo. Alguno podría concluir, por lo dicho, que fuera de lo que vemos o tocamos no hay nada o, si hay, no nos sirve de nada. Es todo lo contrario.

La mente, nuestra inteligencia, sirve para entender qué hay detrás de todo lo que vemos y tocamos, su por qué. La mente sabe que la naturaleza, la realidad, la vida “nos transmite por los sentidos un sentido que nos eleva más allá de lo sentido” (si no has entendido esto, vuélvelo a leer…).

         La mente aprende de la naturaleza y no puede apartarse de ella:

1. La naturaleza nos muestra que todo tiene un orden (basta ver los ciclos de las estaciones, las órbitas de los planetas…): una mente que busca una vida desordenada, acaba destrozando el sentido de la vida.

2. La naturaleza nos enseña que hay una interacción entre todos sus elementos y fuerzas (basta saber un poco de química o física…): una mente que busca una vida independiente y desinteresada de todo, acaba destrozando el sentido de la vida.

3. La naturaleza nos enseña que todo tiene un por qué, al servicio de un por qué mayor (basta ver el por qué de un órgano, como el corazón, al servicio del por qué de un ser vivo): una mente que rehúsa a encontrar su por qué y ponerlo al servicio de otros acaba destrozándose… porque “no tiene sentido”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...